miércoles 08 de abril de 2020 | Suscribite
UNIVERSIDADES / Escuela de Comunicación
jueves 19 septiembre, 2019

Leonardo Grosso: "A veces me da miedo ir con mi marido de la mano por la calle"

El diputado del Movimiento Evita estuvo en la Escuela de Comunicación. Elogios a Monzó y promesa: "En el Frente de Todos va a haber tolerencia cero a la corrupción".

Leonardo Grosso en la Escuela de Comunicación Foto: Juan Ferrari
jueves 19 septiembre, 2019

Leonardo Grosso, diputado nacional que buscará renovar su banca en la lista del Frente de Todos, visitó la Escuela de Comunicación de Editorial Perfil. El referente del Movimiento Evita, y uno de los promotores de la Ley de Emergencia Alimentaria, respondió las preguntas de los alumnos de periodismo y habló del futuro de las organizaciones sociales, la CGT, del Papa y del espacio político de Alberto Fernández.

- ¿Cómo está viviendo esta campaña electoral?

- Es un momento muy particular, porque se juntó con el conflicto social en medio de una crisis económica muy grande. Nunca me imaginé que íbamos a estar debatiendo la emergencia alimentaria en medio de una campaña. Nosotros veníamos con este proyecto desde hace un año y medio. Hoy estamos desbordados, son muchos los compañeros y compañeras de la economía popular que trabajan en cooperativas, a quienes les cuesta conseguir los alimentos para sus familias.

- En vista del probable cambio de gestión, ¿Macri está haciendo la parte más difícil del ajuste? ¿Es comparable este contexto con el del 2003, cuando asumió Néstor Kirchner?

- Creo que Macri está pateando algunos problemas para adelante. El reperfilamiento de deuda no es más que decir “arréglense como puedan”, y ahí hay un problema grande. El Gobierno fingió demencia durante dos años diciendo que íbamos a poder pagar la deuda, aunque todos los analistas y economistas decían que no. El reperfilamiento es un default selectivo. Vamos a tener que sentarnos y ver cómo establecer un nuevo cronograma de pagos. Como dice Alberto, “somos un espacio político de pagadores seriales”: siempre terminamos pagando la deuda que dejan los gobiernos liberales a partir de las crisis que generaron.

- ¿Cómo imagina que van a ser los primeros días después del 10 de diciembre?

- Viene una tarea de reconstrucción ardua, y eso va a implicar mucho trabajo y diálogo. Las elecciones van a servir para frenar la caída, porque va a ser la primera vez que la sociedad argentina se encuentra en una salida institucional ante una crisis de esta magnitud. Las otras crisis terminaron diferente, con estallidos sociales o con adelantamiento de elecciones. Esta crisis, que es tan grande como la del 2001, encontró una salida institucional en democracia.

- ¿Está de acuerdo con la forma de reclamo de algunas organizaciones sociales?

- Desde el Movimiento Evita no opinamos sobre lo que hacen los otros movimientos sociales. Nosotros construimos la estrategia de unificar a la gran mayoría de las organizaciones sociales. Hay otros sectores que utilizan otras estrategias; quizás se pueda discutir o no el acampe en la 9 de Julio, pero lo cierto es que esa gente está pidiendo comida y trabajo.

- ¿Por qué el Movimiento Evita había sido antes crítico con el kirchnerismo?

- Nosotros fuimos muy críticos cuando el kirchnerismo se cerró en una estrategia parlamentaria, que implicaba cuestionar más al resto de los sectores de la oposición, que al oficialismo. Creíamos que había que construir nuevas mayorías, tuvimos un debate que no lo pudimos zanjar, y entonces decidimos hacer nuestro propio bloque. De hecho, participamos en las elecciones anteriores junto a Florencio Randazzo planteando eso justamente, queríamos juntar las partes, pero el kirchnerismo se negó y llevó adelante su estrategia de Unidad Ciudadana. Tras las derrotas del 2015 y 2017 todos los sectores hicieron una autocrítica.

-¿Cuál es su opinión sobre la expresión “vamos a volver más austeros y más transparentes”, que dijo Axel Kicillof?

- Es una visión común y compartida, ya que hemos logrado construir un acuerdo programático de que “a la corrupción, cero tolerancia”. Se hizo una lectura de lo que pasó. Para volver hay que ser mejores. Vamos a tener que establecer la transparencia como un eje de gobierno.

- ¿Debería incorporar la CGT a los movimientos sociales?

- Nuestra pelea es por una central sindical unificada. Nosotros cuando nació la CTEP peleamos por entrar a la CGT. Eso trajo discusiones y ahora la crisis social las dejó de lado, pero tenemos una alianza importante con la CGT y la CTA. Juan Carlos Schmid es uno de los que más ha planteado la necesidad de construir un movimiento de trabajadores de otro tipo que incorpore a los millones que son los trabajadores de la economía popular.

Leonardo Grosso en la Escuela de Comunicación

- Hace unos meses José María del Corral, Presidente de Scholas, dijo en este ciclo que el Papa había sido utilizado políticamente por el kirchnerismo. ¿Usted está de acuerdo con esos dichos?

- No creo que nadie use políticamente al Papa. Él es una persona muy inteligente que creo que no se deja usar, juega en otra liga, está peleando por la paz mundial, no está con la interna peronista de la Argentina. Es uno de los mejores en su cargo de toda la historia.

- Massa y algunos dirigentes hablan de sumar gente del macrismo. Uno de los que se menciona es el actual Presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó. ¿Podría integrar Monzó el Frente De Todos?

- Eso primero habría que preguntárselo a él. Yo en Monzó veo un gran dirigente político al que respeto mucho porque lo conozco de la Cámara, y la verdad es que siempre ha sido muy respetuoso de los acuerdos y los desacuerdos políticos e ideológicos. Es un hombre de matriz peronista y podría ser… Creo que el Frente De Todos es un espacio que se tiene que seguir ampliando, y esos debates se van a ir dando quizás después de las elecciones.

- ¿El macrismo tuvo políticas de aceptación de la diversidad, con respecto al colectivo LGTBI?

- Creo que en estos últimos cuatro años hubo un montón de retrocesos. Hubo muchos travesticidios, aumentaron los transfemicidios. Y eso no sale en ningún lado, es poca la cobertura que tiene. Hace una semana a dos pibes que estaban de la mano, en Mario Bravo y Córdoba, los agarraron siete pibes y los rompieron a piñas en la calle. Yo a veces tengo miedo de ir con mi marido por algunos lugares de la mano, y la verdad que eso es un bajón, pero el Estado no hace nada. Hay un nivel de violencia fuerte, y Larreta, que pinta todo de la bandera del arco iris y la marcha del orgullo en la Plaza de Mayo y paga para que cante Jimena Barón, cree que eso es una política de igualdad.

Por Pilar Passamonte y Azucena Avila.

(Alumnas de primer año de periodismo de la Escuela de Comunicación de Perfil)


Temas

Comentarios

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4959

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: María José Bonacifa | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Editorial Perfil S.A.