domingo 03 de julio de 2022
ACTUALIDAD pandemia

Un médico que atiende a pacientes con Covid-19 afirma que el plasma "frena la enfermedad"

Javier Melis, Subdirector del Hospital de Trauma de Malvinas Argentinas, explicó que ven evolución favorable en el 80% de los casos a los que aplicaron el tratamiento. En qué consiste.

24-06-2020 19:44

A la espera de una vacuna para el COVID-19, el tratamiento con plasma de pacientes recuperados de coronavirus aplicado a pacientes graves es, al día de hoy, una herramienta que resultó efectiva en algunos casos para lograr evoluciones favorables.

En el partido bonaerense de Malvinas Argentinas se dio el primer caso de un paciente que se recuperó luego de 40 días de internación, y fue dado de alta tras recibir ese tratamiento. De los veinte pacientes de ese municipio en estado de gravedad que recibieron plasma de convalecientes, ocho ya fueron dados de alta, y los resultados de mejora después del tratamiento se vieron en un 80% de los casos.

Javier Melis, Médico terapista (MP 58477) y Subdirector del Hospital de Trauma Federico Abete de Malvinas Argentinas, dialogó con PERFIL sobre el seguimiento y la evolución de los enfermos de coronavirus tratados con plasma de recuperados, e insistió en la importancia de que los pacientes convalecientes puedan donarlo. En los tratamientos observados, dijo, "se generó un freno a la enfermedad, y desde ahí empiezan a evolucionar favorablemente".

El plasma es la parte líquida de la sangre que, cuando tiene anticuerpos de un recuperado, puede ayudar a otro a crear anticuerpos para la enfermedad. Melis explicó que, cuando se aplica a un paciente el plasma de un recuperado, se transfunde los anticuerpos que generó esa otra persona frente a la enfermedad, lo que se conoce como “inmunización pasiva”.

“Hoy es la única herramienta que tenemos para los pacientes graves. Es muy importante la difusión de la donación de quienes padecieron la enfermedad, y que la gente tome conciencia y puedan donar para poder utilizarlo”, agregó el Subdirector del Hospital de Traumas.

Insaurralde fue dado de alta: "Aguante la salud pública"

—¿Cómo fueron los tratamientos con plasma que realizaron hasta el momento en el hospital de Malvinas Argentinas?

—Hemos pasado plasma a 20 pacientes, su evolución fue favorable, y hemos tenido muy buenos resultados en pacientes graves. El plasma no se le pasa a todos los pacientes, sino a los que tienen sintomatologías graves. La evolución de los que recibieron el tratamiento fue buena, e incluso acortó el tiempo de estadía en las terapias intensivas, que es muy importante en este momento donde las camas de terapia intensiva son de gran utilidad.

—¿Cuántos pacientes fueron dados de alta?

De los 20 pacientes, ocho han sido de alta. De los que siguen internados, algunos están en terapia y otros en clínica médica, pero los que estaban en terapia intensiva fueron pasando a salas de menor complejidad más rápidamente.

Según explica el Ministerio de Salud, el procedimiento de donación se realiza con un equipo de plasmaféresis que solo extrae unos mililitros de plasma sin ningún otro componente como glóbulos rojos, ni glóbulos blancos, ni plaquetas. Estos componentes de la sangre se devuelven luego al paciente, sin el plasma.

Pueden ser donantes los pacientes recuperados de COVID-19 una vez pasados los 14 días de su recuperación, y los requisitos son los mismos que para quienes donan sangre, luego de un examen clínico y la confirmación de pruebas negativas de coronavirus. De acuerdo a los datos de la cartera de Salud, al día de hoy son 13.816 los casos recuperados en el país.

coronavirus
El plasma de pacientes convalecientes puede ayudar a pacientes de gravedad a recuperarse del COVID-19.

—¿Cómo evolucionan los pacientes una vez que se aplica el tratamiento?

—Lo que vimos que pasó con el plasma es que se generó un freno a la enfermedad, y que desde ahí empiezan a evolucionar favorablemente. De los veinte pacientes, vimos esta evolución en un 80% de los casos, con edades promedio entre 45 y 50 años, que estaban en un estado grave. No es una cura definitiva ni una vacuna, sino una herramienta para poder disminuir la mortalidad.

—Una vez que el paciente recibe el tratamiento, ¿cuándo se ven las primeras mejoras?

—Vemos un cambio significativo en el paciente en 24 y 48 horas. Vemos que clínicamente mejora su oxigenación, disminuye los niveles de oxígeno que necesita, y en los valores de laboratorio también vemos mejoras en los parámetros que se miden todos los días. Nosotros hablamos mucho con los pacientes sobre cómo se sienten, y en general cuando el plasma se aplica de noche, ellos refieren a la mañana que ya se sienten más aliviados. Eso concuerda en cómo se sienten tanto los que están con respirador en terapia intensiva, como los que no están con respirador.

—¿Se aplica solo una vez?

—Sí, se aplica una vez, con posibilidad de aplicarlo una vez más a las 48 horas, pero generalmente se hace una sola vez. Aunque el protocolo establece que puede hacerse dos veces, lo mejor es hacer una sola aplicación. Una unidad de plasma son 200 mililitros cada 70 kilogramos de peso del paciente. Si la persona pesa más de 70 kilos, se aplican dos unidades, que son 400 mililitros.

Axel Kicillof: "En la cuarentena llenamos de camas las terapias intensivas, no estuvimos tuiteando"

—¿Qué expectativas hay a futuro con este tratamiento?

—La expectativa es que sea favorable como vimos hasta ahora. A futuro seguramente se genere una vacuna y dejemos de hablar del plasma de convalecientes, pero hoy es la única herramienta que tenemos para los pacientes graves. Es muy importante la difusión de la donación de quienes padecieron la enfermedad, y que la gente tome conciencia y puedan donar para poder utilizarlo.

Julio Fabián, el primer caso. El hombre de 59 años, oriundo de Grand Bourg, es el primer paciente recuperado luego de recibir el tratamiento. Tras 40 días en estado crítico, los médicos le administraron plasma de convalecientes y a las 48 horas comenzó a mostrar mejoras. “Ingresó con una insuficiencia respiratoria bastante importante de inicio” contó Melis.

“Se le dio un tratamiento con antibióticos, evolucionó desfavorablemente y estuvo con respirador. Después de la transfusión de plasma tuvo una evolución favorable, y días después fue dado de alta”, explicó. Su hijo, Carlos Arapa, también recibió el tratamiento y se recuperó. 

coronavirus
Julio Fabián junto a su hijo. Estuvo en estado crítico y fue dado de alta días después del tratamiento con plasma.

Desde Malvinas Argentinas, además, impulsan un proyecto de ley presentado por Luis Vivona, senador bonaerense del Frente de Todos, para visibilizar el tratamiento, incrementar la investigación y lograr que todos los recuperados de coronavirus donen su plasma. Ya obtuvo la aprobación en el Senado bonaerense y el apoyo de la Legislatura porteña, la Cámara de Diputados de la Nación, y de varios municipios del Área Metropolitana de Buenos Aires.

A.G. C. P.