miércoles 12 de mayo de 2021
ACTUALIDAD Astroturismo
13-04-2021 19:20

Los cielos de Argentina en pantallas 5D: función especial

Para festejar el Día Mundial de la Astronomía o en cualquier otra noche del año, claro, Argentina ofrece varias pantallas de 360º con proyecciones 5D en tiempo real: los cerros Champaquí y Uritorco, el Valle de Merlo y la inmensidad de las estrellas pampeanas.

13-04-2021 19:20

Si durante la pandemia 2020 la madre naturaleza nos regaló un paisaje zoológico urbano sin precedentes, la versión 2021 del coronavirus vendrá con un cielo más diáfano. 
Y el momento de alzar la vista y entregarse a tanto hechizo podría ser el 13 de abril, el Día Mundial de la Astronomía, o cualquier otra noche, claro, porque el universo se rige por su propio calendario.
Sin salir de la Argentina, nuestro país nos regala –como mínimo- tres pantallas de 360º para “encender o apagar” a voluntad: Córdoba, San Luis y Buenos Aires, tres fantásticas salas 5D, en tiempo real
En esa paleta del índigo en el que se pierden los morados del crepúsculo, ingresamos casi sin darnos cuenta al túnel sin fronteras de la noche. Allí, en la oscuridad, están las respuestas que una vida entera no nos bastaría para encontrar: el origen del cosmos, la magia del cielo, el misterio de Dios, el dilema de la vida extraterrestre.

 

Techo cordobés

 

En las Sierras de los Comechingones, entre los Valles de Calamuchita al Este y de Traslasierra al Oeste, el Cerro Champaquí esgrime sus 2790 metros de altura para erigirse como “el techo de Córdoba”, es decir, el pico más alto de la provincia. Como si eso no fuera todo, también puja para ingresar al cuadro de honor de las mejores alturas argentinas para tener una “vivencia del astroturismo”.
De hecho, cuando el sol ya se empieza a sentir, basta acercarse hasta Yacanto de Calamuchita, subir a una 4x4 y trasladarse al cerro Linderos. Allí, un guía especializado en astroturismo recibe a todos con una charla técnica antes de emprender una caminata de 2,5 km hasta la cumbre del Champaquí. Aquí, tendrá toda una tarde para contemplar el atardecer, aclimatarse y prepararse para la hora en que abre el telón: enjambres de luces, constelaciones, pasos fugaces y un mapamundi astral que la ayuda del guía favorecerá a desentrañar. Luego, de un descanso, al día siguiente, se regresa a Yacanto. 

Pero si la mera observación del firmamento le sabe a poco, sólo hay que pedir adrenalina para tenerla. Un pack de kayak nocturno, trekking y desde luego observación astral puede arrancar una tarde en el Dique José de La Quintana, en Boca del Río. Cuatro kilómetros en kayak hasta el paredón del dique y, luego, un trekking de 2 km hacia la naciente del río Los Molinos le harán repensar seriamente su vaga idea del astroturismo como paseo sedentario.
Relájese, allí estárán listos los telescopios, con los guías especializados en sus marcas, y los relatos míticos sobre las bellezas del cosmos deshilvanarán historias incomprobables hasta que arda el fogón, se apague la música en vivo y la cena a luz de la luna llegue a su fin. 
No, pero no crea que se irá a dormir. ¿No quería adrenalina? Tras ocho horas de actividad imparable, a las 2 de la madrugada regresará a los botes. Y a remar hasta el punto de partida

 

El mítico Cerro Uritorco

 

Clásico entre los clásicos, el mítico Cerro Uritorco, con sus no tan modestos 1949 metros de altura ya se hizo fama de plataforma para la observación del mas allá. 

La más modesta y accesible de las excursiones convoca en la Reserva Natural Municipal Villa Cielo, en Capilla del Monte y ofrece 90 minutos de observación astronómica e información sobre el vínculo de las culturas originarias con el cielo cordobés. El Uritorco, es conocido por los mitos urbanos de experiencias paranormales que lo caracterizan. Uno de los relatos más conocidos involucra a la cantante Patricia Sosa, quien tuvo allí una experiencia paranormal con seres desconocidos que le pidieron abandonar el consumo de carne. Por eso, desde hace 25 años es vegetariana.  

