9th de March de 2021
BLOOMBERG
28-04-2020 01:30

El gran cisma de los mercados emergentes por el coronavirus

Un mundo de dos vías está comenzando a establecerse en los mercados emergentes.

Netty Idayu Ismail, Karl Lester Yap y Sydney Maki
28-04-2020 01:30

Un mundo de dos vías está comenzando a establecerse en los mercados emergentes. No solo las acciones, los bonos y las monedas de las economías en desarrollo reaccionan a la pandemia de COVID-19 de maneras muy diferentes, sino que las consecuencias están creando rápidamente dos campos distintos de ganadores y perdedores.

La creciente dicotomía es más marcada en el mercado de bonos, donde la demanda de los inversores prémium para mantener una deuda más riesgosa en los mercados emergentes se ha disparado en relación con los créditos más seguros. De hecho, el diferencial entre estos bonos de alto rendimiento y sus contrapartes con grado de inversión ahora está cerca de su máximo desde 2002, según los índices de JPMorgan Chase & Co. Por lo tanto, los prestatarios con calificaciones más altas como Qatar, Abu Dabi y Arabia Saudita representaron más de un tercio de las ventas de eurobonos de los países en desarrollo este mes.

“La deuda de los mercados emergentes alcanzó en general sus mínimos durante marzo y continuará recuperándose muy lentamente desde aquí”, asegura Paul Greer, administrador de dinero para Fidelity International en Londres, que administra alrededor de US$380.000 millones. “En el corto plazo, la mejor oportunidad establecida, con el mayor potencial de rendimiento total en dólares, está en la deuda soberana con calificación de grado de inversión en los mercados emergentes”.

La divergencia subraya cómo la propagación del virus y las diferentes formas en que los gobiernos están respondiendo, tanto a través de confinamientos como de esfuerzos de estímulo, están haciendo que muchos inversores desconfíen de poner su dinero en cualquier cosa que no sean los activos más fuertes. Los mercados emergentes registraron una novena semana de salidas en los cinco días hasta el 17 de abril, pero US$1.400 millones volvieron a los bonos, según Credit Agricole SA.

Filipinas, un país de grado de inversión, comenzó el lunes a promover bonos soberanos denominados en dólares, uniéndose a una serie de prestatarios que aumentan sus reservas de efectivo para capear la pandemia de coronavirus. El país está ofreciendo tramos a 10 y 25 años, dijeron personas familiarizadas con el asunto.

Si bien los bonos con la calificación más alta siguen siendo una apuesta más segura para algunos inversores, es probable que las monedas de los mercados emergentes se mantengan en un segundo plano a medida que persiste el clamor por el dólar estadounidense. La brecha entre un indicador de JPMorgan de la volatilidad esperada en las monedas de los países en desarrollo con respecto a una medida similar del Grupo de los Siete ha subido a su máximo desde 2018.

“No creemos que las condiciones necesarias estén en su lugar todavía” para que el dólar se debilite, escribieron estrategas de Goldman Sachs Group Inc., incluido Zach Pandl, en una nota. “En nuestras previsiones, el dólar comienza a debilitarse a mediados de año a medida que la recuperación económica mundial comienza a consolidarse”.

Las monedas más débiles aún pueden proporcionar un piso para las acciones en muchos mercados emergentes. El índice MSCI de acciones de países en desarrollo ha subido 18% desde un mínimo de cuatro años alcanzado hace aproximadamente un mes.

En esta Nota