sábado 23 de octubre de 2021
BLOOMBERG Pandemia
25-08-2020 12:59
25-08-2020 12:59

Coronavirus: España rechaza cuarentena ante el alza de casos

El presidente de Gobierno de España, Pedro Sánchez, no ve la posibilidad de un nuevo confinamiento nacional.Las autoridades regionales serán responsables de elaborar una respuesta frente al resurgimiento del brote de coronavirus.

25-08-2020 12:59

El presidente de Gobierno de España, Pedro Sánchez, rechazó la posibilidad de un nuevo confinamiento nacional, dejándoles, en su lugar, a las autoridades regionales la responsabilidad de que elaboren una respuesta frente al resurgimiento del brote de coronavirus.

En sus primeros comentarios públicos en tres semanas, Sánchez dijo el martes que el Gobierno central brindará todo el apoyo que requieran las comunidades autónomas —que controlan la política de salud— y que estarán autorizadas para declarar un estado de alarma local si es necesario.

“Tenemos que tomar el control y doblegar esta segunda curva que vuelve a elevarse de manera amenazante”, dijo Sánchez. España no necesita el tipo de confinamiento que paralizó la economía en el segundo trimestre, ya que “las condiciones materiales y el grado de conocimiento que tenemos ante la covid es distinto, estamos mejor preparados”, agregó.

El asediado presidente no había hablado públicamente desde el 4 de agosto, lo que generaba la impresión de que el Gobierno en Madrid estaba a la deriva en un momento en que las tasas de contagio por coronavirus aumentaban al ritmo más rápido de Europa.

Europa arruina su oportunidad de controlar el coronavirus

La semana pasada, la cantidad de casos diarios de contagio se mantuvo cerca de un máximo de cuatro meses, lo que provocó un aumento en todo el continente, y el principal epidemiólogo del Gobierno dijo que la pandemia estaba fuera de control en algunas partes del país.

No obstante, la situación ha mejorado drásticamente desde marzo y abril, cuando cientos de personas morían cada día y se crearon 16 hospitales de campaña para hacer frente a la saturación de las instalaciones existentes. Actualmente, el número de muertes es relativamente bajo y estable (125 muertes durante la última semana hasta el lunes) y las unidades de cuidados intensivos no están llenas.

Mientras tanto, se ha debilitado una reactivación tentativa del turismo, que representa alrededor de 12% de la economía, luego de que una serie de países, como Alemania y el Reino Unido, desaconsejaran viajar a España.

La lucha del país por contener la pandemia se ha complicado por la práctica de delegar autoridad. La política de salud es gestionada por los 17 gobiernos regionales, mientras que la administración central en Madrid se limita a una función de coordinación.

La última estrategia de Sánchez también podría ser una señal de su tentativo control del poder, que en parte depende de partidos separatistas que generalmente se oponen a la intervención de Madrid.

Luego de que Sánchez no pudiera construir un consenso de trabajo al comienzo de la pandemia, tomó el control del sistema de salud a través de facultades especiales otorgadas en virtud de un estado de alarma. Luego enfrentó reiterados llamados de los presidentes regionales para que les devolviera el control, lo cual sucedió con el fin del estado de alarma en junio.

 

Coronavirus: alarma en Europa por una nueva ola de casos

En lugar de liderar la carga, el Gobierno nacional de Sánchez ahora brindará principalmente servicios de apoyo a las autoridades regionales. Las Fuerzas Armadas pondrán a disposición 2.000 soldados para el rastreo de contactos si se solicita, dijo, ampliando lo que ya fue su mayor operación en tiempos de paz durante el confinamiento.

El sistema descentralizado también está entorpeciendo el inicio del período escolar a principios de septiembre. Crece la preocupación de que no existan pautas de salud claras para maestros y estudiantes. El no reiniciar las clases podría representar otro importante impacto para la economía, ya que cientos de miles de padres trabajadores podrían verse obligados a quedarse en casa cuidando a sus hijos.

El sector del turismo está pidiendo ayuda tras la peor temporada de verano que se recuerde. Una de las peticiones es que el Gobierno debería extender las medidas de apoyo estatal para el mercado laboral, que expiran el 30 de septiembre, aunque eso aumentaría la tensión en las arcas públicas ya sobrecargadas.

 

P.M.