viernes 31 de marzo de 2023
BLOOMBERG Desplome

Las acciones del banco Credit Suisse se desplomaron hasta el nivel más bajo jamás registrado

La fuerte caída del 29% se dio luego de que el mayor accionista de la empresa descartara aumentar su participación por restricciones regulatorias. Las autoridades de la entidad aseguraron que la situación es "sólida".

15-03-2023 12:35

La frágil recuperación de Credit Suisse Group AG está haciendo mella en la preocupación generalizada del mercado por las empresas financieras, lo que deja a los directivos del banco ante una ardua batalla para convencer a los inversionistas de que puede llevar a cabo un amplio cambio de rumbo.

Las acciones del banco suizo se desplomaron hasta el nivel más bajo jamás registrado y sus diferenciales de crédito se dispararon cuando el principal accionista de la empresa descartó aumentar su participación debido a restricciones regulatorias. Ello contribuyó a la caída de todos los bancos europeos a medida que los inversionistas se apresuraban a huir del riesgo tras las turbulencias de la semana pasada.

Lunes negro para la economía global por la crisis del sistema bancario de Estados Unidos

Credit Suisse lleva apenas unos meses inmerso en una compleja reestructuración que lo llevará a escindir la unidad de banca de inversión y a centrarse en su negocio clave de gestión de patrimonios. Su segundo giro estratégico en el mismo número de años no ha logrado hasta ahora ganarse a los inversionistas ni frenar la fuga de clientes, y el esfuerzo corre el riesgo de complicarse aún más por la inquietud del mercado financiero tras el colapso de Silicon Valley Bank.

Situación financiera "sólida" dicen desde el Credit Suisse

El director ejecutivo, Ulrich Koerner, pidió el martes paciencia y afirmó que la situación financiera del banco es sólida. En una conferencia celebrada el miércoles, el presidente, Axel Lehmann, afirmó que la ayuda del Gobierno “no es un tema” y que los esfuerzos de la empresa por recuperar la rentabilidad no son comparables a los graves problemas de liquidez que afectan a bancos más pequeños en Estados Unidos.

Pero en la misma conferencia, el presidente del Saudi National Bank, que se convirtió en el mayor accionista de Credit Suisse a fines del año pasado, dijo que había muchas razones por las que la empresa no aumentaría su participación en el banco más allá del nivel actual, ligeramente por debajo del 10%.

“La respuesta es rotundamente no, por muchas razones aparte de la más simple, que es la regulatoria y estatutaria”, dijo Ammar Al Khudairy en una entrevista con Bloomberg TV el miércoles. Respondía así a una pregunta sobre si el banco estaba abierto a nuevas inyecciones en caso de que hubiera otra petición de liquidez adicional.

Por la caída del Silicon Valley Bank se produce una fuerte corrida de los prestamistas estadounidenses

Si bien esto es coherente con la postura anterior de la empresa saudí, contribuyó a que las acciones de Credit Suisse cayeran hasta un 29%, a un nuevo mínimo histórico en Zúrich, mostrando la fragilidad de los valores bancarios esta semana.

“En un mercado nervioso, tras la quiebra de Silicon Valley Bank en EE.UU., las acciones de Credit Suisse han caído hoy más de un 20%”, escribieron los analistas de Citigroup en una nota a los inversionistas. Aun así, dijeron, los comentarios del presidente del Saudi National Bank parecen “insuficientes para explicar la magnitud del movimiento del mercado”.

El costo de asegurar los bonos contra un impago a corto plazo se acercó a un nivel que normalmente es señal de serias preocupaciones para los inversionistas. Los bonos preferentes del banco lideraban las pérdidas en el mercado europeo de bonos corporativos de alta calidad, desplomándose entre 2,5 y 5 centavos de euro, según datos recopilados por Bloomberg. Todos sus bonos subordinados de nivel 1 adicional se cotizan muy por debajo del 80% de su valor nominal, un nivel que se asocia con dificultades.

El valor de mercado de la empresa ya había caído esta semana a un nivel cercano al que tenía antes del aumento de capital.

“Nadie está contento con la trayectoria del precio de las acciones, pero gestionamos lo que podemos gestionar, y esto es la ejecución de nuestro plan”, dijo Koerner en una entrevista con Bloomberg Television el martes. “Dijimos que es una transformación a tres años, y no se puede venir a los dos meses diciendo: “¿Por qué no está todo hecho?”.

Koerner destacó el martes el coeficiente de cobertura de liquidez de la empresa, que indica que el banco puede soportar más de un mes de fuertes salidas de fondos en un período de tensión. El lunes, en medio de las turbulencias de los mercados, la entidad registró entradas de capital y está adelantada en su plan de reestructuración.

Credit Suisse, el segundo banco más grande de Suiza

El segundo banco más grande de Suiza, cuyos orígenes se remontan a 1856, se ha visto sacudido en los últimos años por una serie de crisis, escándalos, cambios de liderazgo y problemas legales. Las pérdidas de 7.300 millones de francos del año pasado anularon las ganancias de la década anterior.

Los clientes retiraron más de US$100.000 millones en activos en los tres últimos meses del año pasado, a medida que aumentaba la preocupación por su salud financiera, y las salidas han continuado este año, incluso después de que recurriera a los accionistas en una ampliación de capital de 4.000 millones de francos.

Harris Associates, que fue el mayor accionista del banco antes que el Saudi National Bank, con una participación del 10% en un momento dado, vendió la totalidad de su participación en los últimos meses.

Participación saudí

El Saudi National Bank, que pertenece en un 37% al fondo soberano del reino, adquirió una participación de aproximadamente el 9,9% en la entidad crediticia suiza por 1.400 millones de francos como inversionista principal en el aumento de capital del banco suizo. La participación ha perdido más de 500 millones de francos en cuestión de meses. La entidad saudí siempre ha dicho que no quiere superar el 10%, lo que supondría trabas regulatorias.

Vuelven a caer con fuerza las bolsas europeas por los temores en el sector bancario

Al Khudairy dijo en octubre que “le gusta” la nueva dirección de Credit Suisse y su determinación para ejecutar su plan de cambio de rumbo, pero que cualquier capital adicional por el momento está “fuera de discusión”. Lo reiteró el miércoles.

“Si superamos el 10%, entrarán en vigor todas las nuevas normas, ya sea por parte de nuestro regulador, del regulador suizo o del regulador europeo”, dijo en la entrevista del miércoles. “No estamos dispuestos a entrar en un nuevo régimen regulador. Puedo citar otras cinco o seis razones, pero una de ellas es que hay un techo de cristal y no vamos a plantearnos sobrepasarlo”.

Sin interés en el CS First Boston

Al Khudairy también dijo que su banco no estaba interesado en tomar una participación en CS First Boston, el banco de inversión que Credit Suisse está escindiendo.

Aunque Koerner citó varias métricas clave para demostrar la solidez financiera del banco, incluida la intención de mantener una ratio CET1 del 13% a lo largo de la revisión, persiste la preocupación por el futuro del banco.

El nivel de los CDS (seguros contra impago) es unas 9 veces el de Deutsche Bank y 18 veces el de UBS Group AG. La curva de CDS también está profundamente invertida, lo que significa que cuesta más protegerse contra una quiebra inmediata del banco que contra un impago más adelante.

El Banco Nacional Suizo declinó hacer comentarios sobre la situación de Credit Suisse cuando se le contactó el miércoles.