miércoles 17 de agosto de 2022
POLITICA sigue el valijagate

Antonini, el enemigo público de Chávez y los ministros K

Cada vez falta menos para que Wilson declare en Miami. Insisten con que sea extraditado a la Argentina. Acusaciones de Chávez y funcionarios K.

17-09-2008 13:00

El juicio por el caso de la valija que ingresó a la Argentina con 800 mil dólares en agosto de 2007, presuntamente para financiar la campaña electoral de Cristina Fernández de Kirchner, comenzará hoy la tercera semana de audiencias en Miami.

El venezolano Guido Antonini Wilson declarará una vez que finalice el testimonio de Moisés Maiónica. Este testigo reveló los vínculos del valijero con la Dirección de Inteligencia de Venezuela con el fin de ocultar el origen y el destino del dinero que llegó ilegalmente a Ezeiza, informó el diario La Nación.

Mientras tanto, más al sur, el presidente venezolano Hugo Chávez aprovechó para fustigar a su compatriota y pedir su extradición: “¿Por qué el gobierno de Estados Unidos no extradita al bandido que es este empresario venezolano - norteamericano, protegido por ellos y acusado por lavado de dinero en Argentina y que acá también tiene una causa y orden de captura por Interpol?"

"¿Por qué lo protegen y no lo envían donde cometió el supuesto delito, pues lo tienen allá chantajeando a todos?”, se preguntó, en declaraciones al diario El Tiempo de Venezuela , a la vez que calificó al juicio como “una patraña, un montaje y una operación basura”.

“Al bandido de Antonini, ojalá me lo trajeran para acá para que me diga en mi cara de quién eran esos dólares (...) aquí hay una orden de captura en su contra. Antonini, no sé si algún día regresarás a Venezuela (...) o estarás condenado a quedarte allá todos los días lamiéndoles las patas a los yanquis, traidor”, proclamó el mandatario venezolano.

Chávez denunció que el caso fue "cronométricamente planificado": "llegando yo a Buenos Aires ocurre el hecho, al día siguiente Antonini estaba en Estados Unidos, y allí lo protegió el FBI. A los dos días salió que Antonini había almorzado conmigo".

Es la misma teoría conspirativa que sostuvieron varios funcionarios kirchneristas en Argentina: el ministro del Interior Florencio Randazzo, por ejemplo, afirmó que todo el caso "fue una operación armada por el FBI", calificó a los testigos de "delincuentes", y reclamó que la justicia local trate el tema.

El jefe de Gabinete Sergio Massa, por su parte, aseguró que los 800 mil dólares "todavía están en Ezeiza", por lo cual "es improbable pensar que era para financiar una campaña". Massa recordó que Chávez llegó a Argentina al día siguiente: "si hubieran querido traer dinero, hubieran podido traerlo sin ningún tipo de problemas", afirmó.

Otro que se sumó a la teoría oficial es el ministro de Planificación Federal Julio De Vido, quien negó "terminantemente" cualquier vinculación con Antonini Wilson. Por su parte, El ministro de Justicia Aníbal Fernández atacó al sistema judicial estadounidense y aseguró que el FBI obligó al valijero a firmar una carta con sus declaraciones.

Los ataques del oficialismo causaron malestar en Estados Unidos. El embajador norteamericano en nuestro país, Earl Wayne, confirmó al diario Clarín que hay "tensión" en la relación bilateral. El diplomático Tom Shannon dijo al diario La Nación que "valoramos mucho la relación bilateral", pero defendió la "independencia judicial" de su país.

En esta Nota