viernes 09 de diciembre de 2022
POLITICA convivencia por necesidad

Máximo respaldo: una foto para iniciar la reconstrucción del FdT

El Presidente dejó atrás el rol que tuvo el jefe del bloque en la caída del Presupuesto en Diputados y fue a su asunción como jefe del PJ bonaerense.

27-12-2021 15:09

“Si no hay amor, que no haya nada”, es la frase que lleva tatuada Máximo Kirchner en su brazo. A contramano de lo que canta el Indio Solari como estribillo de "El tesoro de los inocentes", si hay algo que no hay entre los dirigentes del peronismo bonaerense del que ayer el diputado se hizo cargo, es amor. Existe, en cambio, la necesidad de convivencia y el desafío de reconstruir un Frente de Todos que aprenda a funcionar como una alianza de gobierno y llegue con posibilidades a 2023.

Alberto Fernández decidió dejar atrás la sesión en la que se cayó el Presupuesto 2022. Mostró su apoyo y se fotografió con Máximo Kirchner, quien horas antes desde su banca había cambiado el rumbo de una negociación con la oposición que el propio Presidente pretendía mantener abierta. Si el mandatario hubiese reaccionado como el sector que lidera el diputado, este sábado no habría llegado a San Vicente, tal como este sector hizo el 17 de noviembre, cuando el jefe de Estado celebró el Día de la Militancia en la Plaza de Mayo, a la que La Cámpora no llegó. Prefirió avanzar hacia la unidad que asegura que él no va a romper.

El titular del bloque de Diputados necesitaba esa imagen en medio de la asunción del PJ bonaerense, que llega en un momento de debilidad política, pero también la necesitaba el Presidente, que tiene el objetivo de ordenar el Gobierno, poder gestionar y dejar atrás las disputas internas.

"A Cristina la dejaron sin presupuesto en el 2010 y a mi ahora, seguiremos gobernando", dijo Alberto Fernández

No hubo tiempo para una conversación a solas. Alberto Fernández llegó a la quinta de San Vicente al mediodía, minutos después del arribo de Máximo Kirchner. En un salón vip, decenas de dirigentes charlaban y disimulaban las diferencias internas, sobre todo quienes los días previos amagaron con no asistir a la asunción del diputado en el partido. Hubo massistas, albertistas y kirchneristas. Las ausencias cantadas fueron las del ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni, peleado con Kirchner, y la del intendente de Esteban Echeverría, Fernando Gray, quien fue a la Justicia por el sello. Sorprendió la asistencia del ex canciller Felipe Solá, quien fue corrido del Gobierno para que asumiera Santiago Cafiero, ausente con aviso por el egreso escolar de uno de sus hijos.

Del salón vip, el jefe de Estado junto al diputado y otros funcionarios fueron a dejar una ofrenda floral en el mausoleo en donde descansan los restos de Juan Domingo Perón. Mientras tanto, en el sector en el que se instaló el escenario, la música pasaba del rock a la cumbia.

Las coincidencias después del revés en el Congreso (en donde volvió a quedar demostrada la poca sintonía interna) quedaron ayer plasmadas en una foto y en los discursos contra la oposición.

Aunque el Presidente considera en privado que Máximo Kirchner cometió un error en su discurso en la sesión por el Presupuesto que terminó con un rechazo de las bancadas opositoras al Presupuesto, sobre el escenario apuntó contra quienes no acompañaron el proyecto: “La deuda que piden que arregle es la que ellos tomaron. Yo lo que pido es un poco de honestidad intelectual: dense cuenta de que estamos tratando de resolver los problemas que ustedes crearon y, si no, al menos callen por vergüenza”, planteó. Y expuso que pese a que “a Cristina la dejaron sin presupuesto en 2010 y a mí ahora, seguiremos gobernando porque sabemos qué intereses representamos: los de los que menos tienen, los más postergados y desposeídos”.

Sobre el rol de Juntos por el Cambio y otros bloques en el Congreso, continuó: “A pesar de los golpes, de los fusilamientos, de los desaparecidos, no nos han vencido, y eso es lo mejor que tenemos, ya que vence solamente el que no baja los brazos, y nosotros no bajamos los brazos porque nuestras convicciones están más fuertes que nunca”. Incluso, el Presidente se permitió cantar una de las estrofas de esta canción: “No nos han vencido”.

El jefe de Estado fue más allá y se refirió a las próximas elecciones presidenciales. “Miremos 2023, va a ser nuestro y vamos a ganar, pero para hacerlo aprendamos lo vivido, escuchemos a nuestros vecinos, todas las voces, abramos los brazos y traigamos a los compañeros que se fueron, a los que no estuvieron con nosotros”.

"Cuando vi que Macri volvía con un desparpajo increíble al Fondo Monetario me acordé mucho de mi viejo", manifestó Máximo Kirchner

Minutos antes había hablado Kirchner, quien inició su primer discurso como jefe del PJ bonaerense criticando la gestión macrista. Subrayó que el peronismo busca “poder construir un tiempo diferente para el país tras años muy duros para la Argentina, no solo los cuatro de la presidencia de Mauricio Macri, sino los dos de pandemia que pareciera no querer irse y que tanto dolor trajo y tantas consecuencias económicas”. Celebró que poco a poco la economía “comienza a moverse”, afirmó que ello “costó mucho por las características del país que recibió el presidente Fernández” y recordó la “frustración” que sintió “en términos políticos y sociales pero también personales” cuando Macri volvió al FMI porque, dijo, él sabía la tarea que “sin descanso” su padre y Alberto Fernández habían hecho “para desendeudar el país y sacarlo adelante”.

El titular del bloque de diputados pidió ampliar el Frente de Todos en un momento en que su figura atraviesa cuestionamientos por el armado de listas que digitalizó, diferencias incluso con aliados como el gobernador Axel Kicillof y traspiés como el discurso de esta semana en el Congreso. Máximo asume un nuevo cargo y se expande más allá de La Cámpora, con el desafío de dejar atrás todo esto y transformarse en un líder que peleará por estar en una boleta en 2023.

Al finalizar el acto, Máximo Kirchner se fotografió con los militantes y Alberto Fernández se fue a recorrer el chalet que hizo construir Perón para pasar días allí junto a Eva. Lo hizo junto al secretario general de la Presidencia, Julio Vitobello; la portavoz, Gabriela Cerruti, y el diputado Eduardo Valdés. La charla cara a cara quedará para los próximos días, en la intimidad de Olivos.