miércoles 29 de junio de 2022

Inflación argentina alcanza 47,6% en 2018 tras crisis cambiaria

Los precios al consumidor en Argentina aumentaron un 47,6 por ciento el año pasado después de que una crisis cambiaria hundiese a la economía en una recesión y las tasas de interés más altas del mundo no lograran frenar el desplome del peso.

16-01-2019 05:09

Los precios al consumidor en Argentina aumentaron un 47,6 por ciento el año pasado después de que una crisis cambiaria hundiese a la economía en una recesión y las tasas de interés más altas del mundo no lograran frenar el desplome del peso.

La inflación se desaceleró al 2,6 por ciento en diciembre frente a noviembre, según cifras del Gobierno publicadas el martes. Es la tercera disminución consecutiva de los datos de inflación mensuales, una señal de que la enérgica política monetaria del banco central, respaldada por el Fondo Monetario Internacional, está logrando su objetivo pese a poner en riesgo el crecimiento económico, como han advertido los analistas.

Aún así, las cifras de 2018 son un revés para la economía. Los precios al consumidor aumentaron alrededor del 25 por ciento en 2017 y del 40 por ciento en 2016. Las cifras del año pasado seguramente serán mencionadas por los opositores del presidente Mauricio Macri en su candidatura a una reelección este año. Durante la campaña de 2015, Macri prometió una inflación de un solo dígito al final de su primer mandato. Ahora la Administración y el banco central han abandonado las metas de inflación, haciendo referencia en su lugar a la encuesta mensual de economistas privados.

Un portavoz del banco central dijo por mensaje que la alta tasa de inflación anual reflejaba la volatilidad de la moneda antes de que el actual equipo del banco central asumiera el control a finales de septiembre.

Una sequía histórica, olas de venta en el mercado, políticas cambiantes, errores de comunicación y la preocupación de los inversores sobre los déficits fiscales y de cuenta corriente de Argentina provocaron un desplome del peso del 50 por ciento frente al dólar el año pasado. Esto arrastró a Argentina en una recesión que se espera que dure este año, y una línea de crédito récord de US$56.000 millones del FMI.

Los economistas y analistas esperan que la inflación disminuya aún más a lo largo de 2019, aunque se mantendría en niveles históricamente elevados: las encuestas de los bancos centrales de Argentina a los economistas sitúan la tasa anual de este año en el 27 por ciento. Eso está muy por debajo del pronóstico de inflación medio de 25 analistas encuestados por Bloomberg, que anticipan una tasa anual del 37 por ciento para 2019.