Soleado
Temperatura:
21º
Ciudad:
Buenos Aires
martes 12 de noviembre de 2019 | Suscribite
BLOOMBERG / Estados Unidos
martes 6 noviembre, 2018

Terminadas las elecciones será el momento de Mueller: N. Feldman

Cuando el humo de la elección de mitad de mandato se disipe, una cosa es segura: verá el nombre de Robert Mueller mucho más de lo que ha visto durante los últimos dos meses.

Noah Feldman

Robert Mueller Foto: Bloomberg
martes 6 noviembre, 2018

Cuando el humo de la elección de mitad de mandato se disipe, una cosa es segura: verá el nombre de Robert Mueller mucho más de lo que ha visto durante los últimos dos meses, sin importar si los demócratas logran obtener la mayoría en la Cámara de Representantes o no.

Por un lado, Mueller se ha mantenido a sí mismo y su investigación sobre la campaña de Donald Trump deliberadamente fuera de los titulares al observar la costumbre del Departamento de Justicia de no emitir acusaciones relacionadas con la política en los 60 días previos a la elección.

Casi la única noticia real relacionada con la oficina del fiscal especial ha sido un lento goteo de información sobre las conexiones entre Roger Stone, asesor de Trump, y WikiLeaks. Y eso parece haberse filtrado por parte de Stone y los que lo rodean, no por el equipo de Mueller. (También hubo algunas noticias falsas y escandalosas diseñadas para impugnar la credibilidad de Mueller, pero eso se desvaneció rápidamente).

Una vez terminada la elección, Mueller volverá a la acción. Su equipo probablemente tendrá más acusaciones que hacer. Mueller también tendrá que decidir cómo comunicar la información que ha reunido al Congreso. La semana pasada, un juez federal ordenó la publicación de un informe del gran jurado de 1974 que formaba parte del informe del fiscal especial Leon Jaworski sobre el presidente Richard Nixon. El documento podría tener lecciones para Mueller.

Por supuesto, la investigación de Mueller ha funcionado de manera silenciosa y metódica hasta ahora, y no sabemos qué tan rápido podría actuar después de la elección, solamente si es libre de hacerlo.

Si los demócratas obtienen la mayoría en el Congreso, podrán iniciar extensas investigaciones de negligencia sobre ámbitos de la carrera presidencial de Trump y los posibles vínculos con Rusia. Eso ciertamente se superpondría con el trabajo de Mueller, y agregaría un elemento adicional de partidismo abierto a la saga de la investigación del fiscal especial y los esfuerzos de Trump para desacreditarla o ponerle fin.

Los ‘Cuadernos de Trump’: recrudece su calvario legal y político

Lo que es aún más dramático, es que una Cámara de Representantes demócrata tendría la capacidad de impugnar a Trump, incluso si supiera con seguridad que los republicanos en el Senado absolverían a Trump después de un juicio allí.

Eso aumentaría considerablemente las apuestas para cualquier recomendación o informe que Mueller haga al Congreso. La mayoría de los demócratas rechazaron la idea de destitución durante la campaña de mitad de período, a juzgar (correcta o incorrectamente) porque sería más probable que esto aumentara más la participación de los votantes republicanos molestos que de los demócratas a favor.

Ese cálculo podría cambiar aunque aún falten dos años para las elecciones presidenciales. La destitución distraería a Trump de su agenda. Podría debilitarlo al tener que pasar meses o incluso años defendiéndose contra cargos detallados.

La evidencia de Mueller estaría en el centro de cualquier intento de destitución. Su investigación, hábilmente desarrollada para la Oficina del Fiscal Federal para el Distrito Sur de Nueva York, ya logró que el exabogado de Trump, Michael Cohen, declarara bajo juramento en audiencia pública que el presidente le había encomendado cometer un delito de ley electoral. Eso sería una pieza importante de cualquier intento de destitución.

Los hallazgos de Mueller aún deben ser ubicados con mayor precisión en torno a la coordinación de la campaña de Trump con Rusia, el problema con el que comenzó la investigación.

Con respecto al despido del director del FBI, James Comey, parece altamente improbable que haya más información concreta que la que el público ya conoce. Existe una amplia evidencia para que los demócratas afirmen que Trump obstruyó la justicia, pero también hay espacio para que Trump y sus defensores republicanos digan que el presidente no tenía intenciones corruptas cuando despidió a Comey.

Por lo tanto, los hallazgos de Mueller sobre la conexión con Rusia serán enormemente relevantes. La investigación ya ha descubierto evidencia convincente de que los agentes de inteligencia rusos participaron en el hackeo del Comité Nacional Demócrata durante la elección. Si la campaña de Trump estuvo involucrada a sabiendas, entonces toda la configuración comienza a parecerse mucho más a Watergate, en la que agentes contratados por los republicanos irrumpieron en las oficinas del Comité Nacional Demócrata. La pregunta clave sería, como en Watergate, qué sabría el presidente y cuándo lo supo. La posibilidad de un encubrimiento cobrará gran importancia. Más información sobre este posible encubrimiento podría cambiar la percepción pública sobre el despido de Comey.

La conexión potencial más fuerte de la que ahora somos conscientes es Stone. El correo electrónico recientemente publicado indica que informó a los funcionarios de la campaña de Trump sobre las próximas filtraciones de WikiLeaks antes de que se hicieran públicas. Debido a que los rusos fueron la fuente principal de los correos electrónicos publicados por WikiLeaks, eso hace que la cadena entre Rusia y la campaña de Trump esté más cerca de establecerse. Por cierto, la cadena no está completa, mucho menos sólida.

Fiscal defiende la causa contra 'cocinero de Putin' y trolls rusos

Todo esto lleva inexorablemente a la pregunta de cómo Mueller debe comunicarse con el Congreso. El informe recientemente publicado del gran jurado de Watergate es un documento sobrio y lacónico que simplemente indica las declaraciones presidenciales y se refiere a pruebas que podrían mostrar que las declaraciones son falsas. Era más una hoja de ruta para la investigación del Congreso que un informe detallado y una recomendación similar a la preparada por el fiscal independiente Kenneth Starr para lo que luego se convirtió en el juicio político de Bill Clinton.

En el blog de Lawfare, mi colega de la escuela de derecho de Harvard, Jack Goldsmith, y el editor en jefe de Lawfare, Benjamin Wittes, elogian el informe de Jaworski y sugieren que su tono objetivo y no interpretativo sería adecuado para Mueller, en parte porque ayudaría a preservar algún tipo de objetividad.

Soy escéptico sobre si un esfuerzo similar tendría algún efecto en el entorno político contemporáneo. Trump ya ha afirmado que Mueller y su equipo son totalmente partidistas. Él no va a cambiar su discurso si Mueller presenta un informe sin narración o interpretación adjunta. Lo que Mueller debe hacer es proporcionar una descripción detallada de los hechos que su equipo ha encontrado y las posibles interpretaciones, tanto inculpatorias como exculpatorias.

Sin explicación e interpretación, los hechos pueden ser demasiado complejos para que el Congreso y el público los sigan. Y Mueller debería enviar un documento idéntico a una Cámara dominada por los republicanos (si es lo que obtenemos) al que enviaría a una Cámara demócrata que podría realizar una impugnación. Incluso se podría argumentar que Mueller y su informe serán más importantes si los republicanos controlan la Cámara, ya que el informe será la única fuente gubernamental oficial sobre lo que el presidente sabía e hizo.

Esta columna no necesariamente refleja la opinión de la junta editorial o de Bloomberg LP y sus dueños.


Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4811

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.