sábado 10 de diciembre de 2022
POLITICA de cara a 2023

Macri anticipa que “va a jugar” con quien garantice “el cambio”

El ex presidente aclaró que si ve que no hay diferencias entre los postulantes no va a pedir el voto por uno u otro. Pero advirtió que en caso contrario va a apoyar abiertamente. “No necesito una revancha”, dijo sobre su candidatura. Cerca suyo reconocen que no está convencido con ninguno de los precandidatos.

01-10-2022 06:39

Cada palabra de Mauricio Macri es analizada con lujo de detalles por sus compañeros del PRO y Juntos por el Cambio. Ahora, con la incertidumbre todavía sobre si puede llegar a ser candidato el año próximo, el ex presidente dio declaraciones en España donde dejó nuevas pistas de que su idea es no competir y que su objetivo estará puesto en consolidar que quien llegue al poder pueda aplicar un cambio de rumbo. El famoso “para qué” con el que viene insistiendo.

En una entrevista con el diario español ABC, Macri habló sobre cómo imagina una interna en JxC, sobre todo entre Horacio Rodríguez Larreta y Patricia Bullrich. “Mi trabajo es hoy ayudarlos a crecer, y si veo que al final del camino uno garantiza el cambio y otro no, yo voy a jugar. Si no estoy seguro que hay una marcada diferencia no voy a pedir el voto por uno, creo en la sabiduría de la gente”.

En su entorno no se sorprenden, pero hasta ahora el ex presidente venía planteando que todos debían prepararse para competir, poniéndose a él por encima de la pelea y sin definir por ninguno. Esta vez, aclaró que si alguno le genera mayor certidumbre de que podrá encarar “el cambio” no dudará en apoyarlo en la campaña.

“Los veo muy bien a los dos, veo una evolución permanente; el camino a ser presidente no es de un día para el otro, es un proceso en el que se va madurando, se va incorporando más visión, más conocimiento. Y tanto a ellos como a María Eugenia Vidal y otros más del radicalismo los veo creciendo”, indicó, poniendo una vez más a la ex gobernadora en la grilla, en una estrategia que muchos interpretan como un mensaje para Larreta y Bullrich de que no son los únicos que pueden ser.

¿Y él puede ser? “Yo interpreto que no quiere, pero antes tiene que poder responder una pregunta: ¿quién sino?”, asegura uno de los dirigentes que suele tener diálogo constante con Macri. La respuesta todavía no conforma al fundador del PRO porque ninguno de los dos dirigentes mejor posicionados le termina de generar la confianza necesaria para ser depositarios de su apoyo. Lo describe el dirigente macrista: “Horacio tiene que hacer un ‘upgrade’ y asumir un rol de presidenciable, no de gestor. Mientras que Patricia tiene más claro el marco político pero tiene que generar mayor certidumbre sobre su capacidad de armar y liderar un equipo de gobierno”.

“Estoy bien donde estoy”, responde Macri ante las consultas sobre su futuro político. Y aclara: “No necesito ni una revancha ni una reivindicación. Creo que tengo que batallar por las ideas y no por lo individual”, respondió en la entrevista al diario español. Otro dirigente cercano no duda que el ex presidente está convencido de que es necesario “debatir ideas y no personas”. “Por eso insiste tanto con la idea del cambio y no habla solo de Horacio y Patricia, también de María Eugenia e incluso ahora también sumó a algún radical”, analiza.

Sobre las ideas va a hacer especial hincapié en las próximas semanas, sobre todo de cara al lanzamiento de su nuevo libro “¿Para qué?”, donde hablará de su experiencia en diferentes ámbitos de liderazgo, como en Boca Juniors, la Ciudad o la Presidencia, y la necesidad de siempre contar con un propósito. El liderazgo es un eje que lo viene llevando a las clases que viene dictando en diferentes universidades del mundo, como esta semana donde brindará un curso en Salamanca.

“Requiere de una decisión mucho más profunda que hoy no la he podido tomar. Ya fui presidente y estoy muy agradecido a los argentinos”, respondió ante una repregunta. Es lo que sus interlocutores se preguntan cada vez que salen de hablar con él. Lo sienten más activo políticamente que nunca, con un eje muy enfocado en la necesidad de consolidar un cambio, pero con dudas respecto a si tiene la energía necesaria para volver a sentarse en el sillón de Rivadavia. “No solo por tener que discutir con sindicalistas, piqueteros, opositores… otra vez discutir con los radicales no se si tiene ganas”, se ríen.

En esta Nota