1st de March de 2021
CIENCIA Nicolás Schweigmann, biólogo
12-05-2020 04:36

"En dos semanas se acabó el dengue en CABA, pero hay que estar atentos todo el año"

Para el director del Grupo de Estudios de Mosquitos de la UBA, la epidemia fue “sorpresivamente grande” y se podría haber evitado trabajando todo el año en prevención.

12-05-2020 04:36

En plena pandemia de coronavirus, el brote de dengue no se detiene. En Argentina, en la presente temporada 2019/2020, se notificaron 52.594 casos con sospecha de dengue, según el último Boletín Epidemiológico del Ministerio de Salud de la Nación. Se registraron entre confirmados y probables 22.320 casos autóctonos, otros 1.475 con antecedente de viaje y hay 1.969 casos en investigación. Se trata del brote más importante desde 2016. 

La provincia de Misiones registra la mayor incidencia acumulada del período con 236,5 casos por cada 100 mil habitantes, seguida por Jujuy, La Rioja y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires con tasas de 225,8; 198,5 y 158 respectivamente. “Hay un problema muy grave en cómo se comunica y cómo se está tratando el tema dengue en Argentina y en toda la región. Siempre nos acordamos del dengue, cuando ya es tarde, en el verano, cuando ya hay dengue. Se debe hacer prevención durante todo el año”, le dijo a Perfil.com el biólogo Nicolás Schweigmann, investigador del Conicet y director del Grupo de Estudios de Mosquitos de la Facultad de Ciencias Exactas de la UBA.

- ¿Cómo evalúa esta temporada de dengue, la más importante desde 2016?

- Tenemos brotes de dengue desde 1998. Hubo pequeños brotes pero las más importantes del país fueron los de 2009, que se inició en Charata (Chaco), y el de 2016 que fue muy fuerte porque arrancó tempranamente. El actual brote inició medio tarde pero llamó la atención cómo tomó vigor en estos últimos tiempos. Ciudades como La Rioja están desesperadas por la cantidad de casos de dengue, en la Ciudad de Buenos Aires la cantidad de casos es mayor que en 2016, la provincia de Jujuy está peor que Salta y en Misiones hay ciudades enteras que fueron afectadas. Es una epidemia sorpresivamente grande, que  no llega a ser la misma de 2016 en algunos lugares pero sí en otros como Ciudad de Buenos Aires.