sábado 26 de noviembre de 2022
ACTUALIDAD Final feliz

Tras 40 años en cautiverio, trasladan al tortugo Jorge a Mar del Plata para rehabilitarlo

El animal va a ser llevado al centro de rehabilitación del Aquarium de Mar del Plata, escoltado por el intendente mendocino Ulpiano Suárez. Buscan que regrese a su hábitat natural

24-10-2022 09:08

La novela del tortugo Jorge parece tener final feliz. El animal dejará el ex acuario municipal de Mendoza tras 40 años en cautiverio y la semana que viene lo trasladarán a Mar del Plata y será recibido en en el Centro de Rehabilitación de Fauna Marina (CRFM). El intendente mendocino Ulpiano Suárez escoltará al reptil en su viaje.

Una vez que arribe al lugar de destino comenzará una etapa de adaptación en un estanque de 120 mil litros de agua. El siguiente paso será el traslado a una laguna natural de dos hectáreas que se encuentra en la misma zona.

Jorge, de entre 65 y 72 años de edad, pesa 99 kilos y se volvió en el tortugo más conocido del país en el último tiempo. Su imagen se compartió en todas las redes sociales y los usuarios hoy festejan que prontamente ya no estará más encerrado entre paredes de vidrio, en un estanque de 20.000 litros de agua, de siete metros de diámetro y un metro de profundidad.

El subsecretario de Ambiente de la Municipalidad de Mendoza capital, Sebastián Fermani, señaló que "el viaje se realizará en un avión privado que dispuso la comuna para que el riesgo sea mínimo y el animal se colocará en un contenedor con una base de colchón húmedo". Ya en la ciudad costera, profesionales de biología marina analizarán como se desempeña el tortugo y tendrán en cuenta si es posible que conviva con otras especies de agua dulce.

El reptil se encuentra en "óptimo estado de salud", según informaron las autoridades mendocinas, y se mantendrá bajo la tutela legal de la municipalidad, que será la encargada de hacer el seguimiento de Jorge durante toda su etapa de rehabilitación.

La historia de "Jorge" en Mendoza

El tortugo Jorge fue encontrado por pescadores a principios de 1984, en una playa cercana a Bahía Blanca. Estaba lastimado y entumecido por el frío, y en ese momento el Instituto Oceanográfico Argentino, con sede en esa ciudad, lo identificó como de la especie Caretta caretta, una tortuga tropical común de mares cálidos, e inusual en el Mar Argentino.

En ese momento no se consideró devolverla al mar, dado que la devolución de animales tropicales poiquilotermos (de sangre fría) a medios muy fríos no se aconseja para la especie. Y el Acuario Municipal de Mendoza era el único capaz de recibirlo, por lo que el tortugo fue despachado vía aérea en seco, dentro una caja de madera construida especialmente para el animal. Y así desde el 4 de marzo de 1984, el tortugo, al que decidieron llamar Jorge, vivió en Mendoza.

  

JP/fl