sábado 08 de mayo de 2021
ACTUALIDAD Educación sin rebrote
19-08-2020 20:06

Coronavirus: cómo hizo Dinamarca para reabrir las escuelas

Museos, bancos, bibliotecas y hoteles se transformaron en aulas. En los recreos, con turnos, sólo se juega de a tres; en el secundario, profesor y alumnos utilizan micrófonos inalámbricos.

19-08-2020 20:06

Dinamarca fue el primer país de Europa en retomar el ritmo normal de clases, con maestros y alumnos cara a cara en un aula, durante 30 horas semanales en medio de la pandemia coronavirus. Primero fueron los chicos del nivel primario y los jardines de infantes, el 15 de abril. El 18 de mayo, los estudiantes secundarios, y el 27 de mayo los niveles superiores. Todo fue pautado y planes y protocolos se siguieron a rajatabla. ¿En qué consistían?

Todas las comunidades se prepararon para este momento. Es decir: la educación les importó a todos y todos colaboraron desde su lugar. Museos, centros culturales, bibliotecas, hoteles y bancos se convirtieron en aulas de clase. El Ministerio de Salud inauguró una línea directa para consultas escolares de 9 a 14 horas. Durante el horario escolar (de 8 a 13:30), las plazas públicas, por ejemplo, no podían ni pueden ser utilizadas por los adultos. A ellos tampoco se les permite presentarse en las instituciones escolares de sus hijos, por cuestiones sanitarias, obviamente. Y los chicos ingresan por varias puertas de acceso, no amontonados por una única entrada.

Las autoridades reagruparon los cursos dividiéndolos en microunidades de no más de diez chicos, con un solo docente a cargo, que tiene el doble de tareas. Funcionan como burbujas, con recreos en diferentes horarios para que los chicos no se crucen en los patios. Este espacio, si es posible al aire libre, se fraccionó en sectores asignados para cada grupo. En los momentos de recreación sólo pueden jugar de a tres y sin tocarse entre ellos; y siempre son los mismos tres. La mancha está prohibida, pero sí pueden jugar al “fútbol sanitario”, untándose las manos con alcohol y tratando de sólo patear la pelota. Las chicas prefieren jugar a las escondidas.

Los adultos que trabajan en la escuela, pero fuera del aula, deben higienizarse las manos como mínimo cada 90 minutos

Antes y después de cada recreo, de ir a kioskos y comedores y, desde luego, al ir al baño, todos se lavan las manos. La niña del video que acompaña esta nota cuenta que se lava las manos seis veces mientras está en la escuela. “Los chicos volvieron a clase con mucha conciencia sobre lo que es el virus, preocupados, pero tratamos de darles actividades para que no se preocupen. Pero sí se preocupan! Para ellos lo peor fue estar separados de sus amigos, no poder abrazarse; por eso, al volver les enseñamos a abrazarse a sí mismos”, cuenta la maestra Camilla Hogstad a BBC, y el video lo muestra. 

En el nivel secundario, algunas instituciones instalaron escritorios espaciados en los patios de gimnasia y profesores y alumnos participan de la clase utilizando micrófono inhalámbrico personal, brindados por la institución. Algunos exámenes se cancelaron para compensar el estrés de la situación.

Suiza podría superar la crisis de Covid-19 mejor que otros países europeos

 “No vimos un crecimiento de la epidemia ni de las admisiones en hospitales por el regreso a clases. En realidad nadie puede responder por qué sucede realmente, pero es así. Mi opinión personal es que, aun cuando un chico se infecta, no esparce la infección  significativamente", opinó el virólogo Allan Thomsen. A su vez, el Ministro de Relaciones Exteriores, Jeppe Kofod, asegura que “durante la pandemia sólo avanzamos a una fase más avanzada si era seguro hacerlo y recomendamos a la población que no utilizara barbijos”.

A pesar de tantos cuidados, la primera semana de mayo saltó una alarma: las autoridades detectaron algunos casos de contagios en adolescentes. Sin embargo, suspiraron aliviados al comprobar que se trataba de jóvenes de 13 a 19 años, los que aún no habían retomado las clases. De todos modos, las autoridades sanitarias dijeron en paralelo que habia variado el sistema de testeos y que eso podía influir en la aparición de nuevos “brotes” o al  menos focos que habían pasado inadvertidos.

Recreos en cuadrados: así volvieron los chicos a clases en Francia

 A fines de julio y principios de agosto, la ciudad de Aarhus también informó algunos contagios. Sin embargo, las medidas solamente fueron a nivel local, ya que con el correr de los meses, el distanciamiento físico obligatorio de dos metros entre chicos, se redujo a un metro.

Dinamarca tiene una gran cantidad de padres que trabajan, por eso la reapertura escolar fue una prioridad también económica. La decisión la tomaron el estado y el Parlamento porque consideraron que las clases a distancia aumentaban las diferencias en el acceso a la eduación.

Hasta la fecha, Dinamarca tuvo 16.332 casos acumulados de COVID-19 y solamente 621 fallecidos. Las multas por incumplir una fase siguen vigentes hasta el 1 de septiembre y ascienden hasta un monto de US$ 1592.

CP

En esta Nota