jueves 20 de enero de 2022
POLITICA INTERNA ENTRE PODERES
05-11-2021 17:43
05-11-2021 17:43

Indiferencia en la Corte tras las nuevas críticas de Alberto Fernández

El presidente dijo que Brasil tiene un Máximo Tribunal digno, a diferencia de la Argentina. Cómo tomaron el mensaje en el Palacio de Tribunales.

05-11-2021 17:43

En el día que los supremos volvieron a los acuerdos de manera presencial tras más de un año de virtualidad y ya sin Elena Highton de Nolasco, el presidente Alberto Fernández aprovechó para lanzar una fuerte crítica hacia la Corte Suprema de Justicia a la que acusó de no ser digna y de no "auto revisarse". El mensaje llegó al cuarto piso de Talcahuano 550. Sin embargo, aseguran que las críticas desde el Ejecutivo son tan habituales que pasan inadvertidas. 

Recién llegado de Europa, el presidente participó este jueves de la presentación del libro "Evo: Operación Rescate. Una trama geopolítica en 365 días", junto con el ex presidente de Bolivia y protagonista, Evo Morales, y Rafael Correa, ex presidente de Ecuador. 

Horacio Rodríguez Larreta: “Si la Corte Suprema hace que nos devuelvan la plata, bajo los impuestos"

En su alocución, el mandatario trazó un análisis de la situación política en los países latinoamericanos y centró sus críticas hacia el "lawfare" o persecución sufrida por diferentes líderes de la región. Pero cuando llegó al caso de Lula Da Silva, Fernández hizo una comparación entre la Corte Suprema brasileña y la argentina. "Brasil tuvo la suerte que no hemos tenido nosotros los argentinos, de contar con una Corte Suprema digna, capaz de auto revisarse y de corregir los abusos y los atropellos cometidos", fue la frase que pronunció y con la que, a la inversa, aseguró que el máximo tribunal argentino no es digno ni capaz de hacer una autocrítica. 

Más allá de apuntar en sí a la Corte como cabeza del Poder Judicial, el cuestionamiento presidencial lleva cuatro nombres: Horacio Rosatti, Juan Carlos Maqueda, Carlos Rosenkrantz y Ricardo Lorenzetti.

Primera foto de la Corte Suprema sin Elena Highton de Nolasco y vuelta de los acuerdos presenciales

Los ministros vieron temprano el video y siguieron con su agenda. Desde el Palacio de Tribunales aseguran que los palos desde la Casa Rosada son tan habituales que ni siquiera son motivo de comentarios entre las vocalías, y enfatizan que el diálogo es nulo. Pese a eso, destacan que las puertas para tender relaciones están abiertas

La fractura entre la Corte Suprema y la Casa Rosada

La crítica del presidente se da en un contexto en el que el diálogo institucional entre ambos poderes es nulo. Mientras desde las vocalías de la calle Talcahuano 550 todos coinciden en afirmar que "no hay comunicación" con el gobierno, en la Casa Rosada ni siquiera responden a las consultas vinculadas a la cabeza del Poder Judicial. 

Losardo junto a la Corte Suprema.
La ex ministra de Justicia, Marcela Losardo, cuando fue a presentarse ante los supremos en el inicio del gobierno del Frente de Todos.

En el despacho presidencial de Balcarce 50 el enojo viene desde hace mucho tiempo, pero estalló públicamente cuando en mayo pasado Fernández aprovechó un acto de gobierno para expresar: "No saben lo que me apena la decrepitud del derecho convertida en sentencia; es el tiempo que me ha tocado y también tenemos que luchar contra eso". Indirectamente, apuntó contra una Corte Suprema que, con los votos de Rosenkrantz, Rosatti y Maqueda, había fallado en contra del Gobierno Nacional dándole la razón al Gobierno de la Ciudad en relación a la presencialidad educativa en la pandemia.

Rosenkrantz avisó a la Corte Suprema que no se excusará en causas de sus ex clientes

A propósito de eso, en la Corte Suprema también tienen presente el cuestionamiento que hizo el ministro de Justicia Martín Soria a través de Twitter, cuando calificó de "falaz" el argumento esgrimido por los supremos para darle la razón al planteo porteño. 

Al consultar sobre la falta de diálogo, cerca de los supremos también mencionan que el único contacto institucional fue con la ex ministra Marcela Losardo que "vino a sacarse la foto y se fue". De ese modo rescatan que al menos "hizo más" que el ministro actual, que cuando se sumó al gabinete dijo que lo primero que iba a hacer era pedirle una audiencia a la Corte Suprema. "Nunca pasó", insisten. 

Una crítica llamativa del presidente a la Corte Suprema

Más allá de que el diálogo esté cortado hace tiempo entre el Ejecutivo y la Corte, y de que las críticas hayan sido más que explícitas, resulta llamativo que en la última parte de la campaña electoral de cara a las generales Alberto Fernández haya recordado sus diferencias y reclamos hacia el Máximo Tribunal. 

Lo es porque en el plano jurídico, por ejemplo, están pendientes de revisión de los supremos más de una decena de planteos que hizo la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner buscando el aval de los ministros en el marco de la Causa Vialidad. También porque tras las generales el gobierno debe encarar, en el plano institucional, la búsqueda de un reemplazo para Highton, la ministra que se acaba de ir.

Los pensadores cautivos de sí mismos

A priori, esa última cuestión significaría la posibilidad de que prontamente se reabra un canal de diálogo entre el Ejecutivo y los cortesanos. De todos modos, en las vocalías no tienen ninguna expectativa al respecto aunque destacan que "las puertas están abiertas". 

Mientras tanto, ambos siguen con sus agendas: Alberto Fernández, enfocado en la campaña, no rompió el hielo ni siquiera con un saludo institucional a Rosatti, que asumió recientemente como presidente del cuerpo colegiado. Y los cortesanos, por su parte, se enfocan en manejar la situación de la Obra Social del Poder Judicial y en sacar sentencias que se traducen en un proceso de "ordenamiento jurisdiccional", según apuntan desde el Palacio de Justicia. La política y las decisiones de impacto en esa arena, por ahora, quedan a la espera.

cp