domingo 04 de diciembre de 2022
BLOOMBERG 66.500 casos en todo el mundo

Mpox, Bonopox y MOVID-22: pese a las ideas, aún no cambian nombre a viruela del mono

Más de tres meses después de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) dijera que combatiría el estigma y el racismo en torno al virus de la viruela del mono con un nuevo nombre, no se ha tomado ninguna decisión.

28-09-2022 19:00

Más de tres meses después de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) dijera que combatiría el estigma y el racismo en torno al virus de la viruela del mono con un nuevo nombre, no se ha tomado ninguna decisión.

En agosto, el grupo comenzó a permitir que el público presentara ideas de nuevos nombres a través de un portal en línea. Desde entonces, se han recibido más de 99 propuestas —entre ellas Rodentpox-70, Mpox, Human mediumpox, Bonopox y MOVID-22—, pero no hay noticias sobre si alguna de ellas ha sido elegida o preseleccionada. Un portavoz de la OMS dijo en un correo electrónico que espera recibir “pronto” los informes de los expertos sobre los nuevos nombres.

El proceso avanza demasiado lento para algunos. Jeremy Fausto, médico de urgencias del Brigham and Women’s Hospital, es partidario de cambiar el nombre de la viruela del mono y aplaudió a la OMS por identificarlo como un problema. Incluso presentó su propia sugerencia el 12 de agosto, y dijo que estaba en contacto con expertos de la OMS y se sintió alentado por los comentarios positivos.

Aumentan los casos de viruela del mono y ya se registraron 326 personas enfermas

“Sabemos que están prestando atención, la pregunta es cuándo van a tomar medidas”, dijo Faust. “La frustración para mí es que sigo viendo pacientes, y el estigma es una barrera para que se hagan la prueba, lo que contribuye a la propagación del virus”.

La propuesta de Faust, Opoxid-22, sigue el marco de denominación de covid-19: una abreviatura del nombre de la enfermedad, enfermedad por coronavirus, y el año en que se descubrió, 2019. Cree que las enfermedades nuevas y existentes deben denominarse de la forma más científica y sencilla posible para reflejar únicamente lo que se sabe de ellas.

“En el caso de la viruela del mono, sabemos que es causada por el ortopoxvirus; eso no va a cambiar si proviene de un mono o de una ardilla”, dijo Faust. “Cuando les digo a los pacientes que pueden tener viruela del mono, me miran como si estuviera loco, se puede sentir el estigma con esas interacciones. Parece que tienen algún tipo de enfermedad animal”.

La viruela del mono se ha observado durante mucho tiempo en una serie de mamíferos, con casos que a veces se extienden a las personas, principalmente en África central y occidental. En mayo, el virus empezó a propagarse más ampliamente, sobre todo entre los hombres que tienen relaciones sexuales con hombres. Hasta el 14 de septiembre se habían registrado más de 66.500 casos en todo el mundo, según los CDC. Aunque los monos son susceptibles de contraer el virus, los brotes anteriores se han asociado a roedores. Los síntomas de la viruela del mono incluyen una erupción y síntomas parecidos a los de la gripe.

15 cosas que sabemos sobre la viruela del mono

La unidad de Clasificación Internacional de Enfermedades de la OMS ha consultado el nombre con grupos de expertos y asesores nacionales en las últimas semanas, dijo el portavoz Tarik Jasarevic. “La OMS espera su informe y recomendaciones en breve, que también abarcarán las opciones de nombres adicionales”, dijo.

“El proceso de exploración de nombres nuevos o adicionales para las enfermedades existentes se ha acelerado mucho”, dijo Jasarevic. “Esto ocurre normalmente en el curso de uno o más ciclos anuales de revisión”.

La controversia sobre la nomenclatura de la viruela del mono no es algo aislado. En 1981, la inmunodeficiencia relacionada con los homosexuales fue rebautizada como síndrome de inmunodeficiencia adquirida, o SIDA, un año después de que se identificara el primer caso para reducir el estigma.

El nombre de viruela del mono no ha cambiado desde que se identificó el primer caso humano en 1970, antes de que se adoptaran las directrices de denominación. Cuando la OMS publicó un documento de mejores prácticas para nombrar nuevas enfermedades infecciosas humanas en 2015, desaconsejó el uso de especies o clases de animales o alimentos, llamando específicamente a la “viruela del mono” como ejemplo de lo que se debe evitar.

“Hay un precedente, por lo que es necesario y alcanzable”, dijo Faust. “Cambiar el nombre del virus es la dirección correcta. De hecho, la sanidad está mejorando a la hora de reconocer estos problemas e intentar ser más acogedora.”