lunes 26 de septiembre de 2022

La industria naviera quiere crear su propio fondo climático

La industria naviera tiene un ambicioso plan para reducir su huella de carbono y tomar cartas en la lucha contra el cambio climático.

18-12-2019 07:18

La industria naviera tiene un ambicioso plan para reducir su huella de carbono y tomar cartas en la lucha contra el cambio climático.

Las asociaciones de propietarios de buques que representan más del 90% de la flota comercial mundial quieren crear un fondo de investigación de US$5.000 millones para ayudar a desarrollar combustibles y sistemas de propulsión más respetuosos con el medio ambiente. Presentarán el plan a la Organización Marítima Internacional, una rama de las Naciones Unidas, el miércoles.

El objetivo del fondo es ayudar a la industria naviera a desarrollar buques comercialmente viables con cero emisiones de carbono para principios de la década de 2030. El sector se enfrenta al objetivo de la OMI de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 50% respecto a los niveles de 2008 para 2050. Los grupos de la industria que respaldan el fondo incluyen BIMCO, Intercargo y la Cámara Naviera Internacional.

“No debemos dejar que otros carguen con el peso de abordar la crisis climática”, dijo Guy Platten, secretario general de la Cámara. “Tampoco le pediremos a otros que decidan el futuro del transporte marítimo”.

El dinero para el fondo provendría de un impuesto obligatorio de US$2 por tonelada al combustible marino comprado por los transportistas durante un período de 10 años. Se gastará en la investigación de alternativas más ecológicas, como el amoníaco, las celdas de combustible y los combustibles sintéticos de fuentes de energía renovable, que aún no existen en una forma que pueda aplicarse a grandes buques comerciales que navegan los océanos del planeta. El combustible es el principal coste para un propietario de buques.

Con el aumento previsto en el comercio mundial, los buques tendrán que ser cada vez más eficientes para cumplir con el objetivo de la OMI de reducir las emisiones, según la Cámara.

Los que apoyan el fondo esperan que su propuesta sea debatida en una reunión de la OMI en Londres que comienza en marzo. El plan es tenerlo en funcionamiento para 2023. Los barcos tendrían un certificado para mostrar que han pagado.

“No se puede evitar”, dijo Platten en una entrevista. “Hay que pagar”.