martes 03 de agosto de 2021
SALUD advierten que habra muertes por la merma
22-03-2020 05:30

Cayeron un 80% las donaciones de sangre en los hospitales porteños

22-03-2020 05:30

Los trabajadores de la salud argentinos trabajan a contrarreloj para contener la propagación del coronavirus. Sin embargo, a partir de la cuarentena decretada esta semana y hasta el 31 de marzo, ahora tienen un nuevo problema. Según cuentan los encargados de los bancos de sangre hospitalarios de la Ciudad, la donación de sangre bajó un 80% en las últimas dos semanas cuando comenzaron las recomendaciones de aislamiento.

“Si la situación no se revierte, va a morir gente por la falta de sangre”, advierten desde las unidades sanitarias por las personas que tengan enfermedades oncológicas, cirugías complejas o los que sean heridos por accidentes de tránsit, entre otros. 

“Desde hace quince días, las donaciones de sangre cayeron un 80% de la concurrencia habitual. No puedo asegurar cuánto tiempo será suficiente el stock que tenemos”, cuenta Patricia Epstein, jefa de Hemoterapia del Hospital Durand. Por eso, allí implementaron un comité de crisis para atender la problemática del insumo para los pacientes que no padezcan al virus del Covid-19 y puedan requerir transfusiones sanguíneas. “Hicimos una convocatoria interna y hubo 23 dadores del propio Durand, quienes interrumpieron unos minutos sus trabajos para aportar su sangre”, detalla Epstein sobre la emergencia. También reacondicionaron las salas de espera y se toman turnos para evitar conglomeraciones, además de redoblar el esfuerzo en las desinfecciones. “Está bien quedarse en casa, pero la gente no sabe que la donación también está exceptuada para la circulación durante la cuarentena”. 

Por otro lado, en el Hospital Piñero están llamando a los donantes de sangre de los últimos años para que vuelvan a ser dadores. Así lo cuenta Fiorella Capello, una de las técnicas de hemoterapia de la unidad sanitaria de Bajo Flores. Ella detalla que “de no ser por la campaña autogestionada, no hubiéramos tenido ni un solo donante y por eso tuvimos una caída del 70%” dice Capello, quien junto a sus compañeros de trabajo también aportaron al banco de sangre del Piñero y extendieron el horario de atención.

“Si la gente toma recaudos para comprar el pan, puede hacer lo mismo para donar sangre. De lo contrario, hay gente que va a morir”, advierte Capello sobre la gravedad del asunto. Esta situación se replica en el resto de los hospitales de la Ciudad. En el Cemic, las donaciones bajaron un 50%. Mientras que en el Garrahan, de donde dependen todos los receptores niños, se intensificó la campaña de donaciones y lograron unos 347 durante esta semana.

En esta Nota