martes 18 de febrero de 2020 | Suscribite
BLOOMBERG
miércoles 15 enero, 2020

Tres ciudades africanas compiten por tocar el cielo

¿Qué tienen en común Sudáfrica, Costa de Marfil y Marruecos? Los tres países, en el sur, oeste y norte de África, están compitiendo por construir el edificio más alto del continente.

Leanne de Bassompierre

Bloomberg Default Foto: Bloomberg
miércoles 15 enero, 2020

¿Qué tienen en común Sudáfrica, Costa de Marfil y Marruecos? Los tres países, en el sur, oeste y norte de África, están compitiendo por construir el edificio más alto del continente.

El Leonardo, en el lujoso vecindario Sandton de Johannesburgo, tiene 234 metros de altura y es el actual titular del prestigioso título. Sin embargo, tras su inauguración oficial en octubre, ahora se espera que el rascacielos sea superado en altura por la torre Mohammed VI en la capital marroquí de Rabat en los próximos tres años.

La construcción del edificio de 250 metros de altura comenzó hace un año y cuando esté terminado “tendrá 55 pisos que albergarán un hotel de lujo, oficinas exclusivas y apartamentos de lujo, así como un observatorio en la parte superior de la torre”, según Leila Haddaoui, subdirectora gerente de O Tower, una subsidiaria del grupo privado FinanceCom SA, que comisionó y financió el proyecto.

La construcción está en camino de completarse para mayo de 2022, agregó Bjorn Walgraeve, que dirige el proyecto de Besix Group SA. El grupo belga se adjudicó el contrato de construcción en octubre de 2018. “Actualmente hay 300 personas en la obra, pero aumentará a 2.000 en su punto máximo”, dijo.

Más al sur, otra contendiente para la más alta de África es la torre F, que se construirá en la capital comercial de Costa de Marfil, Abidjan. La construcción aún no ha comenzado, pero PFO Africa, una empresa propiedad del arquitecto libanés-marfileño Pierre Fakhoury, ya ha dicho que será la más alta del continente, con 283 metros cuando esté terminada.

La torre F será “una hazaña arquitectónica, con una geometría simétrica, como una máscara africana”, dice PFO en su sitio web.

Fakhoury no es ajeno a los superlativos. El arquitecto diseñó la mayor iglesia del mundo, la Basílica de Nuestra Señora de la Paz de Yamoussoukro, en la ciudad natal del ex presidente marfileño Félix Houphouet Boigny. La torre F se utilizará para servicios y oficinas gubernamentales, según el sitio web de PFO.

África ha llegado tarde a la fiesta de los rascacielos. Países de Asia y Medio Oriente tienen nueve de los 10 rascacielos más altos, todos construidos en los diez últimos años. Incluso cuando se construya la torre F, si se construye, será aproximadamente un tercio de la altura del edificio más alto del mundo: el Burj Khalifa, en Dubái. La emblemática Torre Eiffel en París, completada hace más de 130 años en 1889, tiene 324 metros de altura en su punto más alto.

“Después del 11 de septiembre, se pensó brevemente que habíamos visto el final de los rascacielos y en realidad es todo lo contrario”, dijo por teléfono Eitan Karol, responsable ejecutivo de Louis Karol Architects, desde Ciudad del Cabo. “A la gente le suelen gustar los edificios altos porque son un símbolo importante y da algo a la ciudad”, dijo.

El Carlton Center, en el centro de Johannesburgo, ostentaba el título del edificio más alto de África desde finales de la década de 1960, cuando fue construido por Anglo American Properties por unos 88 millones de rand (US$6 millones). Leonardo ha destronado ese distintivo del horizonte de la ciudad, como lo hizo oficial el Consejo de Edificios Altos y Hábitat Urbano.

“La carrera para lograr el edificio más alto de una ciudad es simbólica”, dijo Philippa Tumubwainee, jefa del departamento de arquitectura y planificación de la Universidad de Ciudad del Cabo.

“Los edificios altos necesitan una ingeniería relativamente compleja, un pensamiento innovador, algún tipo de sistema estructural con visión de futuro porque hay que conseguir personas y material”, dijo. “Hay que tener la capacidad, hay que tener la mano de obra, hay que tener el dinero. Es un ejercicio costoso”.


Comentarios

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4909

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: María José Bonacifa | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Editorial Perfil S.A.