lunes 17 de mayo de 2021
ACTUALIDAD Polémicas en la pandemia
11-06-2020 16:20

Techint: un acuerdo con Perón está en el origen de la fortuna de la familia Rocca

La empresa de Agostino Rocca ganó una licitación en 1947 para hacer un gasoducto. El nexo fue el marques Luigi Incisa di Camerana.

11-06-2020 16:20

La pandemia de coronavirus está provocando -entre otros tantos desmanes- un delicadísimo problema social y económico, que impacta de lleno en las grandes empresas, en las Pymes, comerciantes, autónomos, monotributistas, etc., y lo que es más gravoso, sobre quiénes están sufriendo las peores consecuencias: los desocupados, los barrios populares y las villas, donde la pobreza sigue creciendo estrepitosamente.

El presidente Alberto Fernández el 3 de junio pasado, recibió en la quinta de Olivos a algunos de los hombres de negocios más influyentes de la Argentina, con quienes coincidió en trabajar conjuntamente para salir de la crisis post COVID-19.  

El CEO de Techint, Paolo Rocca fue invitado, pero no pudo participar, ya que debía presidir una reunión del board de Tenaris a nivel global. La ausencia de Paolo Rocca, tal vez se debió a la enredada relación que tiene con el gobierno nacional. En marzo pasado el presidente lo cuestionó, cuando anunció el despido de 1450 empleados. En esa oportunidad, sin nombrarlo, apuntó contra Rocca, al decir: “Has ganado tanta plata en tu vida, tenés una fortuna que te pone entre los más millonarios del mundo; hermano, esta vez colaborá, y hacelo con los que hicieron grande a tu empresa, con los trabajadores”.

El faltazo de Rocca a la quinta de Olivos, resultó llamativo. A pesar de los desencuentros, es importante interpelar la historia de esta familia, la llegada de Agostino Rocca a la Argentina y la constitución de Techint, que se remonta a 1946, lo que nos va a permitir recordar el vínculo que tuvo con Perón.

Alberto Fernández acercó posiciones con algunos empresarios en Olivos

Acero. Agostino Rocca nació en Milán, el 25 de mayo de 1895 y, falleció en Buenos Aires el 17 de febrero de 1978. De familia de comerciantes de Liguria, fue oficial alpino condecorado durante la 1a Guerra Mundial. En los años `30 llegó al centro de la industria del estado italiano. Se recibió de ingeniero, y con Oscar Sinigaglia fueron artífices en la fabricación del acero que lanzó la siderurgia italiana a nivel internacional. Rocca fue consejero nacional y hombre de confianza de Benito Mussolini en el campo siderúrgico.

La posguerra cambió su status. En noviembre de 1945, secundado por su hermano Enrique Rocca, su hijo Roberto, sus cuñados Rodolfo y Eduardo Queirazza (hermanos de su esposa María) y otros ingenieros, fundó en Milán la Compagnia Tecnica Internazionale S.P.A. denominada Techint.

Como apoderado de la Compañía, Agostino Rocca viajó a América en febrero de 1946, y luego de establecer buenas relaciones en los Estados Unidos, Perú y Brasil, se estableció en Argentina.

En febrero de 1947 registró a Techint en Buenos Aires, que comenzó con 15 empleados, ocupándose de la importación de motores y maquinarias de Italia.

Carrillo, el humanista cristiano

Entretanto, el año anterior Perón había lanzado el Plan Quinquenal, donde anunciaba el proyecto de un gasoducto que una a la Patagonia con la Capital Federal. Rocca tomó contacto con Perón, y al garantizarle la provisión de los materiales en los tiempos fijados por el gobierno, se aseguró el contrato, que sería el comienzo de su fortuna.

Esta ambiciosa obra emblemática del 1er Plan Quinquenal representó: 1700 km. de gasoducto para llevar el gas natural de los yacimientos de Comodoro Rivadavia a Buenos Aires.

El salto se concretó, cuando Techint ganó la licitación pública para la provisión de caños y la colocación del Gasoducto del Sur (llamado Gasoducto Perón). El 21 de abril de 1947 presentó oficialmente su oferta; y al día siguiente firmó con Gas del Estado el contrato, que previó el suministro de 33.000 toneladas de caños sin costura producidos en Dalmine (Bérgamo). Fue la primera obra energética del grupo Techint en el país.

El 29 de diciembre de 1949, en Llavallol, Buenos Aires, Perón abrió la válvula que habilitó el gas. En su discurso dijo: “Comodoro Rivadavia le está diciendo al país que terminaron las épocas de las charlatanerías para pasar a las obras, no solo petróleo sino también gas”. Fue el primer gasoducto en Argentina, segundo en Sudamérica y el más largo del mundo.

Quien habría intervenido como nexo entre Perón y Agostino Rocca, fue el marques Luigi Incisa di Camerana, el gran amigo alpino de Perón (también radicado en Buenos Aires después de la guerra), que se habían conocido en la 2a División Alpina Tridentina en Merano, cuando el entonces teniente coronel fue destinado a Italia en abril de 1939.

De esta forma Agostino Rocca fundó su Imperio empresarial, que se transformó en una poderosa empresa multinacional, que en buena medida le debe su fortuna inicial a Perón, quien confió en otorgarle esa millonaria licitación para la construcción del primer gasoducto argentino, sumado a la provisión de los caños y la mano de obra, integrada por ingenieros y obreros italianos desocupados, venidos después de la guerra.

Hoy nuestro país se encuentra en una terrible encrucijada, con su pueblo empobrecido, la moneda devaluada y un endeudamiento sin precedentes.

Hemos traído el recuerdo de esta familia de inmigrantes -como hay muchas otras- que fue recibida con las manos abiertas, y la Argentina le garantizó la posibilidad de progresar y crecer sin menoscabo alguno. Así como se beneficiaron con el esfuerzo, sacrificio y trabajo, valiéndose de los recursos naturales y riquezas de nuestra patria, tal vez sea el momento que sean magnánimos con gestos de grandeza en tiempos de decadencia económica y social, en armonía con la memoria histórica.

 

 

*Miembro de la Academia Argentina de la Historia

Autor de “Perón Íntimo. Historias desconocidas”

En esta Nota