viernes 27 de enero de 2023
POLITICA estrategias electorales

Los intendentes del PRO exploran opciones para cuidar su territorio

El debate se centra en si los candidatos locales deberían ir con un solo aspirante a la presidencia o con todos los que se postulen. La cumbre en el partido amarillo, el rol de Macri y Vidal y la jugada que pretenden Bullrich y Larreta. Los casos de intendentes que fueron validados en 2019 y los “sin tierra” que podrían ganar el año que viene.

03-12-2022 06:40

El lunes 31 de octubre en la sede nacional del PRO en la calle Balcarce, de manera silenciosa, un nutrido de grupo de precandidatos a gobernador, intendentes, diputados y dirigentes se reunieron para empezar a discutir la estrategia electoral en la Provincia. En particular, ocho intendentes de peso más Diego Santilli y Cristian Ritondo, debatieron durante dos horas cómo encarar el 2023.

Esa cumbre dejó una conclusión central, a la que ya adhieren Mauricio Macri y María Eugenia Vidal: cualquier esquema de arquitectura de listas tendrá en cuenta los intereses de los líderes territoriales.

En ese marco, surgió la idea de que, dependiendo el lugar, se pueda pensar en una “Y”, esto es: que cada candidato a intendente puede llevar dos candidatos a presidente y, si no hay acuerdo, dos candidatos a gobernador.

Esta estrategia, que podría ser la idea para intendentes como Guillermo Montenegro (Mar del Plata), podría ser un espaldarazo no solo para aquellos candidatos en municipios que ya gobierna PRO sino para los “Sin tierra” (aquellos que buscan destronar al intendentes peronistas o vecinalistas) que ganaron en 2021 y podrían ser candidatos únicos. Un caso: Marcelo Matzkin en Zárate, quien podría destronar al kirchnerista Osvaldo Cáffaro. Otros dos casos, que estuvieron en la reunión en la sede del PRO nacional: Martiniano Molina por Quilmes y Ramiro Tagliaferro por Morón.

Quienes se oponen a la “Y” y prefieren una “I” (cada candidato local con un solo candidato a presidente) son Patricia Bullrich y Horacio Rodríguez Larreta, quienes, a su estilo, vienen intentando que los líderes territoriales “elijan” un bando y sumen para sus campañas presidenciales.

Claro, esta disputa no está saldada aún. Por caso, hoy Néstor Grindetti, de Lanús y precandidato a gobernador, está más cerca de Patricia Bullrich que nunca. Aunque está esperando a ver qué decide en marzo Mauricio Macri, su líder histórico natural y a quien conoce desde hace más de 25 años del Grupo Socma.

Otro caso es el de Julio Garro, de La Plata, quien está jugando con Larreta, pero a la vez mantiene un buen vínculo con Macri, a quien recibió junto a Vidal en lo que fue una de las primeras incursiones del ex presidente en territorio bonaerense que sacudió las versiones de candidatura. Por su parte, Diego Valenzuela (Tres de Febrero) está con Larreta y Santilli pero recibió a Macri solo varias veces y tiene buena sintonía con Bullrich.

Con todo, una segunda discusión, que ese día en el PRO quedó taponada es: si se acepta que los intendentes del PRO y los sin tierra más fuertes lleven dos candidatos a presidente, ¿qué ocurrirá con la parte de la boleta para la Gobernación?

Hay sectores del PRO que están esperando que Ritondo sea el elegido y creen que puede seguir creciendo.  Otros aseguran que Santilli podría llegar mejor en las encuestas e ir un acuerdo con el diputado. Incluso también cerca del Colorado recuerdan que cuando ganó Vidal en 2015, la boleta a gobernador sacó más de 400 mil votos más que la de Macri. Hoy ninguno de los dos sanaliza bajarse. Santilli quiere ser funcional al proyecto de Larreta. Ritondo sigue sumando adhesiones aunque no cierra sus puertas, aunque Bullrich le sigue tirando centros a la olla para que cabecee. Además de ellos Grindetti consolidó su acuerdo con Bullrich y Javier Iguacel sigue recorriendo la Provincia.

En esta Nota