miércoles 17 de agosto de 2022
SOCIEDAD Se recupera de un ACV

La emotiva carta de María Moreno para la reapertura del Museo del Libro y la Lengua

La escritora escribió sobre la paradoja que representa tener dislexia -una secuela del ACV que sufrió- y dirigir el Museo de la Lengua, en el 10° aniversario de la institución que ya abrió sus puertas al público.

30-09-2021 17:09

El Museo del Libro y de la Lengua reabrió sus puertas y su directora, María Moreno, que se está recuperando de un accidente cerebrovascular (ACV), compartió una emotiva carta, en el marco del décimo aniversario de la institución.

Desde la Biblioteca Nacional Mariano Moreno, distintos referentes de la cultura local participaron de la reapertura del museo ubicado en el barrio porteño de Recoleta, dirigido por la célebre escritora y periodista María Cristina Forero -conocida como María Moreno- quien atraviesa un proceso de rehabilitación tras sufrir un ACV en julio del 2021.

En tanto, la escritora inauguró el evento mediante una nota leída por la escritora Inés Ulanovsky durante el evento, en la que ironiza acerca del hecho de que la persona a cargo del museo de la Lengua no pueda hablar ni escribir con fluidez.

"Que el Museo del Libro y de la Lengua sea dirigido por alguien que ha sufrido los efectos de un ACV, entre los cuales se encuentra una severa dislexia, es decir, que siente un sabor amargo en la lengua del cuerpo y la del alma, según una frase elegíaca de don Leopoldo Marechal en su Adán Buenosayres, parece una obra de Copi; pero como la vida tiene los argumentos más extravagantes, es despóticamente real”, comienza diciendo María Moreno en su emotiva carta.

Museo del Libro y de la Lengua 20210930
El Museo del Libro y de la Lengua, ubicado en la avenida Las Heras 2555 de CABA, abre de lunes a viernes, de 14 a 19.

En el escrito, Moreno además se refirió al infarto cerebral que le provocó parálisis en el lado derecho de su cuerpo, incluida la mano, la herramienta primordial de un escritor. “Nunca pensaba en ella, simplemente estaba ahí para servirme en mis caprichosas asociaciones literarias, era la mano de escribir”, señala, y añade: 

Mi mano derecha yace exangüe, lívida, sobre una plataforma de elevación; los dedos apiñados, las uñas pintadas de rojo, apenas firmes para sostener un abanico como en un cuadro de Prilidiano Pueyrredón. Mi pierna derecha se siente como la del capitán Ahab (en referencia al personaje de la novela Moby Dick, de Hermann Melville), pero mucho peor escrita. No escribo las palabras que deseo; a estas las olvido fácilmente. Escribo las que son fruto de una negociación; a veces, otras que nunca hubiera escrito de no haber tenido un ACV. Escribo esto con el índice de la mano izquierda, que se ve obligado a realizar con el dedo pulgar simples coreografías para tocar simultáneamente Alt y la tecla del signo de puntuación buscado”.

“Estaba escribiendo sobre la potencia de la enfermedad y de la asimetría corporal en la obra de Lina Meruane y Mario Bellatin. Nunca volveré a provocar a los dioses que convierten la escritura en una profecía”, dice la escritora en su misiva, en donde continua reflexionando acerca de la paradoja que le representa dirigir la institución “del Libro y la Lengua”, utilizando ejemplos como los escritos del neurólogo y escritor Oliver Sacks en "El hombre que confundió a su mujer con un sombrero", "Un antropólogo en Marte" y "Veo una voz".

La herencia de una lengua

“Yo también tuve mis musas: las de la disartria. He renunciado a mis excesos barrocos y a mis enumeraciones caóticas rococó. He llegado a la síntesis por un déficit, no por voluntad. He ganado en lectores, ahora soy transparente, mientras que mi habla se vuelve a veces infranqueable”, subraya la aclamada periodista del diario Página 12, pionera del periodismo de género. 

Fiel a su trayectoria, Moreno dio pie a la reinauguración del Museo en su décimo cumpleaños y, por lo menos, la tercera reinauguración de las muestras “La kermés del día después”, que incluye un altar en conmemoración de las víctimas de femicidio, y “Mareadas en la marea: diario de una revolución feminista”

“En la última inauguración las sacamos al jardín y las filmamos. 'La kermés del día después' aludía a la pastilla del día después y ahora, con la Ley del Aborto obtenida, vuelve a ser la kermés del día después de la inauguración. Esta vez levantamos un altar en homenaje a las víctimas de femicidio, y dice así: La culpa no era mía, ni dónde estaba, ni cómo vestía”, dijo Moreno, aludiendo al slogan del aclamado grupo feminista chileno Las Tesis cuya puesta en escena para denunciar el flagelo de los femicidios fue replicada en un sinfín de ciudades del mundo.

“Las que siendo una menos siempre fueron por más. A sus cuerpos gozosos, deseantes. A sus ganas de bailar, hacer el amor, de vivir su libertad hasta el fondo. Para ellas es este altar de cotillón e iconografía popular de nuestra américa en el que no quisiéramostener que escribir un nombre más. A sus memorias, amorosamente”, concluyó.

La carta completa de María Moreno se puede leer en el sitio web del Ministerio de Cultura de la Nación.

 

El ACV de María Moreno, directora del Museo del Libro y de la Lengua

El 3 de julio del 2020 la escritora y crítica cultural María Moreno sufrió un accidente cerebrovascular por el que fue internada en el Sanatorio Guemes de la Capital Federal.

En plena cuarentena por la pandemia de coronavirus, los partes médicos los difundió su hijo a través de su perfil de Facebook, quien fue contando la evolución de la escritora, que tras un día de permanecer en terapia intensiva fue trasladada a una sala común. 

Desde entonces, la escritora se encuentra realizando un tratamiento de rehabilitación, dado que el ACV le paralizó la mitad derecha de su cuerpo y le provocó una dislexia, caracterizada por dificultades en el habla y la escritura.

Historia feminista de la literatura argentina

María Cristina Forero (su nombre completo) comenzó como redactora en el diario La Opinión, colaboró en el diario Sur y las revistas Babel y Fin de Siglo. Fue la creadora del Suplemento Mujer en el diario Tiempo Argentino, del cual fue secretaria de redacción y en 1984 fundó la revista Alfonsina, periódico feminista pionero.

Desde 2019 Moreno dirige el Museo del Libro y de la Lengua y continuó escribiendo. Publicó Contramarcha, un texto donde recorre las claves de su camino como lectora para dar cuenta de la construcción del mito de iniciación, y una versión actualizada de El Petiso Orejudo, la obra centrada en el famoso asesino serial Santos Godino que había publicado por primera vez en 1995.

Fuente: Telam

CDI CP