martes 27 de julio de 2021
BLOOMBERG
05-09-2019 14:24

Botsuana, donde abundan los elefantes, rechaza un pacto ecologista

El presidente Mokgweetsi Masisi quiere vender marfil y achicar el número de esos animales, porque "son demasiados, matan a los aldeanos y destruyen sus cultivos".

05-09-2019 14:24

Mokgweetsi Masisi, presidente de Botsuana, país con la población de elefantes más grande del mundo, dijo que "un pacto mundial para regular el comercio de vida silvestre ya no tiene sentido” y que perseverará en un plan para sacar a las naciones del sur de África del pacto.

Botsuana se enojó cuando las propuestas para aliviar algunas restricciones comerciales fueron rechazadas en una reunión de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES) en Ginebra el mes pasado. Con una población de elefantes aproximada de 130.000, el gobierno argumenta que tiene demasiados y que matan a aldeanos y destruyen sus cultivos. CITES, por el contrario, prohíbe el comercio internacional de cuernos de marfil y de rinoceronte.

Países del sur de África pidieron a CITES que les permitiera vender sus existencias de marfil, continuar la exportación de elefantes a zoológicos en China y EE.UU. y, en el caso de Namibia, reducir las restricciones al comercio de cuernos de rinoceronte. Todas estas propuestas fueron rechazadas.

“Cuando nos dicen que no podemos hacer nada con nuestro exceso, no es útil, no es una solución”, dijo Masisi en una entrevista con Bloomberg TV en el Foro Económico Mundial sobre África en Ciudad del Cabo el jueves. “En realidad no tiene sentido”, dijo y describió a los botsuaneses como “los guardianes de los elefantes”.

Los miembros de la Comunidad de Desarrollo de África Austral compuesta por 16 naciones son el hogar de la mayor parte de los elefantes, rinocerontes, leones y otras especies de animales africanos. El bloque se extiende desde Sudáfrica hasta la República Democrática del Congo.

Desde entonces, el grupo ha amenazado con retirarse de CITES, bajo el argumento que las organizaciones no gubernamentales occidentales habían adquirido demasiado poder y ahora estaban dictando políticas.

“Infortunadamente está bajo secuestro. Se supone que debe proporcionar un medio legal, ordenado y administrado para el comercio; es decir, realmente manejar las especies silvestres”, comentó Masisi. Las naciones del sur de África “se reunirán y discutirán sobre los próximos pasos”, dijo.