martes 09 de agosto de 2022
ACTUALIDAD MURIÓ A LOS 96 AÑOS

Tres tragedias, un cordón umbilical y un cartel: la vida de Delia Giovanola, la "alegre" fundadora de Abuelas de Plaza de Mayo

La activista de los derechos humanos falleció este lunes. Su vida, la foto por la que pasó a la historia y la restitución de su nieto nacido en cautiverio. "Se ha ido una mujer luchadora, militante de la memoria, la verdad, la justicia y la alegría". VIDEO.

18-07-2022 20:00

Delia Cecilia Giovanola, una de las doce fundadoras de Abuelas de Plaza de Mayo, murió este lunes 28 de julio. La vida de la mujer de 96 años estuvo condicionada por la tragedia, cuyo ápice fue el secuestro y desaparición de su hijo Jorge durante la dictadura militar, lo que la impulsó a su incansable militancia por los derechos humanos.

Desde la enfermedad que se llevó a su primer marido, pasando por la desaparición de su hijo y su nuera embarazada y la búsqueda de su nieto nacido en cautiverio que "le costó la vida a su nieta", su vida estuvo marcada por las pérdidas que no le hicieron perder el semblante ni el compromiso con los derechos humanos, una bandera que sostuvo hasta su último suspiro.

"Se ha ido una mujer luchadora, militante de la memoria, la verdad, la justicia y la alegría. ¡Hasta siempre, querida Delia!", expresaron desde Abuelas de Plaza de Mayo.

A pesar de la tragedia, una constante en su historia, Delia era conocida por su vitalidad y entusiasmo. En numerosas ocasiones dio un detallado testimonio que sirvió para enjuiciar a los militares y aportar al proceso de memoria, denotando una lucidez envidiable.

La historia de Delia Giovanola

Delia Giovanola nació en La Plata el 16 de febrero de 1926, hija de un escultor milanés y una ama de casa. En línea con los roles asignados de aquella época, la aplicada Delia se graduó de maestra en 1945 y poco después se casó con Jorge Narciso Ogando, su novio de la adolescencia de familia radical “de renombre” y padre de su único hijo, Jorge Oscar. 

Contando con un marido, un hijo “deseado y amado” y su vocación en marcha, la vida de Delia parecía estar encaminada hacia lo que había soñado, hasta que un cáncer constituyó su primer encuentro con la pérdida. “Mi esposo contrajo un tumor en el pulmón. Fueron tres meses de un sufrimiento tremendo hasta que falleció. Ese fue el primer golpe de mi vida”, recordó Delia alguna vez.

Con 37 años, la mamá de Jorge, de 15 años en ese entonces, no se quedó quieta ante la tragedia. Estudió para bibliotecaria y se volvió a casar en 1968 con Pablo Califano, con quien se mudó a Villa Ballester, en el partido bonaerense de San Martín. Allí vio su esplendor profesional, rápidamente se destacó en su trabajo y poco después fue ascendida a directora de la escuela 44. 

El secuestro de Jorge y Stella Maris

Delia Giovanola 20220718
Delia Giovanola fue una de las 12 fundadoras de Abuelas de Plaza de Mayo en 1977.

Todo parecía marchar sobre ruedas nuevamente hasta que el 16 de octubre de 1976 secuestraron a su hijo Jorge y su nuera embarazada de 8 meses, Stella Maris Montesano, en su casa en La Plata, en medio del plan sistemático de desaparición de personas montado por la última dictadura militar (1976-1983).

"Stella me había contado sobre la desaparición de Bigo, un muchacho que vivía en la casa. ‘Lo llevaron. No sabemos, tenemos miedo’, me dijo. Yo estaba totalmente alejada de lo que pasaba en la Plata, en Ballester no ocurrían esas cosas", contó Delia.

El Gobierno anunció otro reconocimiento a Madres y Abuelas de Plaza de Mayo

En ese momento, Giovanola no tenía conocimiento de las desapariciones forzadas hasta que Liliana, la hermana melliza de su nuera, le avisó que "los chicos" habían sido secuestrados. "Yo no me perdonaba cómo fue que no me di cuenta. Stella me había hablado con el corazón y yo no supe entender lo que me quiso decir", relató.