 

Un cielo con microclima

 

Con cielo diáfano y microclima en el suelo, la Villa de Merlo, en San Luis, fue una de las mayores sorpresas para los cultores del astroturismo. Contra esa bóveda limpia es fácil recortar estrellas fugaces, seguir la espina dorsal de la Vía Láctea y, vaya sorpresa, distinguir satélites inquietos que atraviesan la pantalla nocturna en todas las direcciones.  

A resguardo de los elementos contaminantes de la Pampa Húmeda y protegida del viento del Atlántico, precisamente por las Sierras de los Comechingones, Villa de Merlo es un mundo aparte en el mapa nacional.

Dos de sus nombres puntanos merecen estar en la agenda del astroturismo argentino: San Francisco del Monte de Oro y La Florida

Hasta allí atraviesan la noche Alejandro Insaurralde y Fernando Massa, los guías que dejan boquiabiertos a los oyentes-admiradores con sus relatos míticos y cosmogónicos. Y confiesan que en el contingente de los que piden “bises” nunca falta alguna autoridad provincial, sorprendida por todas las riqueza que la provincia tiene para ofrecer ahí nomás, al alcance de la mano.
 
“Nosotros no somos astrónomos. Lo que hacemos es una especie de divulgación científica con las técnicas que nos otorga la profesión de guías de turismo”, suele sincerarse Insaurralde, pero a juzgar por su pode rde convocatoria el resultado está garantizado. “Nuestra intención no es solo llegar a los destinos turísticos, sino también a lugares donde las personas por ahí no tienen acceso a este tipo de actividades”, agregan. Su cronograma de salidas se mantiene en todas las estaciones del año

Para que los visitantes que tengan movilidad reducida no se queden sin su postal de estrellas, la propuesta “Noches Mágicas” está fundamentalmente dirigida al “turismo accesible”.  “La vivencia de los visitantes atraviesa un colorido recorrido que sorprende a cada paso y completa las expectativas de todas las edades”, subraya la Dirección de Promoción Turística de Villa de Merlo. 

Sobre cuesta La Granadilla, el Observatorio Astronómico Villa de Merlo ofrece la actividad “Mirador del cielo, una ventana al Universo" que permite a los visitantes reconocer e incluso fotografiar astros desde los telescopios con sus propios celulares. La observación de la Luna, los satélites de Júpiter, los anillos de Saturno, las fases de Venus y los casquetes helados de Marte está amenizada por relatos míticos de diversas culturas con los que la civilización trató de explicar los fenómenos celestes (Reservas e informes al 266 465-1262.


El cosmos estrellado de Buenos Aires


Desde hace un tiempo, varios aficionados a los cielos de Buenos Aires están empeñados en que los bonaerenses detengan su mirada en las maravillas del cosmos estrellado pampeano. Y razones no les faltan. 

Para Juan Francisco Ceser, las noches en Vedia, partido de Leandro N. Alem, al noroeste de la provincia de Buenos Aires, “son excelentes por la poca contaminación lumínica”. Y desde que empezó a mirarlas se convirtió en uno de los tantos aficionados que se suman a la observación celestial con telescopios profesionales que pone a disposición de los curiosos del firmamento: “Lo que más me gusta de la astronomía es la observación, y del astroturismo la posibilidad de compartir experiencias, porque se aprende mucho con otras personas”, resumió Ceser. 

Y desde Ituzaingó, el metalúrgico y electricista José Luis Sanchís comulga con él bajo el mismo cielo: “siempre hay algo que nos puede llegar a sorprender, como un asteroide o un cometa” afirmó este astrónomo amateur que descubrió su nueva pasión en 1984 cuando “la vía láctea todavía se podía ver con atención desde la Ciudad Autónoma de Buenos Aires”, recuerda.
Y Navarro, Capitán Sarmiento, Chivilcoy y Chascomús son otras de las tantas localidades de la provincia que sorprenderían a cualquiera que se anime a descubrir el cielo en primera persona

O al menos como uno más, y siempre con humildad. En ese caso, salga de noche y tome cualquier ruta hacia la Argentina profunda. Cuando ya no vea luces y se sienta solo, estacione en la banquina y apague el motor. Observe sin prisa el cielo profundamente estrellado y regálese la mejor película 5D del espacio que está en las carteleras del país