28 sep 2020
BLOOMBERG
lunes 3 agosto, 2020

Ataque a TikTok abre nuevo frente en una guerra tecnológica

Estados Unidos está expandiendo una lucha contra Pekín mediante restricciones de estilo chino sobre las compañías tecnológicas, un movimiento que podría tener enormes ramificaciones para las economías más grandes del mundo.

Bloomberg News

TikTok Foto: Photographer: Shiho Fukada/Bloomberg
lunes 3 agosto, 2020

Al ir tras TikTok, Estados Unidos está expandiendo una lucha contra Pekín mediante restricciones de estilo chino sobre las compañías tecnológicas, un movimiento que podría tener enormes ramificaciones para las economías más grandes del mundo.

La amenaza de la Administración Trump de prohibir el fenómeno viral entre los adolescentes de ByteDance Ltd. y otras aplicaciones de propiedad china podría obstaculizar significativamente su acceso a los datos globales del usuario, un recurso inmensamente valioso en una economía moderna de Internet. Es probable que cualquier decisión de Estados Unidos –que según el secretario de Estado, Michael Pompeo, se tomaría “en breve”– sea seguida por una campaña de presión similar a la que llevó a algunos aliados a vetar a Huawei Technologies Co. de las redes 5G.

Incluso si las operaciones estadounidenses de TikTok son compradas por Microsoft Corp., el episodio es la culminación de una bifurcación de Internet que comenzó cuando China cerró su propia esfera en línea hace años, creando un universo alternativo donde Tencent Holdings Ltd. y Alibaba Group Holding Ltd. sustituyen a Facebook Inc. y Amazon.com Inc.

 

Tik Tok, el origen de todos los males

También está dividiendo a muchos en la industria: algunos denuncian la traición de valores como la libertad de expresión y el capitalismo, mientras que otros abogan por hacer lo que sea necesario para someter a un rival geopolítico y su industria tecnológica fundamental.

“Esto sienta un precedente peligroso para Estados Unidos”, dice Samm Sacks, socio de política de seguridad cibernética y economía digital de China en el grupo de expertos New America. “Estamos avanzando por un camino de tecnonacionalismo”.

Los movimientos de Washington subrayan la rapidez con la que el concepto de desacoplamiento de Internet se está convirtiendo en una realidad, incluso cuando el mundo aún está descubriendo sus consecuencias. India mostró el camino cuando prohibió docenas de aplicaciones móviles chinas, incluidas TikTok y WeChat de Tencent, mientras que Australia y Japón parecen estar mirando opciones similares.

El problema es quién controla los datos, desde detalles privados como ubicaciones y correos electrónicos hasta información extraída sofisticada, como perfiles personales y comportamiento en línea. Al igual que India, a Washington le preocupa que TikTok pueda estar canalizando ese tesoro a Pekín, lo que podría socavar la seguridad nacional al construir bases de datos sobre sus ciudadanos.

 

Microsoft avanza en negociaciones para comprar Tik Tok

Lo preocupante para Pekín es que no está claro dónde trazaría EE.UU. la línea, dada la medida en que los datos son esenciales para las empresas en estos días. Si bien las restricciones de Washington contra Huawei pueden tener algunos motivos en términos de seguridad nacional, el argumento para prohibir TikTok es “muy débil”, según Yik Chan Chin, quien investiga la política global de medios y comunicaciones en la Universidad Xi’an Jiaotong-Liverpool en Suzhou, una ciudad cerca de Shanghái.

“No es un argumento razonable, es como una prohibición general de las empresas chinas”, dijo. “¿Cómo pueden las empresas chinas hacer negocios en Estados Unidos?”.

Cuidado con lo que desea

El presidente Xi Jinping puede tener la culpa. China ha defendido durante mucho tiempo la soberanía cibernética, cerrando servicios como Twitter, obligando a las empresas extranjeras a trabajar con socios y distribuidores locales en áreas desde juegos móviles hasta servicios en la nube, o restringiendo la inversión en áreas como la banca en línea. Bing y LinkedIn de Microsoft Corp., que censuran el contenido en China, siguen siendo el único motor de búsqueda y la red social más importantes a los que se les permite operar en China.

“Debemos respetar la elección de cada país de su ruta de desarrollo de Internet y su modelo de gestión, su política pública de Internet y el derecho a participar en la gestión del ciberespacio internacional”, dijo Xi a los asistentes a una conferencia de Internet de alto perfil en 2015. “No debería haber ciberhegemonía, no interferencia en los asuntos internos de otros, ninguna participación, apoyo o incitación a actividades cibernéticas que perjudiquen la seguridad nacional de otros países”.

Ahora es China la que quiere que el mundo abrace a sus empresas y evite interpretaciones demasiado amplias de la seguridad nacional. El portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Wang Wenbin, dijo el lunes que la Administración Trump “ha estado estirando el concepto de seguridad nacional sin ninguna evidencia y solo basada en la presunción de culpa”, y pidió que “cree un entorno abierto, justo y no discriminatorio” para empresas de todos los países”.