En tanto, la mujer debió hacerse cargo de la pequeña Virginia, quien había quedado en su cuna al momento del secuestro de sus padres de 29 y 27 años. La crianza de la nena y la búsqueda de su hijo y posteriormente de su nieto provocaron un giro de 180 grados en la vida de la bibliotecaria, quien pidió jubilarse para poder ocuparse de su misión.

De Madre a Abuela de Plaza de Mayo: "Las Malvinas son argentinas, y los desaparecidos también"

Delia Giovanola 20220718
El cartel que visibilizó las violaciones a los derechos humanos en Argentina frente al mundo.

En octubre de 1977, Delia formó parte del grupo de doce mujeres que fundaron Abuelas de Plaza de Mayo, una organización nacida en el seno de Madres. Además de buscar a sus hijos desaparecidos, mediante otras estrategias se dedicaron a buscar a los bebés nacidos en cautiverio y entregados ilegalmente a familias. Comenzaron a reunirse de manera "clandestina" en confiterías, a "jugar de tontas" frente a los cuestionamientos policiales, y a exigir el paradero de sus familiares frente a la Casa Rosada, en medio de la censura y del "circulen circulen”"de los efectivos policiales.

Así fue como Delia pasó a los libros de historia mediante la tristemente célebre foto en la que posa con un cartel que leía "Las Malvinas son argentinas, los desaparecidos también” (1982), en miras de visibilizar las violaciones a los derechos humanos en la Argentina dictatorial pero también para hacer frente a los provocativos slogans del gobierno para arengar a la población durante el conflicto bélico, como la frase "los argentinos son derechos y humanos".

El cordón umbilical que duró 39 años: la restitución de su nieto Martín

Delia Giovanola 20220718
Martín Ogando Montesano es el nieto recuperado número 118.

"La pequeña Virginia quedó en su cuna. Avisada, Delia fue a buscarla y se hizo cargo de ella, mientras buscaba desesperadamente a Jorge y Stella Maris", recordó el parte de Abuelas en el que cuentan el legado de Delia.

Por testimonios de sobrevivientes se supo que la pareja fue llevada al centro clandestino de detención llamado 'Pozo de Banfield', en el sur del Gran Buenos Aires, donde la joven dio a luz el 5 de diciembre de 1976, "esposada, con los ojos vendados y arriba de una chapa".

Madres de Plaza de Mayo: de Azucena Villaflor a Nora Cortiñas, las historias detrás de 4 de sus referentes 

Según el testimonio de una mujer que compartió celda con Stella Maris, Delia pudo reconstruir que la joven permaneció con el niño -llamado Martín- durante 5 días, y que le pasó el cordón umbilical a Jorge con la ayuda de sus compañeros de celda. Luego fue despojada de su bebé y llevada al "Pozo de Quilmes", donde no se supo más nada. La pareja, en tanto, continúa desaparecida.

El 5 de noviembre de 2015, tras 39 años de búsqueda, Giovanola había logrado encontrarse con Martín Ogando Montesano, su nieto, que meses antes había aceptado realizarse en el consulado argentino del país donde vive (que nunca se dio a conocer) la prueba de ADN que permitió "comprobar su identidad en un 99,99%".

Delia Giovanola 20220718

A pesar de la algarabía por el ansiado hallazgo de su nieto, Delia debió lidiar con el suicidio de Virginia, su otra nieta a quien crió y quien no solo la ayudó con la búsqueda de su hermano sino que gracias a su aporte al banco genético se pudo comprobar la identidad de Martín. 

La mujer, en tanto, se quitó la vida a los 39 años a causa de una profunda depresión, cuatro años antes de que apareciera su hermano. "La búsqueda de mi nieto le costó la vida a mi nieta", dijo Delia al respecto en su declaración en el juicio por delitos de lesa humanidad en el Pozo de Banfield.

"Soy una madre que busca a su hijo. La búsqueda continua para mantener la memoria viva y para que nunca mas ocurra en el país y en el mundo una cosa similar a esta que nos ocurrió a nosotros", puntualizó en una de las entrevistas con el canal de Abuelas.

MCP