viernes 30 de julio de 2021
POLITICA internas en Juntos por el cambio
12-06-2021 22:15

El duelo Macri-Larreta por el 2023 se dirime en la batalla por las listas

El ex presidente quiere bajar a Santilli de la Provincia y que le abran el juego a Bullrich en la Ciudad. En la sede de Uspallata creen que acomoda las fichas para apuntalar su regreso.

12-06-2021 22:15

"Te quiero decir que voy a ser candidato y, como habíamos quedado, te estoy avisando de mi decisión con tiempo".

"Ok, me parece bien, estás en tu derecho. Yo voy a jugar para el proyecto del 'pelado'".

El martes pasado el intendente de Vicente López, Jorge Macri, lo llamó a Diego Santilli. Habían acordado que se comunicarían si había algún avance en una futura interna entre ellos para dirimir candidatos en la Provincia de Buenos Aires. La conversación, amable pero tensa, puso de manifiesto una pelea mayor que los cobija: el deseo de Mauricio Macri de que Horacio Rodríguez Larreta baje al vicejefe porteño de la boleta bonaerense y, a la vez, le despeje el camino a Patricia Bullrich en la Ciudad.

Vidal vs. Bullrich: ni halcones ni palomas, riña de gallinas

En ese contexto, el ex presidente avanzó en estas semanas con los diálogos informales con intendentes, dirigentes y diputados para que intenten convencer al jefe de Gobierno de que no postule a Santilli. A cambio, plantea, hay que ir a una lista de unidad. Hasta ofrece pensar en un “intendente joven”.

María Eugenia Vidal-20210608

Paralelamente, el ex jefe de Estado, quien pugnó sin éxito porque María Eugenia Vidal sea candidata en la Provincia, no quiere que la ex gobernadora vuelva a la Ciudad. Piensa que ese lugar es para la presidenta del PRO. De fondo, en rigor, los planteos electorales de Macri tienen como telón de fondo la pelea por el liderazgo opositor contra Larreta pensando en el 2023. Asegura que el jefe comunal, postulando a Vidal en la Capital y Santilli en Provincia adelantó los tiempos y que esas candidaturas están en función de su proyecto presidencial.

El líder porteño tiene pensado un gesto explícito para oficializar su apoyo al “colorado”

Larreta piensa exactamente lo mismo de él cuando analiza por qué veta esa jugada: quiere colocar a los propios en función de volver al poder en 2023, un anhelo que no comunicó aún. “Mauricio le está disputando el liderazgo a Horacio en su distrito, es una locura”, se indignan en la sede gubernamental de la calle Uspallata.

20210612_larreta_conferencia_na_g

En ese marco en los próximos días Larreta tiene pensado un gesto explícito para oficializar su preferencia por el “colorado” y la ex gobernadora, cuando ella regrese de su mini gira por Estados Unidos. Sería un gesto de autoridad para él y una forma también de plantarse en la discusión con los aliados de la UCR.

Jorge Asís: "Juntos por el Cambio se sostiene por Vidal, Bullrich y Carrió"

“Yo voy a seguir adelante y voy a hacer lo que me pida Horacio. Estoy en un proyecto colectivo”, le expresa Santilli a quienes lo van a ver a su oficina en el tercer piso de Uspallata. El “colorado” está convencido que no hay que ir a una PASO sino que todos estén “adentro”. Y esboza que sus encuestas marcan que tiene un 66% de imagen positiva en la Ciudad y poco más de 50% en la Provincia. A ello suma su buena sintonía con Elisa Carrió, quien afirma tener encuestas que le dan muy bien en la tercera sección electoral, el bastión kirchnerista. Nadie se atrevió a reírse en su cara cuando lo esboza.  

Por eso, el vicejefe trabajó para que Larreta llegue a un acuerdo en ambos distritos, lo que implicaría despejarle el camino a Bullrich pero también despejar su propio camino. Un acuerdo salomónico.

Martín Lousteau 20210224

En la Ciudad la boleta oficialista tiene que incorporar al radicalismo con Martín Lousteau, a la Coalición Cívica, al socialismo y hasta a las huestes de Graciela Ocaña. Una auténtica puerta 12.  

