Despejado
Temperatura:
11º
Ciudad:
Buenos Aires
martes 21 de agosto de 2018 | Suscribite
POLITICA / juicio por enriquecimiento
sábado 11 agosto, 2018

José López declaró que fue usado como “chivo expiatorio” y descolocó incluso a su abogada

El ex secretario de Obras Públicas dijo que los US$ 9 millones que llevó al convento no eran de él sino de “varias personas de la política”. Aclaró que no daba detalles por temor.

por Patricia Blanco

Enjuiciado. López solo aceptó preguntas de su defensora, quien frenó el interrogatorio, y dijo que no respondería más. No dio precisiones sobre su nueva versión. Foto: cij

Llegó con el mismo saco marrón que lució en cada una de las audiencias de su juicio oral. Entró sonriente, mirando hacia donde estaban los periodistas  y se sentó ante los jueces del tribunal con ojos grandes y ganas de hablar. Sin embargo, su intervención sorprendió a todos, incluso a su propia defensora oficial a la que dejó literalmente descolocada cuando se negó a responder las preguntas que estratégicamente habían acordado.
Lo que dejó el relato de José López, en su nueva versión, sobre lo que sucedió en la madrugada del 14 de junio de 2016 fue más confusión, misterio y desconfianza.
Ahora, el ex secretario de Obras Públicas aseguró que fue forzado por tres hombres –a los que no identificó– a llevar unos US$ 9 millones al convento, que esa plata no le pertenecía y que solo fue un “chivo expiatorio, una maniobra distractiva”. “Ese dinero no me pertenecía, me usaron a mí para no quedar expuestos ellos”, dijo. Jamás explicó quiénes eran “ellos”, pero advirtió: “No lo sé, ni quiero saber”.
Sus declaraciones llegaron cuando entre el cuarto y el quinto piso del edificio de Comodoro Py 2002, el juez Claudio Bonadio y el fiscal Carlos Stornelli veían desfilar al ex ministro de Planificación Julio De Vido y a empresarios que hacían fila para “arrepentirse” por el escándalo de los Cuadernogate.
A López, sin embargo, le tocó el subsuelo, después de pedir no cruzarse con De Vido. El mismo había avisado que rompería el silencio. En tribunales se corrían apuestas para saber a quién acusaría. “¿Se arrepiente?”, preguntaban curiosos para ver si el ex funcionario se sumaba a la moda de Retiro. Nada de eso ocurrió. “De lo que sí me arrepiento es de no haber tenido la claridad y fortaleza para no haber resistido las presiones que recibí”, disparó.
Primero dijo que su nuevo relato era “la verdad”, aclarando que guardaría algunos silencios o evitaría “detalles y precisiones” para evitar poner “en riesgo la seguridad de mi familia y la mía propia”. Y, tras justificar su nivel de vida y asegurar que no tiene testaferros, afirmó que no se enriqueció de manera ilícita.
“Ese dinero no es mío. Cuando dije que es dinero de la política es porque así me lo indicaron. Era de personas vinculadas a la política de las cuales no puedo hablar. No es una, sino varias. Yo mismo no sé bien quiénes son todos, ni quiero saberlo”, aseguró. Según su versión, en junio de 2016, en un auto en el que viajaban varios miembros del Parlasur, como él, le comentaron que la Side los estaba siguiendo.
Tiempo después, alguien le habría encomendado “trasladar los bolsos al convento”. El dinero se lo habrían llevado esa misma noche e iban a retirarlo después del convento “para darle otro destino”.
Pero algo pasó. Llegó la policía y lo detuvieron. Para esa altura, los tres hombres ya no estaban. Cuando la defensora oficial Pamela Bisserier hizo las únicas preguntas que el acusado había avisado
que admitiría, la sala quedó congelada. Es que el propio López eligió no contestarlas, sembrando más misterio a su postura. La idea de una estrategia armada quedó descartada para todos los testigos. “No voy a contestar más preguntas”, la cortó. El TOF le ofreció custodia en el penal, pero también la rechazó. El martes volverá a tribunales para declarar por los cuadernos.

Pidió no cruzarse con su ex jefe
Julio De Vido fue su jefe durante toda la era kirchnerista, pero López pidió no cruzárselo en la alcaidía de tribunales cuando esta mañana llegaron para declarar. La anécdota fue la comidilla de Tribunales. También su comportamiento durante una declaración en donde muchos apostaban a que se vengaría después de pasar dos años tras la cárcel.
Es que el penal de Ezeiza se transformó en su hogar. Cuando uno de los jueces le preguntó cuál era su domicilio, dio la dirección del penal y el juez tuvo que aclararle que le preguntaba la dirección de donde vivía hasta que fue arrestado.
Tal como había contado PERFIL en junio de 2017, López contó que en el penal se dedica a hacer bolsas. Y contó que por esa tarea recibe en mano un sueldo de $ 4.900, que sirve para comprar alimento y artículos de limpieza. “No tengo ningún otro ahorro porque han sido embargados todos mis bienes”, añadió.
El ex secretario de Obras Publicas aprovechó además para disparar contra Fernanda Herrera, la “abogada hot” que lo había representado apenas cayó preso.


Temas

Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4363

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.