26th de February de 2021
BLOOMBERG Pandemia de coronavirus
11-05-2020 04:22

Análisis | ¿Vida o deuda? Lo que plantea el virus en Argentina

En lugar de moderar la posición del Gobierno, el inicio del coronavirus parece haber alentado a Fernández a profundizar en su posición sobre el pago de la deuda.

Mac Margolis
11-05-2020 04:22

Si las preexistencias definieran el destino, Argentina estaría conectada a ventiladores. La segunda economía más grande de Suramérica está sumida en una recesión, el desempleo está aumentando y más de la mitad de los niños menores de 14 años son pobres. El Gobierno del presidente Alberto Fernández a duras penas habla con los acreedores y se encamina nuevamente hacia un default de la deuda. Pero atención, todo esto fue antes del coronavirus.

Sin embargo, tan profundas son las desgracias autoinfligidas de Argentina que un contagio importado y la agitación económica que ha provocado han posibilitado un salvavidas inesperado. No está claro si Fernández lo tomará, pero en muchos aspectos su presidencia y las tensas relaciones de Argentina con el resto del mundo están en juego.

Fernández se ha ganado aplausos por sus medidas agresivas para contener la pandemia de COVID-19. El 20 de marzo, mientras las autoridades brasileñas y mexicanas aún lo dudaban, ordenó el cierre de escuelas, tiendas y estadios en todo el país y rápidamente distribuyó efectivo de emergencia a los hogares más vulnerables.

Como resultado, Argentina ha contenido en gran medida la enfermedad, que hasta el 7 de mayo había cobrado 273 vidas, una fracción de las víctimas en Perú (1.627), Ecuador (1.654) y Brasil (9.146). Si su homólogo brasileño, el presidente Jair Bolsonaro, se burla de los científicos, Fernández, por su parte, los venera; su administración ha sido calificada como "Gobierno de epidemiólogos".

Lo que Argentina necesitaría en este momento es un Gobierno de sanadores económicos. Hace dos meses, Fernández presionaba obstinadamente sobre los términos de pago de US$65.000 millones en deuda: un fuerte descuento en el capital, pasar la mayoría de los pagos de intereses y un período de gracia de tres años durante el cual Argentina no pagaba nada. Sí, el país generaría un superávit primario, pero no antes de 2023.

El ministro de Economía, Martín Guzmán, dijo que era lo mejor que Argentina podía plantear. Los acreedores lo vieron como arrogancia. “Si las renegociaciones de la deuda se llevan a cabo con el espíritu de compartir la carga entre acreedores y prestatarios, entonces el acuerdo parecía desigual”, dijo Alberto Ramos, de Goldman Sachs. “Es como decir ‘no voy a hacer nada y hay que adaptarse’. Esto es, esencialmente, comprar con la tarjeta de papá”.

Nada de esto apuntaba a un final feliz para los tenedores de bonos, con quienes Argentina debe llegar a un acuerdo para “reperfilar” la deuda del país antes del 22 de mayo o caer en default, por novena vez desde la independencia. No obstante, en lugar de moderar la posición del Gobierno, el inicio del coronavirus parece haber alentado a Fernández a profundizar en su posición.

El 5 de mayo, Argentina omitió un pago de US$2.100 millones al Club de París de acreedores gubernamentales, y afirma haberse comprometido con el Fondo Monetario Internacional en “relaciones constructivas” para reestructurar su pagaré de US$44.000 millones al prestamista global de último recurso. Es mejor resistir conversaciones y arriesgarse a caer en la delincuencia, dijo Guzmán, que firmar un acuerdo “basado en ilusiones y escenarios optimistas”.

De repente, la intransigencia argentina se ve como la nueva línea de base para los prestatarios globales que se enfrentan a las consecuencias de la emergencia de salud. Una idea que está ganando terreno entre expertos multilaterales y economistas es que los acreedores acceden a un “estancamiento” de las obligaciones de deuda, “pendiente de claridad sobre el impacto a largo plazo de la crisis”, concluyó un estudio del Instituto Peterson de Economía Internacional.

El FMI ha recibido solicitudes de apoyo financiero de al menos 80 de sus 189 miembros, mientras que el Grupo de los 20 ha acordado una moratoria para los 76 deudores más pobres. Esta semana los premios Nobel Joseph Stiglitz y Edmund Phelps y la economista de Harvard Carmen Reinhart publicaron un manifiesto respaldado por docenas de economistas alfa en los que elogiaban a Argentina por presentar a los acreedores privados una “oferta responsable” que refleja la capacidad de pago del país. “El alivio de la deuda es la única forma de combatir la pandemia y establecer la economía en un camino sostenible”, dijeron.

Argentina, tardíamente, también ha ofrecido un vistazo de alivio. Según los informes, el país realizó un pago de intereses no anunciado de US$320 millones al FMI esta semana. El miércoles por la noche, con el tiempo agotado para la última oferta del Gobierno a los bonistas, Guzmán señaló que Argentina estaba abierta a una solución de deuda más flexible para evitar un default. “La esencia es mayor sostenibilidad”, comentó a Bloomberg News.

Fernández está en una carrera contra la penuria. Bajo riesgos de contagio, recientemente extendió las rigurosas medidas de cuarentena del país hasta el 10 de mayo y está considerando cierres “centrados” a partir de entonces. Sin embargo, el Gobierno tiene escasos recursos para financiar una parálisis económica prolongada. Los ingresos fiscales cayeron 10% en abril, el tercer mes consecutivo de pérdidas.

El FMI proyecta que el producto interno bruto se reducirá en 5,7%, y analistas independientes prevén una contracción más aguda. Excluída del mercado crediticio, Argentina está acudiendo a sus reservas internacionales, que cayeron otros US$189 millones el miércoles, y ha recurrido al Banco Central para obtener ingresos, alimentando las prensas de dinero a un ritmo alarmante.

Hacer frente a los implacables hombres de dinero es un tropo apreciado en la política latinoamericana, pero que Argentina y sus patrocinadores internacionales ya no pueden permitirse. “Si el acuerdo falla, Argentina tendrá un default, la pandemia, la recesión y probablemente un retorno a la hiperinflación. Eso podría conducir a algo inimaginable”, dijo Nicolás Saldías, del proyecto argentino en el Centro Wilson. Y, sin embargo, agregó, “sin un camino claro hacia adelante, cualquier acuerdo parece insostenible”.

La conmoción transmitida por la pandemia podría ser suficiente para acercar a Argentina y sus demandantes a un acuerdo y evitar lo inimaginable. Pero las pandemias también terminan. El camino de Argentina de allí en adelante es mucho menos claro.

En esta Nota