domingo 07 de agosto de 2022
ACTUALIDAD Una rareza

Hallaron en Venezuela una especie de lagarto que parece un cocodrilo; sólo hay un ejemplar

Un equipo internacional de científicos describió un nuevo género y especie de lagarto, Kataphraktosaurus ungerhamiltoni , del cual sólo encontraron un único ejemplar en la selva amazónica de Venezuela.

05-10-2021 18:18

Un grupo de científicos describió un nuevo género de lagarto de la familia Gymnophthalmidae, que incluye una única especie, Kataphraktosaurus ungerhamiltoni.

Este nuevo logro científico se logró gracias a la combinación de información genética y morfológica de la especie, de la cual, hasta ahora sólo se halló un único ejemplar en la selva venezolana del Amazonas. La comunidad internacional puede encontrar los detalles de este hallazgo en la revista Zootaxa.  

El  “Gymnophtalmidae es una familia muy diversa de lagartos neotropicales, cuya riqueza de especies es aún desconocida. En la actualidad, incluye 267 especies pertenecientes a 52 géneros, pero gracias al muestreo y estudio morfológico de estas, combinado con el análisis de datos moleculares, se están descubriendo cada vez más miembros de este grupo”, explicó Ignacio de la Riva, investigador del Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN-CSIC), centro que pertenece al Consejo Superior de Investigaciones Científicas de España y que funciona en Madrid. 

“En nuestro caso, hicimos un análisis filogenético estudiando la morfología de un único espécimen hallado en la selva amazónica de la Serranía del Cuao”, puntualiza el investigador. La Serranía del Cuao es un lugar inaccesible para el común de la gente, a 1.200 metros de altura, al este del Río Orinoco, en la Guayana de Venezuela. 

Un lagarto que parece cocodrilo

Esta nueva especie hallada es un lagarto, pero tiene características propias de un cocodrilo, como las escamas y las placas que presenta en la piel. Estas similitudes se deben a que el Kataphraktosaurus ungerhamiltoni pertenece a la subfamilia Cercosaurinae, un grupo de lagartos que se ha adaptado a vivir en el agua o puede llevar una vida semiacuática. “El hecho de que solo hayamos podido observar un ejemplar de la especie es indicativo de la rareza o del sigiloso modo de vida de estos animales”, puntualiza Ignacio de la Riva, especialista español en taxonomía quien, en 2018 descubrió y describió en Bolivia la única rana de Sehuencas (Telmatobius yuracare) que sobrevive en el siglo XXI. 

Y agrega: “ese modo de vida tan sigiloso nos impide, por el momento, tener en cuenta la variación morfológica entre los individuos”, señala de la Riva, a quien la prensa española bautizó coloquialmente “el señor de los anfibios”.

El nuevo lagarto del Amazonas tiene rasgos únicos: escamas dorsales de distinto tamaño y disposición; escamas cefálicas grandes y simétricas; una cola comprimida; garras en todos los dedos, entre otras características.

 “Como aún carecemos de datos sobre su ecología, el estado poblacional y sus amenazas, hemos clasificado a la especie como 'Datos insuficientes' (DD) dentro de las categorías de amenaza de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

“Hay que seguir investigando para desvelar la biología de este misterioso animal y la diversidad que esconde este interesante grupo de reptiles”, propone el investigador español.

MM CP