lunes 26 de septiembre de 2022

Irán promete arrestar a todos los manifestantes "ilegales"

Irán amenazó con enjuiciar a cualquiera que participe en “reuniones ilegales”, mientras que las autoridades intentaban evitar los crecientes disturbios por la muerte de una mujer detenida por la llamada policía moral del país.

23-09-2022 12:55

Irán amenazó con enjuiciar a cualquiera que participe en “reuniones ilegales”, mientras que las autoridades intentaban evitar los crecientes disturbios por la muerte de una mujer detenida por la llamada policía moral del país.

El Ministerio de Inteligencia dijo que la orden general se debió a la “explotación de los acontecimientos recientes por parte de las corrientes antirrevolucionarias”, de acuerdo a a la agencia de noticias semioficial Tasnim.

Las protestas comenzaron el viernes pasado tras la muerte de Mahsa Amini, de 22 años, que entró en coma tras su arresto por presuntamente violar los códigos de vestimenta islámicos. Al menos 17 personas han muerto hasta ahora.

Las unidades de policía de la moral, conocidas formalmente como Patrullas de Orientación, han sido muy impopulares durante mucho tiempo, pero las protestas son la primera gran reprimenda de sus acciones. Sus furgonetas a menudo se estacionan en cruces y plazas concurridas, donde oficiales mujeres, vestidas con el “chador” negro que cubre todo el cuerpo y pañuelos en la cabeza, detienen a los transeúntes que consideran que están vestidos “poco modestamente”.

Mujeres iraníes incendian sus velos en protesta por la muerte de Mahsa Amini

Amini, que visitaba la capital, Teherán, con su familia desde un pequeño pueblo en la provincia occidental de Kurdistán, fue recogida por una de esas unidades, metida en una furgoneta y conducida a una comisaría.

La versión de la policía versus la familiar

La policía dijo que luego sufrió “insuficiencia cardíaca”, entró en coma y murió dos días después en el hospital. Su familia dice que la golpearon y encubrieron el asalto. Exigieron un relato completo de lo que le sucedió a Amini, diciendo que no tenía condiciones de salud subyacentes.

Mientras continuaban las protestas, la televisión estatal estuvo dominada el viernes por imágenes de mítines a favor del régimen contra lo que describió como “disturbios”, así como los funerales de los miembros del servicio de seguridad muertos en los disturbios e informes sobre presuntos daños a la propiedad pública.

La policía arrestó a 211 personas en la provincia norteña de Gilan y alrededor de 40 en Pakdasht, en las afueras de la capital, Teherán, por las protestas, según la agencia de noticias semioficial Fars. En la ciudad oriental de Tuyserkan, ocho personas fueron detenidas y 58 citadas a interrogatorio.

El diario Shargh dijo que tres periodistas iraníes fueron arrestados el jueves, incluido Niloufar Hamedi, quien trabaja para el mismo diario, y agregó que se desconocía el motivo de su detención.

El presidente de Irán, Ebrahim Raisi, dijo mientras asistía a la Asamblea General de las Naciones Unidas en Nueva York que había estado en contacto con la familia de Amini y ordenó una investigación sobre su muerte. Condenó las protestas como “actos de caos”.

El Tesoro de Estados Unidos sancionó el jueves a la policía moral por lo que describió como la violencia del grupo contra las mujeres y la violación de los derechos de los manifestantes pacíficos.

En esta Nota