 

Microsoft se reúne con Trump para salvar acuerdo con TikTok

Las declaraciones pasadas de China sobre la soberanía cibernética reflejaron su debilidad en ese momento, y esa opinión ha evolucionado sustancialmente desde entonces, según Zhao Ruiqi, subdirector de la Escuela de Marxismo de la Universidad de Comunicación de China en Pekín.

‘Dividir Internet’

“La medida de Trump amenaza con dividir Internet, y esto es algo que el mundo debería evitar”, dice Zhao. “Los países deben sentarse y discutir los límites de la seguridad nacional en lo que respecta a la gobernanza de Internet”.

Si bien algunas de las acciones de Trump se consideran motivadas por consideraciones de reelección, otro piensan que ir tras TikTok tiene un significado más profundo. Ya es el emprendimiento más valioso del mundo con un precio potencial de US$140.000 millones; ByteDance y su producto más conocido personifican el espíritu de una generación de empresas de tecnología de consumo que pueden seguir a Alibaba y Tencent.

Al enganchar a cientos de millones de jóvenes adictos desde Nueva Delhi a Denver, el fundador Zhang Yiming ha mostrado a una cohorte de empresarios cómo un emprendimiento chino puede llegar a lo grande y algún día estar hombro con hombro con las corporaciones más grandes de Estados Unidos. Hoy, atiende a unos 1.500 millones de usuarios activos mensuales en una familia de aplicaciones que van desde las redes sociales hasta los juegos y la educación.

“TikTok simboliza la capacidad de las compañías tecnológicas chinas en algoritmos, inteligencia artificial y la capacidad de volverse virales y obtener ganancias en un corto período”, afirma Wang Sixin, profesor de la Universidad de Comunicación de China.

Ahora las restricciones de Estados Unidos obligarían a un contingente de estrellas prometedoras en áreas desde los juegos hasta la transmisión en vivo y los medios de comunicación a reevaluar sus planes de expansión global, justo cuando comenzaban a ganar fuerza en el extranjero. Si bien TikTok es el primer servicio de Internet de fabricación china que tiene éxito a nivel mundial, existen una serie de otros que lo siguen de cerca.

 

TikTok y Zoom en la mira de senadores de EE.UU.

Entre las aplicaciones chinas más descargadas en los últimos 12 meses en EE.UU. están las plataformas Joyy Inc., Bigo y Likee, y la aplicación de compras AliExpress de Alibaba, según Sensor Tower. Likee, rival de TikTok, que también enfatiza que opera desde fuera de China, convirtió este año a Estados Unidos en una prioridad para su expansión global, con planes de invertir más dinero y personas en la región.

Lanzada en mayo, la compañía de videos cortos Zynn ha superado en ocasiones las descargas de aplicaciones estadounidenses. Y WeChat, utilizado por más de 1.000 millones de personas en todo el mundo, es popular entre la diáspora china y los ejecutivos estadounidenses con negocios en la economía número 2 del mundo.

Si la Administración decide que los datos son el determinante clave, incluso algunos de los juegos más populares del mundo pueden quedar atrapados. Call of Duty: Mobile de Tencent, cocreado por Activision Blizzard Inc., Clash Royales de PUBG Mobile y su subsidiaria Supercell son populares entre los estadounidenses.

Al igual que otros empresarios chinos, Zhang ahora debe descubrir cómo mantener el ritmo vertiginoso de crecimiento de ByteDance mientras se limita en gran medida a su propio mercado local. Aunque el primer gran éxito de ByteDance fue una aplicación de noticias llamada Toutiao, fue TikTok la que atrajo a cientos de millones de usuarios en todo el mundo. Con 165 millones de instalaciones, Estados Unidos es el mercado más grande de la aplicación después de India, así como el más lucrativo en términos de gasto de los usuarios, según estimaciones de Sensor Towers.

Desde China, el creador de TikTok desafía a los dueños de Silicon Valley

Es un retiro agotador para una empresa que ha tratado de ofrecer un refugio para los ingenieros de inteligencia artificial mejor pagados. Zhang luchó para mantenerse independiente del triunvirato tecnológico del país de Baidu Inc., Alibaba y Tencent, lo que lo convierte en una rareza en la industria.

Ahora Zhang puede encontrarse en el lado equivocado del nacionalismo, tanto en Estados Unidos como en China. Con hashtags sobre el episodio estadounidense de TikTok en tendencia en la plataforma de microblogging más grande de China, Weibo, Zhang ocultó todas sus publicaciones del público después de que los usuarios inundaran su cuenta con comentarios que atacaban su decisión de vender.

“Zhang Yiming se arrodilló rápido”, escribió un bloguero. “Nuestro país ni siquiera tuvo la oportunidad de ayudarlo”.


Comentarios

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 5132

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: María José Bonacifa | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Editorial Perfil S.A.