domingo 14 de agosto de 2022
ACTUALIDAD L´ OSSERVATORE ROMANO

El Papa llamó a "responder a la emergencia climática" y a prepararnos para asistir a los afectados

Además, Francisco negó los rumores de que esté enfermo de cáncer. En cambio reiteró su deseo de viajar a Rusia y Ucrania lo antes posible, quizás en septiembre.

15-07-2022 15:25

El Papa Francisco hizo un fuerte llamamiento a “disminuir las emisiones para responder a la emergencia climática”. Esta reiterada apelación del Santo Padre que responde a la obligación moral de proteger la casa común encabeza esta edición del periódico vaticano. Las palabras del Papa Francisco están contenidas en un mensaje enviado a los participantes al congreso promovido por la Pontificia Academia de las ciencias sobre «Resilience of People and Ecosystems under Climate Stress», que se celebró el miércoles 13 y jueves 14 de julio en la Casina Pío IV.

El Papa Bergoglio también llamó a “asistir y preparar a las personas para adaptarse a un progresivo empeoramiento de los cambios del clima”.  En otro párrafo del discurso que se incluye en forma completa en la primera página de esta edición, el Papa Francisco expreso que “ha aprobado recientemente que la Santa Sede, en nombre y por cuenta del Estado de la Ciudad del Vaticano, acceda a la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio climático y el Acuerdo de París, con la esperanza de que "mientras la humanidad del período post-industrial quizás sea recordada como una de las más irresponsables de la historia, es de esperar que la humanidad de comienzos del siglo XXI pueda ser recordada por haber asumido con generosidad sus graves responsabilidades" (Laudato si’, n. 165).

Al finalizar el tradicional Ángelus dominical, desde la ventana del estudio privado del palacio apostólico vaticano, el Sumo Pontífice expresó a la multitud reunida en la plaza San Pedro “Me uno al dolor del pueblo de Sri Lanka, que sigue padeciendo los efectos de la inestabilidad política y económica. Junto con los obispos del país, renuevo mi llamamiento a la paz, y pido a las autoridades que no ignoren el clamor de los pobres y las necesidades de la gente. Deseo dirigir un pensamiento especial al pueblo de Libia, especialmente a los jóvenes y a todos los que sufren a causa de los graves problemas sociales y económicos del país. Exhorto a todos a buscar de nuevo soluciones convincentes, con la ayuda de la comunidad internacional, a través del diálogo constructivo y la reconciliación nacional. Y renuevo mi cercanía al pueblo ucraniano, atormentado a diario por brutales ataques cuyas consecuencias paga la gente común. Rezo por todas las familias, especialmente por las víctimas, los heridos, los enfermos; rezo por los ancianos y los niños. ¡Que Dios muestre el camino para poner fin a esta guerra absurda!"

 

Francisco negó la supuesta intención de dimitir

Se dieron a conocer en esta semana dos entrevistas que el Papa Francisco ofreció a dos medios periodísticos. Ambas se publican en forma completa con este ejemplar. En la primera de ellas, con la agencia Reuters, el Papa Bergoglio niega que tenga intención de dimitir («Nunca se me ha pasado por la cabeza. No por el momento»), niega los rumores de que esté enfermo de cáncer. En cambio, reiteró su deseo de viajar a Rusia y Ucrania lo antes posible, quizás en septiembre. También dice que respeta la sentencia del Tribunal Supremo de Estados Unidos sobre la interrupción del embarazo y reitera su enérgica condena del aborto.

Pero cuando se le preguntó cuándo podría ocurrir, respondió: "No lo sabemos. Dios lo dirá", en palabras similares a las utilizadas el viernes 1 de julio en una entrevista con la agencia de noticias Télam. Al hablar de sus problemas de rodilla, Francisco se refirió al aplazamiento de su viaje a África y a la necesidad de terapia y descanso. Afirmó que la decisión de aplazamiento le causó "mucho sufrimiento", especialmente porque quería promover la paz tanto en la República Democrática del Congo como en Sudán del Sur.

