REPERFILAR
SALUD

Fuga de amoníaco: cuáles son los riesgos para la salud

En altas concentraciones y una exposición prolongada, la sustancia puede provocar "graves daños" en los pulmones y las córneas.

Cuáles son las consecuencias del amoníaco.
Cuáles son las consecuencias del amoníaco. | Reperfilar

En el marco del escape de amoníaco en el Frigorífico Lafayettea, en el barrio porteño de Barracas, surgió la pregunta acerca de las consecuencias que podría causar.

Según especialistas, en altas concentraciones y una exposición prolongada, la sustancia puede provocar "graves daños" en los pulmones y las córneas.

Por el hecho sucedido el lunes, unas 300 personas debieron ser evacuadas, 45 trabajadores asistidos y 17 trasladados "con dificultad respiratoria" a los hospitales porteños Penna, Ramos Mejía, Argerich y Durand.

 

El amoníaco es un cáustico (es decir, sustancia que quema y destruye tejidos orgánicos) por ingestión o inhalación, tanto de piel y mucosas, como del pulmón. De manera que puede ser  extremadamente grave en concentraciones muy altas altas. Sin embargo, en caso de una ingestión baja de la sustancia "puede ser más tratable".

Según la legislación local, está permitida una concentración laboral de este tóxico "de entre 25 o 35 partes por millón", mientras que concentraciones superiores a esos niveles "ya está fuera de los cánones normales y de lo admisible para un trabajador".

En altas concentraciones puede provocar graves daños principalmente en el pulmón.

No obstante, la sintomatología puede incluir una gran irritación pulmonar y de la vía aérea superior, con tos y sofocación que puede llegar "a situaciones graves". Una exposición prolongada puede provocar también irritación ocular, que en caso de altas concentraciones implica el riesgo de ulceraciones en la córnea.