domingo 11 de abril del 2021
BLOOMBERG
22-07-2020 15:11

Rendimientos cada vez más bajos de bonos de EEUU impulsan el oro

La profundización de los rendimientos negativos en el mercado del Tesoro de EE.UU.

Stephen Spratt, Chikako Mogi y Justina A. Vasquez
22-07-2020 15:11

La profundización de los rendimientos negativos en el mercado del Tesoro de EE.UU. está impulsando un repunte frenético en el oro que está llevando el metal precioso hacia un récord.

El oro ha ganado 22% este año y está a aproximadamente US$70 de un máximo histórico. Ahora que los bonos del Tesoro a cinco años rinden -1,15% una vez se elimina los efectos de la inflación, un mínimo de siete años, hay pocas razones para esperar una desaceleración en la compra de metales preciosos a medida que los inversores se preocupan por la debilidad de la recuperación económica, las perspectivas de nuevos brotes de covid-19 y el impacto de la compra de bonos del banco central.

“El oro es una forma superior de protección del poder adquisitivo y, dado que las tasas reales caen significativamente por debajo de cero aquí, el oro es relativamente más atractivo como cobertura”, explica Peter Grosskopf, director ejecutivo de Sprott Inc., especialista en metales preciosos con aproximadamente US$8.000 millones bajo administración.

bonos

Mientras los inversores buscan activos de refugio que no pierdan valor, están vertiendo cantidades récord en fondos de metales preciosos que cotizan en bolsa. En lo que va del año, los ETF han aumentado sus tenencias de oro en un 28% a más de 105 millones de onzas, según datos recopilados por Bloomberg, lo que lleva el valor total a US$195.000 millones.

Los rendimientos reales también están alejando a los inversores del dólar estadounidense, que actualmente cotiza al mínimo desde marzo frente a una cesta de monedas, escribió en una nota de investigación Makoto Noji, jefe de estrategia de divisas y bonos para SMBC Nikko Securities Inc. en Tokio.

La plata sube

La plata también ha tenido una recuperación espectacular a medida que las fuerzas que impulsan el oro se enfocan en otros metales preciosos. El precio de contado ganó 14% en la última semana a US$22 la onza, lo más alto en casi siete años.

La recuperación puede perpetuarse a sí misma a medida que la publicidad obtenida por los precios más altos atraiga a más personas a invertir en fondos de metales preciosos.

“La combinación de rendimientos de bonos del gobierno de bajos a negativos más un debilitamiento del dólar estadounidense y, lo que es más importante, una acomodación masiva del banco central, respalda la demanda financiera”, dice Stephane Monier, director de inversiones de Banque Lombard Odier & Cie SA, con sede en Ginebra. “Esta relación entre el oro y los rendimientos reales se ha mantenido durante la última década, y las recientes intervenciones de los bancos centrales han reforzado el argumento de mantener el oro como una herramienta de diversificación de cartera”.

El oro rompió por primera vez el nivel de US$1.000 la onza durante la crisis financiera mundial en 2008, antes de alcanzar un récord de US$1.921,17 la onza en septiembre de 2011. El repunte de este año lo pone en camino para su mayor ganancia anual en una década.

“El daño infligido al dólar como resultado del gasto fiscal y la caída de la tasa de interés real debido a la flexibilización monetaria proporcionan factores alcistas para el oro”, afirma Yuichi Ikemizu, jefe de la Asociación de Mercado de Oro de Japón. “Mientras este entorno continúe, el oro seguirá subiendo”.