Cielo cubierto
Temperatura:
18º
Ciudad:
Buenos Aires
jueves 25 de abril de 2019 | Suscribite
BLOOMBERG / cambio climático
martes 19 marzo, 2019

África se está quedando sin agua mientras la población urbana crece

Los suministros de agua en la capital de Ghana son cada vez más erráticos. Una comerciante ahora impide a los clientes usar los baños de su tienda de comestibles.

Galería de imágenes

Ekow Dontoh y Mike Cohen


Fotogalería
Escasez de agua en Africa Foto: AFP

Los suministros de agua en la capital de Ghana son cada vez más erráticos. Beatrice Kabuki ahora impide a los clientes usar los baños de su tienda de comestibles, e instaló un tanque de plástico en su casa.

"Llega agua una vez por semana y generalmente por la noche, por lo que nos mantenemos despiertos parar almacenar lo que podamos", dijo Kabuki, de 35 años, en una entrevista en Accra. "Principalmente aumentamos las reservas comprando agua a los camiones cisterna".

Ciudades y pueblos en varias otras naciones africanas, como Mozambique, Zimbabue y Costa de Marfil, se han visto afectadas por una escasez de agua similar en los últimos meses. Estas son manifestaciones de una escasez mundial del suministro provocada por la sequía, el crecimiento de la población, la urbanización y la inversión insuficiente en represas y otras infraestructuras.

El uso del agua ha aumentado aproximadamente un 1 por ciento al año desde la década de 1980 y más de 2.000 millones de personas viven ahora en países que sufren un alto nivel de estrés hídrico, dijo la ONU en su Informe sobre el desarrollo de los recursos hídricos publicado en Ginebra el martes. Pronostica que la demanda aumentará hasta en 30 por ciento para 2050.

Una enorme grieta en Kenia divide a África en dos

"Los niveles de estrés continuarán aumentando a medida que la demanda de agua crezca y que los efectos del cambio climático se intensifiquen", dijo la ONU en el informe.

Brecha de financiamiento

Se prevé que la situación empeorará exponencialmente en África: la ONU estima que la población del continente más pobre del mundo se duplicará a 2.500 millones para 2050, y que para entonces el 59 por ciento residirá en áreas urbanas, en comparación con 43 por ciento actualmente. Se requerirá un aumento masivo en la producción agrícola para alimentar a todos, lo que agravará las presiones causadas por la creciente demanda de agua en los hogares.

Incluso las naciones con abundantes recursos hídricos podrían no estar en capacidad de construir suficientes represas, ductos, estaciones de bombeo y plantas de purificación para garantizar una oferta adecuada.

Un estudio publicado por el Banco Africano de Desarrollo el año pasado reveló que el continente necesitaría gastar al menos US$130.000 millones para hacer frente a un atraso en la infraestructura, de los cuales hasta US$66.000 millones se deberían destinar a brindar acceso universal al agua y saneamiento. No obstante, su brecha financiera oscila entre US$68.000 millones y US$108.000 millones.

Las grandes inversiones iniciales, las consideraciones políticas a corto plazo y las restricciones de endeudamiento del gobierno impiden la construcción de infraestructura, y el problema es particularmente grave en África, según el Centro global de infraestructura, que fue establecido por el Grupo de los 20 países desarrollados para promover el desarrollo. Los beneficios que los proyectos brindan a la sociedad en general también pueden superar la rentabilidad que los operadores obtienen de ellos, lo que probablemente disuadirá a la inversión privada, dijo.

En Ciudad del Cabo, meca turística de Sudáfrica, el agua estuvo a punto de agotarse el año pasado antes de que las buenas lluvias invernales dieran un respiro a la peor sequía de la región.

Racionamiento de agua

El desmoronamiento de la infraestructura ha agravado el efecto de una devastadora sequía en Zimbabue -país con escaso efectivo- que ha provocado un racionamiento del agua en sus dos ciudades más grandes, Harare y Bulawayo. En Maputo, la capital de Mozambique, el suministro ha sido cortado en días alternos desde enero, luego de que los niveles de las represas cayeron a menos de una cuarta parte de su capacidad.

África se está quedando sin agua mientras la población urbana crece

En Ciudad del Cabo, meca turística de Sudáfrica, el agua estuvo a punto de agotarse el año pasado antes de que las buenas lluvias invernales dieran un respiro a la peor sequía de la región. La pesadilla de quedarse sin agua se hizo realidad el año pasado en Bouake, la segunda ciudad más grande de Costa de Marfil, cuando las lluvias fallaron. El gobierno se vio obligado a utilizar camiones cisterna para transportar suministros de emergencia, mientras miles de personas fueron reubicadas temporalmente.

La escasez de agua en Accra, donde por lo general llueve regularmente, se atribuye principalmente a sus tuberías, estaciones de bombeo y plantas de purificación inadecuadas y mal mantenidas. Cerca de 4,9 millones de personas viven en la ciudad y sus alrededores, entre ellos la ciudad portuaria de Tema.

El gobierno se vio obligado a utilizar camiones cisterna para transportar suministros de emergencia, mientras miles de personas fueron reubicadas temporalmente.

Cortes de dos años

Joyce Ayitey, de 42 años, que vende vasos, pañuelos de papel y dulces en un puesto de madera frente a la casa que comparte con su esposo y tres hijas en Diabolo, en la parte oriental de la ciudad, ha experimentado el lado extremo del problema. Cuando dejó de correr agua por sus grifos hace más de dos años, la empresa de acueducto culpó a los constructores de carreteras que destruyeron sus tuberías principales y dijo que la interrupción del servicio se solucionaría en pocas semanas, pero no se hizo nada.

Ghana Water Co., la estatal de servicios públicos, es consciente de que algunos vecindarios de Accra tienen un suministro de agua errático o sufren por la poca presión. Sin embargo, se enfrenta a una ardua batalla porque los nuevos vecindarios se están desarrollando más rápidamente de lo que puede proporcionar la infraestructura, dijo el portavoz Stanley Martey por teléfono.

América Latina: 60 millones de niños sin agua potable

Kabuki, la tendera, ya no soporta no poder soltar la cisterna de sus inodoros cuando se le acaban las reservas de agua y se le ha agotado la paciencia con las autoridades.

"¿Quieren saber lo frustrante que es?", Preguntó. “Es muy desagradable e inhumano para mí como mujer. De hecho, estoy planeando mudarme a una casa donde el suministro de agua sea garantizado".


Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4610

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.

Positive SSL Wildcard