miércoles 12 de agosto de 2020 | Suscribite
CIENCIA / HALLAZGO
viernes 6 diciembre, 2019

La NASA captó el momento exacto en que un asteroide expulsa material al espacio

Se trata de partículas que varían en tamaño y que pertenecen al cuerpo rocoso conocido como Bennu. Algunas se mueven lentamente y otras, a gran velocidad.

La misión logró captar el momento en que el asteroide expulsa las partículas al espacio. Foto: Gentileza: CNN
viernes 6 diciembre, 2019

Una misión de la agencia espacial norteamericana NASA logró captar el momento exacto en que un asteroide expulsa material al espacio. Se trata de partículas que varían en su tamaño. 

La misión OSIRIS-REx llegó al asteroide Bennu, cercano a la Tierra, en diciembre de 2018 y la roca espacial giratoria en cuestión no deja de sorprender a los especialistas. Los últimos hallazgos ahora lo clasifican como un asteroide activo con eventos observables que ocurren en la superficie

Desde el 31 de diciembre del año pasado, OSIRIS-REx orbita el asteroide que se ubica a 112 millones de kilómetros de la Tierra. Los expertos lo definieron como una “pila de escombros”, es decir, rocas unidas por la gravedad en lugar de un solo objeto.

Entre las observaciones que se registraron desde principios de 2019 en la misión, hubo una que llamó la atención: detectaron columnas de partículas que se expulsaban de la superficie , seguidas de columnas más pequeñas detallaron desde la NASA, según un informe publicado en la revista Science el jueves 5 de diciembre.

Con esto, comprobaron que Bennu en un asteroide activo que regularmente expulsa material al espacio. Esto no solo es raro, sino que también es la primera vez que los científicos han tenido observaciones de cerca de columnas de partículas en erupción desde la superficie de un asteroide.

Dan a conocer el primer mapa global de una luna de Saturno que podría albergar vida

Las partículas en cuestión varían desde centímetros de un solo dígito hasta decenas de centímetros de longitud, y algunas de ellas se mueven lentamente mientras que otras avanzan rápidamente a través del espacio interestelar. Otras por su parte, vuelven a caer sobre la superficie del asteroide, mientras que otras entran en órbita a su alrededor, como pequeños satélites.

Se expulsaron alrededor de cien partículas durante cada evento en enero y febrero de 2019. Los tres eventos ocurrieron en diferentes lugares específicos del asteroide. En ese sentido, al parecer todo sucedió durante lo que podría llamarse el final de la tarde en Bennu, y, según explicaron los especialistas, ninguno de ellos representaba un riesgo para la nave espacial.

La NASA descubrió una mancha negra de 3.500 kilómetros de ancho en Júpiter

Los investigadores notaron que no pueden descartar posibles eventos de eyección que ocurrieron antes de que la nave espacial llegara al asteroide en diciembre de 2018.También observaron partículas persistentes que orbitan alrededor del asteroide, seis de ellas serán revisadas en futuras observaciones.

“El descubrimiento de columnas de partículas es una de las mayores sorpresas de mi carrera científica”, precisó Dante Lauretta, investigador principal de OSIRIS-REx en la Universidad de Arizona, Tucson. Los asteroides activos generalmente pueden perder masa y expulsar partículas a través de la desintegración causada por rotaciones rápidas inestables o sublimación de hielo, pero ese no fue el caso aquí.

La superficie de Bennu está cubierta de piedras y por eso se cree que las eyecciones son causadas por micrometeoritos que impactan la superficie; la pérdida de moléculas de agua que se encuentran dentro de los minerales hidratados en la superficie; o fractura por estrés térmico de las rocas del asteroide. Dichas causas podrían funcionar juntas para causar también la expulsión de partículas.

Un asteroide se acercó a la Tierra y superó hasta 60 veces la velocidad de un avión Boeing

En ese sentido, la superficie del asteroide experimenta variaciones extremas de temperatura durante su período de rotación retrógrada de 4,3 horas, a veces hasta 100 Kelvin. Cuando se observaron dos de los eventos que ocurrieron en las latitudes medias del asteroide, la temperatura varió de 250 Kelvin a 400 Kelvin. Por ello, para los investigadores los cambios de temperatura están causando fractura térmica.

Desde que llegó al asteroide Bennu, OSIRIS-REx analizó su superficie para determinar el mejor lugar para recolectar muestras en 2020. Esta será la primera misión de la NASA en volver con muestras recolectadas de un asteroide, y se espera que las mismas lleguen a la Tierra en 2023.

Bennu es el cuerpo más pequeño que jamás haya sido orbitado por una nave espacial, solo un poco más ancho que la altura del Empire State Building. Este asteroide podría pasar más cerca de la Tierra que la Luna en 2135, con posibles aproximaciones aún más cercanas en 2175 y 2195. Es poco probable un impacto directo, pero los datos recopilados durante esta misión pueden ayudar a determinar las mejores formas de desviar los asteroides cercanos a la Tierra.

F.D.S./ C. P.


Comentarios

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 5085

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: María José Bonacifa | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Editorial Perfil S.A.