"El médico —añadió el Papa— dijo que no lo hiciera porque no era capaz. Haré el de Canadá porque el médico me ha dicho que con 20 días más puedo recuperarme". El Papa, señaló el entrevistador, utilizó un bastón para entrar en la sala de recepción de la planta baja de la Casa Santa Marta. Y a continuación dio detalles sobre el estado de su rodilla, diciendo que sufrió "una pequeña fractura" al dar un paso en falso mientras un ligamento estaba inflamado. "Estoy bien, voy mejorando poco a poco", añadió, explicando que la fractura se está curando, ayudada por la terapia con láser y con imanes.

Ni Argentina ni el Vaticano: el Papa confesó dónde viviría si se retirara

"Ahora —añadió el Papa— tengo que empezar a moverme para no perder los músculos. Está mejorando, está mejorando". Francisco desmintió después los rumores de que se le había diagnosticado un cáncer hace un año, cuando se sometió a una operación de seis horas para extirpar una sección del colon debido a una diverticulitis, una enfermedad común en las personas mayores. "La operación fue un gran éxito", dijo el Papa, añadiendo con una sonrisa en el rostro que "no me dijeron nada" sobre el supuesto cáncer, que descartó como "chismes de la corte".

También dijo a Reuters que no quería operarse de la rodilla porque la anestesia general de la operación del año pasado había tenido efectos secundarios negativos- A continuación, la entrevista abordó cuestiones internacionales. Al hablar de la situación en Ucrania, Francisco señaló que había habido contactos entre el secretario de Estado, Pietro Parolin, y el ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serge Lavrov, sobre un posible viaje a Moscú. Las señales iniciales no eran buenas. Se habló de este posible viaje por primera vez hace varios meses, dijo el Papa, explicando que Moscú respondió que no era el momento adecuado. Sin embargo, insinuó que algo podría haber cambiado ahora. "Me gustaría ir a Ucrania, y primero quería ir a Moscú. Intercambiamos mensajes al respecto, porque pensé que si el presidente ruso me concede una pequeña ventana para servir a la causa de la paz.... Y ahora es posible que, tras mi regreso de Canadá, pueda ir a Ucrania. Lo primero es ir a Rusia para intentar ayudar de alguna manera, pero me gustaría ir a las dos capitales». Refiriéndose a Moscú, Francisco habló de un «diálogo muy abierto, muy cordial", "la puerta está abierta".

En la segunda entrevista, ofrecida a las periodistas mexicanas María Antonieta Collins y Valentina Alazraki para el canal streaming Vi de Televisa Univisión, el Papa reiteró que “Realmente en este momento no siento que el Señor me lo pida —dijo el Papa — cuando sienta que me lo pide, sí". En este sentido reveló que, respondiendo a una pregunta sobre la posibilidad de tener normas relativas a la figura del Papa emérito, Francisco observó que "la misma historia va a obligar a regularizar más", "la primera experiencia salió bastante bien", porque Benedicto XVI "es un hombre santo y discreto". Pero para el futuro "conviene delimitar más las cosas y explicitar mejor las cosas".

Por tanto, a propósito de una eventual renuncia suya, respondió que no iría a Argentina: "soy obispo de Roma. Soy el obispo emérito de Roma. En ese caso...". Y sobre la posibilidad de que en tal caso fuera a San Juan de Letrán, responde que "podría ser". El Papa recordó que, antes del Cónclave, ya había preparado su retiro como arzobispo emérito de Buenos Aires. Para él, comentó, habría sido fundamental "confesar ahí a los enfermos". Este habría sido su "apostolado", su "trabajo". Estar "al servicio de la gente donde se pueda –dijo- es lo que he pensado en Buenos Aires". Un proyecto, añadió, que le gustaría también ahora si sobreviviera a una eventual renuncia.

En esta Nota