lunes 10 de mayo de 2021
BLOOMBERG ANÁLISIS DE BLOOMBERG
17-03-2020 22:20

El mayor canje de deuda argentina en 10 años puede decepcionar, dicen analistas

Advierten que el mayor canje de deuda por tamaño desde 2005, propuesto por el gobierno de Alberto Fernández, podría no atraer suficiente apoyo de los inversores.

17-03-2020 22:20

Analistas advierten que el mayor canje de deuda en pesos de Argentina por tamaño desde 2005 podría no atraer suficiente apoyo de los inversores.

El último plan de canje del país, por alrededor de 463.000 millones de pesos (US$7.000 millones) de deuda local sobre el valor nominal, puede fracasar, ya que implica que los inversores deben tener una pérdida de hasta el 30%, según estimaciones de BTG Pactual.

El Ministerio de Economía de Argentina dijo el lunes por la noche que daría a los acreedores la opción de canjear bonos en pesos que se ajusten a la tasa de política monetaria, conocidos localmente como “Bopom”, y una serie de letras del Tesoro para uno de los cuatro bonos vinculados a la inflación. El canje se realizará el 19 de marzo.

El canje marca el último intento de enfrentar una deuda local estimada de 1,8 billones de pesos (US$29.000 millones) que trató de canjear o reinvertir con resultados mixtos, lo que llevó al gobierno a retrasar unilateralmente algunos vencimientos locales. El acuerdo en pesos también llega cuando el ministro de Economía, Martín Guzmán, prepara una oferta inicial a los inversores para rediseñar unos US$70.000 millones en deuda externa, y a medida que los activos mundiales sufren una desbandada provocada por la pandemia de coronavirus.

El problema con la última propuesta es que el gobierno está ofreciendo las nuevas notas a un precio fijo por encima del valor de mercado, explica Alejo Costa, estratega jefe de Argentina en BTG Pactual en Buenos Aires. Estima que, según los términos de la oferta, los inversores que canjeen el Bopom aceptarán un recorte de casi 30%. “La estrategia es ofrecer rendimientos demasiado bajos en términos reales, poco realistas”, dice Costa. “El mercado está concluyendo que, tarde o temprano, los vencimientos se modificarán, y eso significa que el mercado local sigue roto”.

Argentina tiene 142.000 millones de pesos (US$2.200 millones) en bonos Bopom en circulación, que pagan intereses el 25 de marzo y vencen en junio. Pero el pago puede ser aún mayor, porque el bono tiene una tasa variable. Pacific Investment Management Co. posee al menos 53% de las notas, la mayor participación, según datos de Bloomberg del 31 de diciembre. El Tesoro también está buscando intercambiar alrededor de 364.000 millones de pesos (US$5.800 millones) de capital e intereses en pagarés conocidos como Lecaps y otras letras, según estimaciones de BTG.

Debido a la pérdida implícita, solo los inversores que crean que no se les pagará al vencimiento del bono tienen incentivos para participar, dice Costa. “Solo se licita si la amenaza de no recibir el pago es lo suficientemente fuerte”, dice. Incluso con la pérdida, “si estuviera en su lugar, participaría o abandonaría la posición por completo”.