Soleado
Temperatura:
21º
Ciudad:
Buenos Aires
jueves 21 de noviembre de 2019 | Suscribite
SALUD / en Perú
miércoles 8 mayo, 2019

Un joven murió de un infarto al tomar agua helada después de jugar al fútbol

Ludwin Flores Nole falleció con 27 años. Un cardiólogo explica a PERFIL cómo pudo tener lugar un incidente de estas características.

por Bàrbara Defoix

Ludwin Flores Nole tenía 27 años. Foto: Facebook
miércoles 8 mayo, 2019

Es casi un reflejo: hacés ejercicio y tomás agua fría para refrescarte. Eso es lo que hizo el futbolista del Club Los Rangers Ludwin Flores Noled después de jugar un partido amistoso. Esta acción fue la que le habría provocado un infarto fulminante, según certificaron los médicos que lo atendieron.

Su mujer explicó al medio local Peru 21 que su esposo llegó a casa después del partido y fue a la heladera para tomar un vaso de agua. Pocos minutos después empezó a sentirse mal, a experimentar dolores en el pecho y dificultades para respirar. Llamaron a la ambulancia pero el joven de 27 años murió de camino al hospital

"El médico nos dijo que había sufrido un paro cardiorrespiratorio fulminante debido a que tomó agua demasiado fría mientras el cuerpo se encontraba caliente", indicó la mujer. Esto sería el conocido como corte de digestión. 

"El médico nos dijo que había sufrido un paro cardiorrespiratorio fulminante debido a que tomó agua demasiado fría", indicó la mujer del joven

¿Cómo pudo pasar algo así? PERFIL consultó al cardiólogo, deportólogo de la UBA y médico de la primera división del Club Atlético Atlanta, Norberto Debbag (MN: 51320). “Todos los jugadores toman agua fría y no les pasa absolutamente nada. El frío puede provocar un espasmo coronario, pero es algo muy poco frecuente. Hay cosas descritos pero es muy raro”, sostuvo.

“Si uno toma agua helada, cuando pasa por el esófago lo enfría. Si este último está de algún modo en contacto con el corazón o si se tiene una arteria coronaria pegada, el frío puede provocar un espasmo o una vasoconstricción de la arteria. Esta condición puede producir un infarto o una arritmia, que pueden ser fatales. Otra posibilidad es que ocurra un efecto reflejo que hace que baje la frecuencia cardíaca”, precisó el especialista.

Asimismo, se debe tener en cuenta la cantidad de agua que se toma; cuanto más se beba más puede desencadenar estos síntomas. Asimismo, la edad es otro factor de riesgo, puesto que una persona mayor tiene más chances de padecer este inconveniente porque puede ser que tenga afectadas las arterias. "En alguien joven es muy raro", explicó Debbag.

Iker Casillas sufrió un infarto en una práctica

El especialista detalló que este tipo de incidentes son causa en un 85 por ciento de los casos de una cardiopatía congénita. Por ejemplo, el arquero español Iker Casillas fue operado de urgencia tras sufrir un infarto, provocado por una enfermedad coronaria. Otros posibles desencadenantes son doping, deshidratación, golpe de calor, pelotazo en el pecho o aneurisma cerebral.

Las tres cardiopatías congénitas más frecuentes son:

  • Miocardiopatía hipertrófica: es un desarrollo excesivo de la masa muscular que suele aparecer en la adolescencia entre los 15 y los 16 años. Produce un aumento de la masa muscular que con el tiempo hace que la cavidad cardiaca sea más pequeña de lo habitual lo que hace que no puede expulsar la cantidad de sangre que ingresa y, ante el esfuerzo, derive en un paro cardiaco.
     
  • Displasia arritmogénica del ventrículo derecho: se trata de un desarrollo excesivo de grasa en la fibra muscular del ventrículo que produce arritmias fatales, es decir, que los latidos del corazón son demasiado rápidos (taquicardia), demasiado lentos (bradicardia) o irregulares.
     
  • Anomalía de las arterias coronarias: estos vasos sanguíneos tienen un tronco del que salen pero puede suceder que su origen sea anómalo y eso causa que en la contracción cardiaca haya mayor riesgos de trastornos coronarios en la irrigación sanguínea del corazón.

“Por eso lo importante es saber hacer RCP antes de los cuatro minutos cuando sucede el hecho porque hay más posibilidad de sobrevida”, advirtió el deportólogo, quien negó que sea peligroso tomar agua fría después de hacer ejercicio. “No es lo habitual que pueda producir este desenlace. No sería la primer causa para pensar”, concluyó.

FeL


Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4820

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.