martes 28 de septiembre de 2021
ACTUALIDAD Conflicto territorial
03-09-2021 01:58
03-09-2021 01:58

Disputa con Chile: Argentina ofreció ayuda al país vecino para demarcar su plataforma

En 2016, cuando la ONU aprobó la extensión del dominio argentino, Buenos Aires puso su know how a disposición de Santiago en una bilateral y sus representantes aceptaron la oferta.

03-09-2021 01:58

El Gobierno nacional prepara su queja formal ante Chile y los organismos competentes por avanzar sobre los límites de su plataforma continental, acorde al decreto publicado en su Diario Oficial hace exactamente una semana con el que el país vecino proyecta sus dominios más allá del meridiano bisagra de los 67º 16´ 0. Argentina alega que no solo no hubo una oposición formal a lo largo de todo el proceso de demarcación ante Naciones Unidas sino que incluso existió cooperación técnica entre Buenos Aires y Santiago a lo largo de los últimos años.

Quizás el ejemplo más palpable se evidencia en la reunión del 16 de diciembre de 2016, en Buenos Aires, de los gabinetes de los entonces presidentes Mauricio Macri y Michelle Bachelet, con el objetivo de “seguir fortaleciendo los lazos de amistad que unen a ambos países, así como de promover la profundización del proceso de integración y cooperación que se viene desarrollando en el marco del Tratado de Maipú de Integración y Cooperación del año 2009 y del Tratado de Paz y Amistad del año 1984, pilares de la relación bilateral”.

Entre los tantos puntos que se abordaron en aquel encuentro, el número VIII de este tipo, hubo un apartado específico dedicado a la “Cooperación en materia de demarcación del límite exterior de plataforma continental”. En la declaración final del intercambio se lee que “Argentina mantiene el compromiso de poner a disposición de Chile la experiencia obtenida en el proceso de presentación de su informe ante la Comisión de Límites de la Plataforma Continental, tanto en los aspectos científicos como jurídicos y Chile agradece el ofrecimiento.”

Entre 2017 y 2018, los gobiernos de Bachelet y Piñera solicitaron hasta tres reuniones en las que se les explicó cómo se había demarcado la plataforma

Esto indica que Chile no solo estaba al corriente de la demarcación argentina, la misma que ahora viola, sino que hasta correspondió al ofrecimiento de Buenos Aires de compartir su experiencia metodológica en el trabajo realizado que arrancó en 1997 y se extendió por los siguientes 19 años. Ese mismo año del encuentro de los gabinetes, la Comisión de Límites de la Plataforma Continental Argentina había convalidado finalmente el pedido del país de sumar 1,7 millones de kilómetros cuadrados, tomando como margen el meridiano en cuestión.

En base a esta propuesta de la Argentina y a lo largo de los siguientes dos años, entre 2017 y 2018, las administraciones de Bachelet y Piñera solicitaron hasta tres reuniones de trabajo en las que la Argentina les explicó de qué modo se había llevado a cabo la delimitación de la plataforma de este lado de la frontera. Lo que prueba que hubo una efectiva cooperación técnica en la materia que no se condice con el tajante rechazo que el país vecino alega haber manifestado de forma recurrente en 2016 y otra vez en 2020, ante Naciones Unidas.

Felipe Solá daniel filmus g_20210804
Felipe Solá apuntó a Chile y dijo que es inaceptable su postura sobre la plataforma marítima.

En un mensaje subido ayer a las redes sociales, el canciller trasandino Andrés Allamand expresó que en La Moneda consideran “inoficioso entrar en un mayor debate público” con la Argentina, luego de cinco días de cruzar mensajes a través de los medios. Y subrayó que su país había notificado de estos cambios en la Carta Náutica 8: “Es importante dejar en claro que las autoridades argentinas fueron debidamente informadas en forma preliminar de la actualización y su implicancia para la medialuna”.

Desde la Cancillería, en cambio, insisten en que no hubo señales que pudieran dar cuenta de esta movida del gobierno chileno. De hecho, solo unos días antes de la publicación del polémico decreto, el viernes 27 de agosto –aunque tiene firma del 23- Allamand había coincidido en un evento social con el embajador argentino de aquel lado de la Cordillera, Rafael Bielsa. Y aunque cruzaron saludos y algunas palabras, nunca se deslizó ni se puso en sobre aviso respecto de esta movida a la diplomacia argentina, si de tratar de aplacar el conflicto se trataba.

Días antes del decreto, el canciller chileno coincidió con el embajador Bielsa en un evento y no lo notificó, ni informalmente, sobre lo que se venía

En el comunicado de respuesta a Chile al día siguiente de conocerse el documento y en palabras que el canciller Felipe Solá ensayó luego frente a la comisión de Relaciones Exteriores del Senado, lo que expresa dicho decreto es una “vocación expansiva que la Argentina rechaza”. “La aspiración que ahora Chile manifiesta extemporáneamente contradice la letra y el espíritu del Tratado de Paz y Amistad de 1984”, remarcó Solá, aunque dejó una puerta abierta a negociar con los vecinos. “Debemos negociar”, concluyó también ayer Allamand, en el mismo mensaje. No está claro cómo ni cuándo porque, de momento, no hubo contactos diplomáticos oficializados, al menos.

Mientras tanto, la Cancillería ultima la queja formal que dirigirá a La Moneda a través de sus canales diplomáticos. Y lo mismo hará ante los organismos internacionales que entienden en este conflicto. En simultáneo, ya circula el proyecto de declaración del Senado que rechaza esta medida dispuesta por Santiago y que lleva el consenso de todos los sectores bajo el mismo precepto de Estado que reguló todo el trabajo en torno a la plataforma desde 1997. Se prevé que lo aprueben en la próxima sesión.

MB / ED