sábado 12 de junio de 2021
BLOOMBERG
28-07-2020 20:30

Europa todavía no escapó a la segunda ola de coronavirus

El cansancio del confinamiento, el verano y la necesidad de reunirse con otros no deben confundir: todavía no se derrotó al coronavirus. El verano será largo y el próximo invierno seguramente duro. Los gobiernos más prudentes piden optimismo y cautela.

28-07-2020 20:30

El rescate para el covid-19 de la semana pasada por 750.000 millones de euros (US$877.000 millones) marcó un punto alto en el plan de la Unión Europea para hacer frente a las consecuencias económicas del virus. Pero un nuevo brote de infecciones en el continente es un sombrío recordatorio de la amenaza epidemiológica más inmediata. Si bien aún no es una segunda ola, es una prueba seria de las estrategias gubernamentales destinadas a evitarla.

Los casos están aumentando en toda la región al ritmo más rápido desde que se levantaron las medidas de confinamiento, aunque en general las infecciones siguen siendo mucho más bajas que el pico del brote de abril. En España, los nuevos casos diarios llegaron a casi 1.000 la semana pasada, liderados por picos locales en áreas como Aragón y Cataluña, donde los clubes nocturnos ahora están siendo cerrados y se aplica toques de queda a los bares. En Bélgica, un aumento de las infecciones ha obligado al gobierno a implementar medidas de distanciamiento social más estrictas, como limitar las interacciones cara a cara.

Esto no debería ser una sorpresa, dada la compensación epidemiológica de la flexibilización de los confinamientos. Las personas se mueven más a medida que se reducen las restricciones para quedarse en casa, naturalmente, y esto siempre le daría al coronavirus más oportunidades de mezclarse.

Incluso si las oficinas y el transporte público siguen cerrados, las calles europeas están llenas de compradores, comensales y bebedores. Los datos de movilidad de Google indican que el tráfico humano casi ha vuelto a los niveles previos al virus en regiones como París, Madrid y la Lombardía de Italia.

Las estimaciones de la tasa de reproducción del virus de los economistas de Bank of America sugieren que ha aumentado a alrededor de 1 en países como el Reino Unido, Francia, Italia, España y Bélgica, lo que significa que una persona infectada lo transmitirá a más de una persona en promedio.

Hasta ahora, el estado de alerta de las autoridades públicas ha sido alentador. Si bien uno podría preguntarse si los clubes nocturnos en Cataluña deberían haber reabierto, difícilmente se podría acusar a los gobiernos en general de sonambulismo en una nueva crisis de salud pública.

Las nuevas restricciones generalizadas en España y Bélgica son preocupantes, pero los “confinamientos inteligentes” más pequeños también han sido efectivos en ciudades y regiones de Alemania, el Reino Unido e Italia. Eso es un testimonio de la mejora en las herramientas de monitoreo de virus desde el pico del brote, como mi colega Ferdinando Giugliano ha escrito. Y el uso de máscaras faciales, inicialmente desalentadas en muchos países, ahora está siendo implementado sabiamente por los formuladores de políticas.

Menos tranquilizadoras son las señales de fatiga del distanciamiento social, particularmente entre las personas jóvenes.

Las estadísticas de España muestran que las personas entre 20 y 30 años son una fuente clave de nuevas infecciones, ya que el clima cálido, las vacaciones y la reapertura de bares y restaurantes hacen creer que los peligros de transmisión parezcan menos urgentes.

Si bien los jóvenes son mucho menos susceptibles a las peores manifestaciones del covid-19, los gobiernos tienen razón en preocuparse por su capacidad para propagarlo. El ministro de Salud francés, Olivier Veran, imploró esta semana a los jóvenes “estar más atentos”, advirtiendo que los bares en Francia podrían cerrarse una vez más.

Con los gobiernos naturalmente reacios a cerrar sus economías nuevamente, la capacidad de Europa para evitar una nueva espiral de infecciones y confinamientos depende en gran medida de las pruebas y el seguimiento de los recursos para controlar las cadenas de transmisión. Mucho ha mejorado en este departamento: Francia, España e Italia están realizando pruebas tan ampliamente que solo 1% de las pruebas arrojan un resultado positivo. Pero hay lagunas. Las aplicaciones de seguimiento de contactos han sido un fracaso, ya que sufren retrasos y poca aceptación. Y los laboratorios de pruebas sufren cuellos de botella, ya que la demanda excede la oferta, lo que significa que la entrega de resultados es lenta.

Esta “nueva normalidad” de tener que responder al virus a diario nunca fue fácil, y hasta que se encuentre una vacuna o un tratamiento, creará gran incertidumbre para los sectores empresariales como el ocio y turismo. En España, el flujo esperado de turistas del extranjero se reducirá después de que el Reino Unido y Noruega impusieran nuevas medidas de cuarentena a las personas que regresan del país. No todos los países han seguido el ejemplo, Francia, por ejemplo, solo desalienta los viajes a Cataluña, pero el riesgo de una respuesta en toda la UE está siempre presente.

En general, si bien hay razones para un optimismo cauteloso, Europa no ha escapado definitivamente de la amenaza de una segunda ola. Será un verano largo y quizás un invierno aún más duro.