martes 28 de junio de 2022
SOCIEDAD NÚMEROS ALARMANTES

Advierten que sin planes sociales, la pobreza en Argentina podría llegar al 50 por ciento

Agustín Salvia, director del Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina, consideró necesario un plan para revertir los índices de pobreza e indigencia más allá de los "shocks de dinero" para el consumo.

01-05-2022 21:09

Días después de que el Gobierno anunciara el pago de un bono de 18.000 pesos que cobrarán monotributistas e informales para paliar la situación económica de los sectores más vulnerables, en un contexto de escalada de la inflación, la Universidad Católica Argentina (UCA) alertó que de no existir este tipo de asistencia del Estado, el índice de pobreza en Argentina podría llegar al 50%. 

Así lo expresó Agustín Salvia, director del Observatorio de la Deuda Social de la UCA, quien remarcó que son los planes sociales los que sostienen a muchísimos argentinos por encima de las líneas de pobreza e indigencia, que podría superar el 50% en el primer caso y llegar al 19 o 20 por ciento en el caso de población indigente

Según dijo Salvia, tanto los bonos como las paritarias tempranas tendrán un efecto positivo entre mayo y julio, por lo que serán elementos de alivio. "Todo esto podría generar otra burbuja de consumo, como ya ocurrió en otras oportunidades, pero no dejará de ser más que eso, por lo que no se puede ver como algo sostenible en el tiempo ya que se trata de un mecanismo de asistencia que no está fundado", manifestó. 

Inflación en alimentos.
En los últimos meses se aceleró el crecimiento de la inflación, sobre todo en el caso de los alimentos.

Agustín Salvia: "Hoy una familia como la de Mafalda sería pobre y su trama sería sobre la pobreza" 

El bono de 18 mil pesos apunta a estabilizar la situación económica en la primera mitad del año

Este ingreso extra –que se repartirá entre mayo y junio en partes iguales-–permitirá que los índices de pobreza e indigencia se mantengan contenidos dentro de las cifras actuales, algo que de algún modo, se estima, daría estabilidad al primer semestre del año.

A este shock de ingresos se le deberá sumar también el adelantamiento de las paritarias acordado entre el Gobierno, los sindicatos y las empresas, que le permitirán a muchas personas alejarse del piso que marca el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec) para no caer en la pobreza o la indigencia.

 20220410_pobreza_infantil_cartonero_efe_g

Según los cálculos de Salvia, la pobreza se podría mantener en torno al 37/40 por ciento en el primer semestre de 2022, mientras que la indigencia rondaría entre el 8 y el 10 por ciento, algo muy similar a las cifras actuales.

Estos números no estarían basados en la mayor creación de empleo, sino en estos shocks de ingresos de dinero que impulsa el Gobierno. No obstante, hay que tener en cuenta que el fuerte avance de la inflación, con la consecuente pérdida del poder adquisitivo, podría generar que ese panorama se agudice.

pobreza

Preocupación por el segundo semestre del año y el impacto en la pobreza 

Luego de la reactivación económica en el segundo semestre de 2021, tras más de un año de pandemia de Covid-19 y confinamientos estrictos, se aceleró el crecimiento de la inflación, sobre todo de alimentos.

"En el segundo semestre del año pasado aumentó el número de perceptores laborales en el hogar y sus ingresos producto de la reactivación post covid, en lo que también tuvo gran influencia la inversión pública, sobre todo en lo que tiene que ver con la infraestructura. Se dio un aumento del empleo en la industria y en el sector informal. Hubo una burbuja de consumo; no olvidemos que en la previa de las elecciones se lanzó el "plan platita", que tuvo un impacto importante", apuntó.

Más de 920.000 personas salieron de la pobreza en el segundo semestre de 2021 

Lo que preocupa ahora, sobre todo para el segundo semestre, es cómo seguirá la economía una vez pagados los bonos y las paritarias ya pactadas. 

"Todo esto debería decantar en un aumento de la pobreza", advirtió Salvia, quien consideró que para el segundo semestre del año la realidad podría ser más compleja aún a menos que haya un plan macroeconómico orientado al crecimiento de empleo.

 "Si eso no ocurre, se deberán seguir generando otros shocks; de lo contrario es muy difícil pensar que el panorama cambiará, ya que hasta ahora los números que se ven de pobreza e indigencia son de alguna forma artificiales", dijo. 

ag / ds