jueves 11 de agosto de 2022
BLOOMBERG Post pandemia

Italia invertirá para crecer

Italia prioriza la inversión pública para salir de la peor recesión en los últimos cien años. Apunta a las nuevas tecnologías, las empresas verdes y los incentivos industriales.

06-07-2020 17:00

Italia planea expandir drásticamente la inversión pública, enfocándose en impulsar el crecimiento en lugar de frenar la deuda, a medida que el Gobierno planea una salida de la peor recesión en un siglo.

La inversión estatal aumentará por encima de 3% del producto interno bruto en los próximos cuatro años, desde 2,3% en 2019, según un anteproyecto de reformas preparado por el Gobierno de Giuseppe Conte y visto por Bloomberg.

El plan tiene en cuenta las subvenciones y préstamos de los programas de ayuda de la Unión Europea, que aún no se han aprobado y serán discutidos por los líderes en una cumbre la próxima semana.

La apuesta es que relajar las restricciones presupuestarias y acelerar la modernización total del país, a la larga llevaría a una reducción en su enorme deuda, que se prevé que superará 150% del PIB este año.

Desde Internet de alta velocidad hasta ferrocarriles y energía, la modernización sacará a Italia de su aletargamiento económico crónico.

Pero dado que Italia ya depende de las instituciones europeas para mantener sus costos de endeudamiento bajo control, el plan podría ser contraproducente si esos costos aumentaran, lo que llevaría al país a una crisis financiera total. El plan de inversión tiene como objetivo reducir la preocupación de que se realicen gastos innecesarios de algunos socios de la Unión Europea, como los Países Bajos y Austria, al mostrar a qué se destina el dinero.

La alternativa de restringir aún más el gasto paralizaría a un país que ya se dirigía a la recesión antes de la pandemia y que ha sido uno de los más afectados por el coronavirus en Europa, argumentó el Gobierno.

“Estamos convencidos de que es necesario apoyar la recuperación de la economía de forma inmediata y la política presupuestaria tendrá como objetivo principal reactivar el crecimiento y luego, en un horizonte de mediano plazo, la gestión prudente de las finanzas públicas”, dice el documento.

La estrategia del Gobierno apunta “a un crecimiento económico mucho mayor que en el pasado, pero también establecerá objetivos ambiciosos para los saldos presupuestarios”.

Italia gastará 206.000 millones de euros en su respuesta de emergencia este año y el próximo año, financiado mediante la expansión del déficit presupuestario en 75.000 millones de euros en 2020 y 26.000 millones de euros en 2021, según el documento.

Se calcula que el potente aumento del gasto estatal descrito en el documento agregará 2,6% al PIB en 2026 y 5% en el largo plazo. Esto se logrará duplicando el ritmo de expansión del gasto estatal, tanto para inversiones directas como para incentivar los desembolsos de capital privado, desde ahora hasta 2034.

Específicamente, el Gobierno quiere aumentar el gasto en educación en 0,4 puntos porcentuales, reduciendo la brecha con sus pares europeos. También quiere expandir la red ferroviaria de alta velocidad de Italia. En general, se calculan 67.000 millones de euros de inversión adicional en la red de transporte, lo que lleva el esfuerzo total en infraestructura a casi 200.000 millones de euros.

El plan se aprobará, junto con medidas para simplificar la burocracia de Italia, en una reunión de gabinete el lunes por la noche. Conte dijo durante el fin de semana que tiene la intención de aprobar su llamado plan de simplificación esta semana y agregó que él y el ministro de Hacienda, Roberto Gualtieri, después comenzarán a trabajar en la reforma fiscal.

El borrador establece objetivos como una mayor inversión en cobertura de banda ancha en todo el país y la promoción de proyectos amigables con el medio ambiente. Conte también respalda medidas para aumentar la inversión privada en Italia, basadas en incentivos para la industria y medidas para mejorar el acceso de las empresas al crédito.