24th de February de 2021
BLOOMBERG
19-05-2020 15:42

Límites de la acción individual en caída de emisiones globales

Ante vuelos inmovilizados, carreteras vacías y fábricas cerradas, las emisiones globales de dióxido de carbono cayeron a niveles no vistos desde 2006 por instrucciones de cuarentena que llegaron a punto máximo el mes pasado.

Eric Roston y Akshat Rathi
19-05-2020 15:42

Ante vuelos inmovilizados, carreteras vacías y fábricas cerradas, las emisiones globales de dióxido de carbono cayeron a niveles no vistos desde 2006 por instrucciones de cuarentena que llegaron a punto máximo el mes pasado.

El 7 de abril, las emisiones globales de CO₂ fueron 17% más bajas en comparación con la misma época del año pasado. Esta es la conclusión de un nuevo análisis realizado por investigadores climáticos que estimaron los datos de CO₂ de este año en 69 países, cubriendo 97% de las emisiones globales.

Antes de la pandemia, científicos esperaban que hubiera poco o ningún cambio en las emisiones este año. Según el estudio publicado el martes, los países alcanzaron su punto más bajo en diferentes momentos durante la pandemia de coronavirus, con emisiones de CO₂ 26% por debajo del promedio diario de 2019 en algunos lugares.

Para un optimista, las cifras de CO₂ durante la cuarentena muestran que “es posible reducir las emisiones. Solo que no es la forma como queremos que suceda”, dijo Glen Peters, director de investigación del Centro para la Investigación Internacional del Clima en Oslo, y coautor del estudio. “Así que tenemos que encontrar otra forma de lograrlo. Pero sabemos que podemos lograrlo”.

Todavía hay demasiadas incógnitas para que científicos proyecten emisiones anuales para la totalidad de 2020. Si las medidas de contención pandémica se levantan a principios de este verano, las emisiones podrían caer 4% este año respecto al año pasado. Si persisten de manera menos estricta durante todo el año, 2020 podría cerrar 7% más bajo. La contaminación anual de CO₂ se mantuvo estable en 2018 y 2019, acercándose a 37.000 millones de toneladas métricas.

El Fondo Monetario Internacional proyectó que las emisiones de carbono caerían 5,7% este año, y la Agencia Internacional de la Energía estimó una caída de 8%. Nadie ha proyectado aún cuánto más podrían caer las emisiones en caso de que una segunda ola de infecciones por COVID-19 obligue otra cuarentena global como la de abril.

Que una secuencia de eventos tan indeseable y dramática ubique la tasa de emisiones globales solo 14 años atrás, sería la lección climática más importante de la pandemia.

Incluso muestra los límites de los cambios más drásticos en el comportamiento individual para cumplir con objetivos de contaminación, concluyó el estudio. Si bien es demasiado pronto para predecir los efectos duraderos del autoaislamiento, los autores escribieron: “las respuestas sociales por sí solas, como se muestra aquí, no impulsarían las reducciones profundas y sostenidas necesarias para alcanzar las emisiones netas cero”.

Peters dijo que algunos de los comportamientos observados durante la cuarentena por COVID-19 podrían servir de base para políticas futuras, como dar incentivos a las personas para que trabajen desde casa y asistir a conferencias de manera remota, permitiendo que vivan normalmente. Esos cambios podrían traducirse en recortes a largo plazo en las emisiones, pero es probable que no sea suficiente.

En todo caso, COVID-19 podría generar una mayor conciencia de la escala del desafío para controlar el cambio climático.

Lo que ocurra después de que se levanten las medidas pandémicas determinará la trayectoria de las emisiones para el resto de 2020. La contaminación por CO₂ cayó 1,4% durante la recesión de 2009, y aumentó 5,1% en 2010. Para evitar que las emisiones retomen su curso, las naciones deben acelerar la transformación del sistema energético, de lo contrario las tecnologías contaminantes podrían permanecer durante una generación más.