martes 21 de septiembre de 2021
ACTUALIDAD Edición especial
02-10-2020 16:48
02-10-2020 16:48

L'Osservatore Romano de esta semana: "“De una crisis salimos mejores o salimos peores"

En la presente edición se destaca desde su portada el discurso que el Papa Francisco ofreció el 25 de septiembre ante la Asamblea General de la ONU.

02-10-2020 16:48

Este número semanal especial del L´Osservatore Romano en lengua española, destaca desde su portada la palabra del Papa Francisco a la Asamblea General de la ONU: “De una crisis no se sale igual, o salimos mejores o salimos peores”. El discurso completo, emitido por video mensaje se transcribe entre las páginas 4 y 5 de esta edición.

El Papa Bergoglio expresó el 25 de septiembre último a los participantes de esta 75º Asamblea que: “La pandemia nos llama, de hecho, a tomar este tiempo de prueba como un momento de elección. El tiempo para elegir entre lo que cuenta verdaderamente y lo que pasa, para separar lo que es necesario de lo que no lo es. Puede representar una oportunidad real para la conversión, la transformación, para repensar nuestra forma de vida y nuestros sistemas económicos y sociales, que están ampliando las distancias entre pobres y ricos, a raíz de una injusta repartición de los recursos.

Pero también puede ser una posibilidad para una “retirada defensiva” con características individualistas y elitistas. Nos enfrentamos, pues, a la elección entre uno de los dos caminos posibles: uno conduce al fortalecimiento del multilateralismo, expresión de una renovada corresponsabilidad mundial, de una solidaridad fundamentada en la justicia y en el cumplimiento de la paz y de la unidad de la familia humana, proyecto de Dios sobre el mundo; el otro, da preferencia a las actitudes de autosuficiencia, nacionalismo, proteccionismo, individualismo y aislamiento, dejando afuera los más pobres, los más vulnerables, los habitantes de las periferias existenciales”.

Finalizando su exposición, el Santo Padre expresó que: “De una crisis no se sale igual: o salimos mejores salimos peores. Por ello, en esta coyuntura crítica nuestro deber es repensar el futuro de nuestra casa común y proyecto común. Es una tarea compleja, que requiere honestidad y coherencia en el diálogo, a fin de mejorar el multilateralismo y la cooperación entre los Estados. Esta crisis subraya aún más los límites de nuestra autosuficiencia y común fragilidad y nos plantea explicitarnos claramente cómo queremos salir: mejores o peores. La pandemia nos ha mostrado que no podemos vivir sin el otro, o peor aún, uno contra el otro. Las Naciones Unidas fueron creadas para unir a las naciones, para acercarlas, como un puente entre los pueblos; usémoslo para transformar el desafío que enfrentamos en una oportunidad para construir juntos, una vez más, el futuro que queremos”.

 

En la última página se transcribe la tradicional catequesis ofrecida por el Papa Francisco en la Audiencia General de los miércoles. En este caso se trata de la última exposición de la serie “Sanar el mundo en tiempos de pandemia”. Desde el Patio de San Dámaso del Palacio apostólico vaticano, el Pontífice predicó que: “Podremos regenerar la sociedad y no volver a la llamada “normalidad”, que es una normalidad enferma, en realidad enferma antes de la pandemia: ¡la pandemia lo ha evidenciado! “Ahora volvemos a la normalidad”: no, esto no va porque esta normalidad estaba enferma de injusticias, desigualdades y degrado ambiental.

La normalidad a la cual estamos llamados es la del Reino de Dios, donde «los ciegos ven y los cojos andan, los leprosos quedan limpios y los sordos oyen, los muertos resucitan y se anuncian a los pobres la Buena Nueva» (Mt 11, 5). Y nadie se hace pasar por tonto mirando a otro lado. Esto es lo que debemos hacer, para cambiar. En la normalidad del Reino de Dios el pan llega a todos y sobra, la organización social se basa en el contribuir, compartir y distribuir, no en el poseer, excluir y acumular (cfr. Mt 14, 13-21)”.  

 

Comienza la "nueva normalidad" en el Vaticano, sin arriesgar al papa Francisco

 

Posteriormente, el Sumo Pontífice afirmó que: “aumentado la incertidumbre y la angustia. Por esto, para salir de la pandemia, tenemos que encontrar la cura no solamente para el coronavirus —¡que es importante! —, sino también para los grandes virus humanos socioeconómicos. No hay que esconderlos, haciendo una capa de pintura para que no se vean. Y ciertamente no podemos esperar que el modelo económico que está en la base de un desarrollo injusto e insostenible resuelva nuestros problemas. No lo ha hecho y no lo hará, porque no puede hacerlo, incluso si ciertos falsos profetas siguen prometiendo “el efecto cascada” que no llega nunca”.

Este ejemplar es especial porque se incluye una decena de discursos y documentos oficiales del Papa Francisco en forma completa. Es de destacar, por su relevancia y su extensión, la Carta Apostólica “Scriputrae Sacre affectus” en ocasión al XVI centenario de la muerte de san Jerónimo, padre de la Iglesia y traductor de la Vulgata, la Biblia completa en latín. Ese documento pontificio se transcribe íntegramente entres las páginas 10 a la 15 de esta edición histórica de periódico oficial de la Santa Sede en lengua española.