jueves 27 de febrero de 2020 | Suscribite
BLOOMBERG / Internacional
miércoles 2 octubre, 2019

El asesinato de Khashoggi aún arroja sombras sobre Arabia Saudita

Un año después de que Jamal Khashoggi fuera asesinado y desmembrado por agentes saudíes en Turquía, el reino está tratando de seguir adelante.

Vivian Nereim

Vigil for Khashoggi at Saudi Consulate in Istanbul Foto: Photographer: Chris McGrath/Getty Images Europe
miércoles 2 octubre, 2019

Los camareros deambulaban por la habitación con canapés de foie gras y limonada mientras una máquina de nieve zumbaba en el fondo en una reciente gala VIP, anunciando la belleza de las montañas de Arabia Saudita a los huéspedes de todo el mundo, mientras los funcionarios revelaban planes para abrirse a los turistas.

Un año después de que el crítico del gobierno Jamal Khashoggi fuera asesinado y desmembrado por agentes saudíes en Turquía, lo que dañó las relaciones con los aliados e impactó a los inversionistas, el reino está tratando de seguir adelante.

Las autoridades están avanzando con los cambios sociales, preparándose para un espectáculo de entretenimiento de dos meses llamado Riyadh Season y para albergar a la élite empresarial mundial en una conferencia de inversión. El año pasado, los ejecutivos cancelaron su participación cuando surgieron detalles horripilantes de los últimos momentos de Khashoggi. Sin embargo, entre los eventos glamorosos, el legado de los asesinatos perdura, lo que complica las relaciones más antiguas de Arabia Saudita y siembra una duda que ni siquiera las principales empresas de relaciones públicas del mundo han podido eliminar.

Arabia Saudita "pagará el precio" del asesinato de Khashoggi, dice su novia

“Jamal era un amigo y un colega”, asegura el príncipe Turki Al-Faisal, un miembro de la realeza saudí cercano a Khashoggi. “Su atroz asesinato no solo me entristeció, sino que nos dejó una mancha”.

Khashoggi, un destacado periodista saudí y miembro del gobierno, nunca se consideró un disidente. Pero en 2017, cuando se intensificó una ofensiva contra la disidencia interna bajo el príncipe heredero Mohammed bin Salman, Khashoggi huyó por temor a que pudiera ser detenido. Se instaló en Estados Unidos y escribía columnas críticas para el Washington Post. “Dejé mi casa, mi familia y mi trabajo, y estoy levantando la voz”, escribió.

Asesinato en la embajada

Deprimido y nostálgico, Khashoggi se enamoró de una mujer turca e hizo planes para casarse. El 2 de octubre de 2018, mientras intentaba obtener documentación para su matrimonio, fue asesinado por un equipo que lo esperaba en el consulado de Arabia Saudita en Estambul. Tenía 59 años.

Según los informes, la CIA concluyó que el príncipe Mohammed había ordenado el asesinato, algo que el príncipe negó en una entrevista con “60 Minutes” transmitida el domingo.

“Cuando los funcionarios que trabajan para el gobierno saudí cometen un crimen contra un ciudadano saudí, como líder, debo asumir la responsabilidad”, dijo. “Debo tomar todas las medidas para evitar que vuelva a ocurrir”.

Pero el cuerpo de Khashoggi todavía no se ha encontrado. Un juicio de 11 sauditas que según el reino estuvieron involucrados en el asesinato está en curso, pero cerrado a los medios. El destino de Saud al-Qahtani, un importante asesor del príncipe Mohammed que fue destituido de su cargo después del asesinato, no está claro, aunque no está en juicio y ha desaparecido de la vida pública.

“Una vez se pruebe los cargos contra alguien, independientemente de su rango, será llevado a los tribunales, sin excepción”, dijo el príncipe Mohammed en la misma entrevista.

Mientras tanto, con enormes aspectos del crimen sin resolver, el hecho afectó varias de las relaciones internacionales clave de Arabia Saudita, particularmente con Estados Unidos. En el mundo de los negocios, las repercusiones han disminuido. La venta de bonos de debut de la gigante petrolera estatal Saudi Aramco este año se suscribió en exceso, evidencia de que muchos inversores ya han seguido adelante.

Y aunque los directores ejecutivos de los mayores bancos y fondos de inversión estadounidenses eran reacios a ser vistos en el reino inmediatamente después del asesinato, rápidamente restablecieron los lazos.

El líder de JPMorgan Chase & Co., Jamie Dimon, dijo que su decisión de boicotear la conferencia el año pasado “no logró nada”. Unos meses después, dio el paso extraordinario de lanzar personalmente los bonos de Aramco a inversionistas en Estados Unidos. Esos esfuerzos ayudaron a posicionar a su banco para un papel principal en los planes de oferta pública inicial de Aramco cuando se reanudaron en agosto. Se espera que uno de los banqueros más importantes de JPMorgan aparezca en la edición de este año de la conferencia de inversión en unas pocas semanas.

Los diálogos secretos de los asesinos de Jamal Khashoggi: "Ha llegado el animal para el sacrificio"

En otros lugares, las heridas aún están en carne viva. En una vigilia en Estambul para conmemorar el aniversario de la muerte de Khashoggi, los asistentes erigieron una lápida conmemorativa en un jardín frente al consulado saudí. El fundador de Amazon y propietario del Washington Post, Jeff Bezos, abrazó a Hatice Cengiz, la prometida turca de Khashoggi, en el escenario.

“El año pasado estaba parada aquí”, dijo Cengiz, de 37 años, recordando cómo había esperado fuera del consulado a que Khashoggi regresara. “Se suponía que él era mi guía en la vida. Siempre pedía mejores condiciones en su país”. El presidente ejecutivo del Washington Post, Fred Ryan, lo calificó como “un momento oscuro para quienes dependen de la obra de una prensa libre”.

De vuelta en Riad, el horror inicial por el asesinato se convirtió en tristeza y luego en frustración. Muchos saudíes dicen que les molesta la forma en que el caso eclipsa constantemente los cambios sociales que ven, como que el gobierno ahora permita que las mujeres viajen sin el permiso de un pariente masculino. Los periódicos saudíes con frecuencia hacen referencia a una campaña de los medios extranjeros contra el país, una denuncia que se ha hecho eco entre los ciudadanos.

En una rara declaración el lunes, el hijo de Khashoggi, Salah, dijo que no quería que la tragedia de su familia fuera “aprovechada” para debilitar a su país.

“No existe una correlación entre un asesinato que se está investigando y las reformas por el bien de un país entero”, dijo Mishari, de 25 años, quien, al igual que muchos saudíes que hablan con los medios extranjeros, pidió que se ocultara su apellido. “Es como si se esperaran que abandonemos nuestra vida diaria y que ya no trabajemos para mejorar nuestro futuro”, agregó.

Otros están desconsolados, perseguidos por el recuerdo de Khashoggi. Incluso en conversaciones privadas, algunos saudíes evitan mencionar su nombre, refiriéndose en cambio a “los eventos en octubre”. Khashoggi era conocido en el reino y respetado por muchos, incluso aquellos que no estaban de acuerdo con sus puntos de vista políticos, como su apoyo a la Hermandad Musulmana.

“El Jamal que conocía no era perfecto; ¿quién lo es?”, escribió Faisal Abbas, editor en jefe de Arab News de Arabia Saudita, en un artículo publicado el miércoles. “Pero de ninguna manera el Jamal que conocía era un enemigo del estado”.

 

 


Comentarios

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4918

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: María José Bonacifa | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Editorial Perfil S.A.