domingo 05 de diciembre de 2021
AGRO Agronegocios
17-11-2021 18:20
17-11-2021 18:20

Marketplaces: la cuarta revolución del campo argentino

Los productores rurales, buscar y detectar formas innovadoras para incrementar su productividad, sin que esto afecte su rentabilidad.

17-11-2021 18:20

El crecimiento de la producción puede provenir de dos fuentes: de la expansión de las superficies destinadas a la actividad agropecuaria o del incremento de la productividad. Analicemos entonces estas dos opciones, tomando el ejemplo argentino. 

Según datos de la Dirección de Estimaciones Agrícolas, Argentina presentó un fuerte crecimiento de la superficie sembrada en la primer década de este siglo, después de más de 30 años sin grandes movimientos en este sentido. De todos modos, a partir de la campaña 2013/14 se vio de nuevo un estancamiento en este número. Estos datos son compatibles con las estimaciones del Banco Mundial, que sugiere que, en Argentina, el 54% del área del país está destinado a la agricultura, por lo que uno puede asumir que este camino no es de lo más promisorio.

Crean una red regional para potenciar nuevas tecnologías en el campo.

A esto, se suma el movimiento global de ESG (factores ambientales, sociales y de gobierno corporativo que se tienen en cuenta a la hora de invertir en una empresa), como vimos recientemente en las discusiones en la COP26, y la tendencia del crecimiento de las barreras impuestas por gobiernos y consumidores a los países y/o productos que no tengan en su proceso productivo características sustentables.

Mucho por hacer

En este escenario, le resta al sector, sobre todo a los productores rurales, buscar y detectar formas innovadoras para incrementar su productividad, sin que esto afecte su rentabilidad.

Aquí es donde hay que reconocer que el sector en Argentina ya mostró su capacidad de adaptación e innovación, ya que pasó por tres grandes revoluciones en los últimos 60 años: la primera fue la revolución verde en los años 1960-80, donde se vió el crecimiento del uso de insumos productivos como fertilizantes y agroquímicos; seguida por la revolución genética de los años 90; y recientemente la revolución de la tecnología de la información, o Agricultura y Ganadería de Precisión, que se tornó viable por el uso de herramientas como softwares, computadoras, GPS, Drones y también por infraestructura (satélites, cables e internet). 

Si bien todavía hay espacio para el crecimiento de la adopción, el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) estima que un 20% del total de la superficie sembrada en Argentina se gestiona por agricultura de precisión, lo que ubica al país como el más avanzado en Latinoamérica.

Considerando esto, queda claro que el productor argentino está en un constante proceso de desarrollo de las prácticas productivas, y que viene profundizando hace tiempo su característica profesional y analítica, basando cada vez más sus decisiones no solo en su experiencia, sino también en datos potenciados por la aplicación de la tecnología en la producción.

Agricultura digital

Esta experiencia abre espacio a una nueva mirada sobre los aspectos administrativos, sobre todo en los comerciales. Tradicionalmente, las decisiones de compra están basadas en criterios de confianza en los proveedores, confianza que se construye a partir de la presencia física, lo que hace que esta parte de la gestión del negocio presente una inercia que no se verifica en los aspectos productivos, y esta es la oportunidad que traen los marketplaces para el mercado.

El papel de los Marketplaces

A partir de la digitalización, los marketplaces expanden las opciones para todos en la cadena de valor, ofreciendo a los productores desde la posibilidad de chequear si las condiciones comerciales negociadas por ellos son adecuadas a la realidad de su región, hasta la facilidad de realizar compras de forma más rápida y cómoda con su proveedor de confianza.

Los canales de distribución e industrias pueden acceder al mundo digital y complementar su estratégia comercial en un canal online sin la necesidad de hacer una gran inversión para construir su propia infraestructura de tienda online. Los traders potencian la llegada de sus ofertas de compra y precio.

Todo esto sin contar con la posibilidad de la expansión de las transacciones peer-to-peer, o sea, entre productores rurales comprando y vendiendo productos usados, como equipamientos, herramientas y maquinarias.

Los escépticos pueden decir que esto nunca sucederá, o que esta nueva realidad va a tardar mucho en establecerse. No hay dudas que el cambio de hábito es un proceso largo y que todos estos stakeholders no van a simplemente olvidar las formas como siempre hicieron negocios hasta hoy. Sin embargo, la característica del productor argentino, sumada a las facilidades que estas plataformas ofrecen a todos los actores del sector, harán sin dudas que se abra la puerta a la cuarta revolución en el agro.

Guilherme Pereira es Director de Marketing y Planeación estratégica de Orbia, plataforma de agronegocios.

LM