“O hay PASO en los dos distritos o en ninguno”, asegura un experimentado dirigente del PRO. En definitiva lo que está en juego también es un criterio de construcción política dentro de Juntos por el Cambio que se podría resumir en “ampliar o consolidar”.

Bullrich y Jorge Macri cruzaron a Vidal y Santilli por candidaturas

El sector “duro” está convencido que, al igual que Cristina Kirchner en 2017, es momento de sostener el voto anti K; del otro lado creen que es imprescindible sumar otros actores, aunque tenga algún costo lateral por la falta de articulación y lealtad a Juntos por el Cambio.

“Es preferible perder por siete puntos con los propios que ganar por uno y que al otro día los intendentes nos compren a todos”, es uno de los argumentos que usan en el PRO bonaerense.

Por ello, Jorge Macri le planteó a Larreta estas arquitecturas electorales en una comida dos semanas atrás con otros intendentes, como Julio Garro (La Plata) y Néstor Grindetti (Lanús). Allí el intendente de Vicente López le expresó que hoy tienen tres problemas de su cosecha: la indefinición de Vidal, el pase de Santilli y la chance de que Carrió sea candidata. “Con lo de Lilita no tengo nada que ver”, respondió el jefe comunal.

20210605_patricia_bullrich_jorge_macri_vidal_santilli_cedoc_g

Días después, en otra cumbre sin testigos, acordaron bajar la tensión interna. El fin de semana que siguió los medios de comunicación volvieron a reflejar la pelea y la tensión no bajó.

Vidal va a seguir unas semanas más sin definir. Larreta la tienta con cargos en el Ejecutivo para los suyos y le asegura que, con el aparato del Gobierno porteño, de mínima le ganaría 60-40 a Bullrich.

Grindetti también rezongó fuerte: pasó los últimos dos meses intentando encontrar paz entre ambos sectores y solo encontró chicanas cruzadas. Al menos pudo alinear al chef Martiniano Molina, quien coqueteaba con un armado sin alineamiento con el único intendente del sur conurbano bonaerense del PRO. Contó con su jefe de Gabinete, Diego Kravetz y el diputado provincial, Adrián Urreli, para la tarea.

De todas formas, las condiciones para las PASO ya muestran discrepancias. El intendente de Vicente López adelantó que tiene que haber un piso alto, del orden del 25%, mientras Emilio Monzó piensa en un 12% para poder competir.

Por su lado, Vidal va a seguir unas semanas más sin definir. Larreta la tienta con cargos en el Ejecutivo para los suyos y le asegura que, con el aparato del Gobierno porteño, de mínima le ganaría 60-40 a la presidenta del PRO. Ella prefiere analizarlo con su familia aunque no le gusta la idea de ir a una PASO. ¿Y si Patricia Bullrich va a la Provincia?

Mientras tanto, Macri sigue jugando su entre tiempo. “Yo hice a Horacio jefe de gobierno y a María Eugenia gobernadora”, soltó en la mesa de Juanita Viale hace dos fines de semana. A ninguno de los dos le gustó nada esa frase. Ellos “son lo mismo”, como esboza el jefe comunal, y su binomio excede el marco electoral: estuvieron, están y estarán unidos.

La pelea se da justo cuando “Juntos por el Cambio” podría llamarse “Juntos” a secas, como desliza el ex embajador Ramón Puerta. O pensar en otro nombre que pueda anudar un acuerdo entre facciones que hoy están en guerra.

 

Sobre aliados y partidas

La posibilidad de una primaria abre un debate interno sobre el piso para competir y los nombres que jugarían. Para Jorge Macri, por caso, un piso alto sería ideal y piensa en un 25%. Esto supone un problema para cerrar acuerdos con otros actores, como Emilio Monzó, José Luis Espert o Ricardo López Murphy. Con Espert hubo charlas informales y hasta un encuentro con Macri pero nada concreto aún. Otro jugador que podría irse es el peronista Joaquín de la Torre, quien coquetea con Florencio Randazzo.“Si vamos a una interna se rompe el bloque de senadores y de diputados provinciales”, piensa el intendente de Vicente López. Y esa unidad representa un condicionamiento clave para Axel Kicillof. Vidal se había ocupado de eso. Y no tiene un reemplazo aún en ese liderazgo.