viernes 18 de junio de 2021
POLITICA Efecto coronavirus
04-04-2020 01:40

Alberto Fernández apuntó contra Pesce, Vanoli y Palazzo por el caos bancario

El Presidente criticó el cronograma armado por sus funcionarios y los culpa por ceder ante los gremios. Hay enojo de los intendentes.

04-04-2020 01:40

Días atrás, Miguel Pesce argumentaba ante distintos funcionarios nacionales que la seguridad bancaria no estaba garantizada para poder abrir las entidades más de dos o tres días. “Se terminó comiendo el apriete y argumento del sindicalismo que hasta la semana pasada se negaba a abrir los bancos”, repetían ayer en la Quinta de Olivos después del caos generado por las largas filas de jubilados y beneficiarios de asignaciones sociales que ayer quisieron retirar su dinero. El enojo no es solo del presidente Alberto Fernández, si no también de los distintos ministros que en las últimas semanas buscaron la manera de transferir recursos a los sectores más postergados. “Conseguimos la plata que era lo más difícil, sólo tenían que repartirla”, repetían ayer. Hay otro apuntado: Alejandro Vanoli. El titular de la ANSES ideó junto a Pesce cómo debía ser el cronograma.

La actividad bancaria está frenada desde el 20 de marzo cuando Fernández decretó el inicio del aislamiento preventivo, social y obligatorio. “En ese momento nos regimos por las recomendaciones del ministerio de salud. Para el ministerio por una cuestión sanitaria los trabajadores bancarios no debían atender al público y se debía restringir al máximo la circulación de adultos en la calle”, dicen en el entorno presidencial. Con la extensión de la cuarentena, los servicios bancarios tampoco fueron incluidos entre las excepciones. Según relatan, Pesce insistía en que los bancos debían permanecer cerrados y acotaba al máximo la apertura que se terminó de definir esta semana.

Desde el gabinete económico y social comandado por Santiago Cafiero distintos ministros trabajaron en las últimas semanas en encontrar recursos para paliar la crisis generada por el avance del coronavirus. “El ala política tenía que ver de dónde salía la plata y conseguirla. La plata estaba, no hay faltante, la conseguimos. La parte operativa no era un a responsabilidad política, era de lo único que se tenían que encargar Pesce y Vanoli”, se quejaron ayer en el Gobierno. 

Ayer por la tarde, Pesce y Vanoli fueron convocados a Olivos. Los recibió Santiago Cafiero.  Fue la primera vez que el jefe de Gabinete se muestra duro y molesto con funcionarios. Fernández prefirió atender a la conducción de la Unión Industrial Argentina y sólo después le destinaría unos minutos.

Fotogalería | Coronavirus: tristes imágenes del peor día de la cuarentena

El otro apuntado desde Olivos es el titular de la Bancaria, Sergio Palazzo. “Que salga a explicar ahora por que no quiso abrir los bancos antes y apretaba a Pesce”, dice un alto funcionario.

También se escuchó fuerte la queja de intendentes. Los jefes distritales quedan en la mira ante la atención de las cámaras de televisión y fotógrafos por las largas filas generadas en sus distritos. “Ya sabíamos desde ayer que esto iba a ser un caos, desde la primera hora hicimos lo que pudimos enviando voluntarios, defensa civil y personal municipal para tratar de asistir a los adultos mayores”, se lamentó un jefe distrital del conurbano. En algunos municipios incluso se preparó un operativo de vacunación contra la gripe en las filas. “Le pifiaron en juntar el cronograma de pagos, en no hacer que abran los días previos para los jubilados y los Ingreso Federal de Emergencia recién este viernes cuando estaba el dinero”, reconoce otro.

Kulfas: "El sector bancario tiene que tomar un compromiso mayor"

En el Gobierno también reconocen que se subestimó el factor cultural. “Tenes cerca de un millón de jubilados que nunca quieren sacar la tarjeta y que naturalmente van a la madrugada a hacer filas, se juntan y charlan. Hay toda una cuestión de costumbre y tradición”, detalla un ministro. Otro funcionario agrega: “Solo estamos devolviendo el 18% del IVA a los beneficiarios de planes en las compras, la gente quiere el efectivo, esto también se subestimó”.