martes 27 de septiembre de 2022
BLOOMBERG Commodities

La inminente huelga ferroviaria en Estados Unidos agita los mercados

La primera huelga del sector en más de 30 años asestaría un duro golpe a los mercados de materias primas, interrumpiendo aún más suministros que ya se han visto fuertemente afectados.

14-09-2022 14:37

Una huelga de trabajadores ferroviarios en Estados Unidos que podría resultar catastrófica está comenzando a asustar a los mercados de energía y productos básicos, elevando los precios de todo, desde el gas natural hasta el maíz.

Los futuros del gas natural llegaron a subir un 6,8% el miércoles, en parte debido a los temores de que una huelga prolongada frene las entregas de carbón y obligue a las generadoras de energía a depender más de los ya escasos suministros de gas.

Las primas para el maíz transportado por embarcaciones para ser entregado en la costa del Golfo aumentaron casi un 5% ante la especulación de que una mayor cantidad de él se trasladará vía marítima si los trenes se paralizaran.

El mercado bajista en EE.UU. no habría llegado a su fin

Y la situación podría empeorar. Una huelga ferroviaria en EE.UU., la primera en más de 30 años, asestaría un duro golpe a los mercados de materias primas, interrumpiendo aún más suministros que ya se han visto fuertemente afectados durante los últimos dos años por pérdidas de cosechas, recortes de producción y, más recientemente, la guerra en Ucrania. Los productos básicos representan la mitad de todo el tráfico ferroviario de mercancías.

Un cierre en el servicio ferroviario también amenaza con aumentar los precios de la gasolina, según la asociación comercial American Fuel & Petrochemical Manufacturers. Se podrían observar reducciones generalizadas de la producción y algunos posibles cierres de refinerías este fin de semana, lo que posiblemente provoque que ciertos mercados regionales vulnerables queden sin el combustible suficiente, dijo el grupo.

Casi toda la gasolina terminada en EE.UU. se mezcla con etanol, que depende en gran medida del transporte ferroviario.

Si bien la probabilidad de un paro laboral es potencialmente alta, el riesgo de una huelga prolongada que dure más de dos días es muy bajo, y se espera que el Congreso tome medidas para evitar mayores impactos, dijeron en una nota a los clientes analistas de Morgan Stanley, entre ellos, Pamela Kaufman.

SE