sábado 28 de mayo de 2022
BLOOMBERG Epidemia
05-02-2020 18:00

China deja de comprar vinos y mariscos a Chile por el coronavirus

Las compras de alimentos y bebidas desde el gigante asiático cayeron entre 50% y 60% desde el brote de coronavirus. Preocupación en el Gobierno de Piñera.

05-02-2020 18:00

Chile ha logrado evitar casos del virus asesino que está afectando los negocios y la industria a 19.312 kilómetros de distancia en China. Sin embargo, los exportadores de alimentos de esa nación sudamericana están muy preocupados y ciertamente están sintiendo los efectos de esa pandemia sobre sus balances.

En el medio del volcán desatado sobre la economía global por el coronavirus, las compras chinas de alimentos chilenos han caído entre 50% y 60% desde el brote de coronavirus, según la agencia gubernamental de promoción de exportaciones ProChile. Entre los artículos más afectados se encuentran las cerezas, el vino y los mariscos. Cerca de un tercio de todas las exportaciones chilenas son hacia China.

Los riesgos para la economía global por el coronavirus

“Estamos tratando de mitigar las pérdidas redirigiendo los envíos a otros países de Asia”, dijo el director de ProChile, Jorge O’Ryan, por teléfono desde Alemania, donde asistió a una feria de frutas. “Tendremos que esperar las próximas dos o tres semanas para evaluar la situación adecuadamente”, añadió el directivo.

Además de la caída en los pedidos, cerca de 1.400 contenedores que llevan comida y vino chilenos están esperando ser descargados en los puertos chinos, dijo O’Ryan.

El brote, que ha infectado a más de 24.000 personas y cobrado casi 500 vidas, provocó el bloqueo de 50 millones de personas en una docena de ciudades chinas. Innumerables familias chinas están optando por trabajar y comer en casa.

Dada la obstrucción en los canales de distribución, se priorizan los flujos de alimentos básicos.Las autoridades allí aceptan entre 40 y 50 contenedores por día de Chile, en comparación con los 200 a 350 que normalmente aceptan. Ese cuello de botella podría provocar pérdidas de productos perecederos y generar una escasez de contenedores refrigerados, dijo.