Soleado
Temperatura:
21º
Ciudad:
Buenos Aires
miércoles 13 de noviembre de 2019 | Suscribite
CIENCIA / Un dispositivo muy utilizado
domingo 13 octubre, 2019

Pediatras les dicen "no" a los andadores para bebés

La Sociedad Argentina de Pediatría emitió un documento en el que desaconseja su uso. Advierten que pueden causar accidentes y además retrasar el desarrollo psicomotor.

por Florencia Ballarino

Caidas. Es una de las causas más frecuentes de lesiones asociadas al uso de andadores infantiles. Foto: shutterstock
domingo 13 octubre, 2019

Desde hace muchos años, los padres colocan a sus hijos en andadores por diversas razones: para entretenerlos, para mantenerlos ocupados mientras ellos realizan sus tareas, porque piensan que es un lugar seguro, porque creen que los ayuda a caminar con mayor rapidez y facilidad. Sin embargo, la evidencia actual demuestra que este dispositivo puede causar accidentes y no permite un adecuado desarrollo psicomotor de los niños. Así lo advierte el documento “Por qué decimos que no al uso del andador”, que acaba de emitir el Grupo de Kinesiología de la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP).

“Los andadores siguen encontrándose en el mercado y pasándose entre familiares y amigos. Nosotros como terapeutas los desestimamos, no solo por los accidentes domésticos que puede acarrear el uso del andador sino porque interrumpen y/o alteran las etapas de neurodesarrollo del niño”, dijo a PERFIL Carla Tognini, kinesióloga pediatra del Hospital de Niños Sor María Ludovica de la ciudad de La Plata y miembro del Grupo de Trabajo en Kinesiología de la SAP.

Los andadores son dispositivos o “medios de movilidad” en los que se introduce al niño y este puede sentarse o pararse. Mediante su impulso, también puede moverse y desplazarse en un plano horizontal. Están fabricados con madera, plástico o metal, y típicamente constan de un asiento de tela unido a bandejas rígidas, a su vez pegadas a una base con ruedas que posibilita su desplazamiento.

Un trabajo publicado el año pasado en la revista Pediatrics reveló que, en Estados Unidos, más de 230 mil niños de menos de 15 meses debieron ser atendidos en hospitales entre 1990 y 2014 por lesiones relacionadas con el uso de los andadores: 6.500 de esos niños presentaban fracturas de cráneo. En dicho país, la Asociación Americana de Pediatría no solo desaconseja el uso de andador, sino que ha solicitado que se prohíba su fabricación y venta, una medida que ya tomaron países como Canadá y Brasil.

En Argentina son escasas las publicaciones respecto de la prevalencia del uso de andadores y las lesiones que provocan. Según trabajos presentados en congresos de pediatría, el porcentaje de uso va del 40% al 72%. Y los niños que sufrieron accidentes y debieron consultar al médico varían entre el 16,5% y el 26% de los casos.

La mayoría de las lesiones graves relacionadas con el uso de andadores se deben a caídas por las escaleras. Otros mecanismos de lesión son vuelcos o desplomes, atrapamiento de dedos y acceso a peligros, como las puertas del horno o sustancias tóxicas.

Marcha. El desarrollo motor del niño atraviesa varias etapas: gatear, trepar, explorar sus habilidades, pararse con apoyo. El documento señala que los andadores no solo no sirven para “estimular” la marcha, sino que además pueden provocar una postura inadecuada. “El desarrollo motor del niño debe ser respetado para cumplir con las etapas naturales del crecimiento; así es como los músculos y las articulaciones van madurando y el niño va adquiriendo destrezas y mecanismos de defensa para lograr una marcha funcional”, sostuvo Tognini. “Una consecuencia del uso del andador puede ser que el niño camine en puntas de pie. Con el uso del andador se le quita experiencia motora: se alteran las etapas de neurodesarrollo que son fundamentales para tener una buena bipedestación y marcha”, agregó.

Para Rubén Zabala, del Comité Nacional de Prevención de Lesiones de la SAP, los andadores son la frustración más grande de los pediatras: “A pesar de que advertimos que son riesgosos por las lesiones, porque retrasan el desarrollo psicomotor y reducen la marcha, se siguen utilizando. La razón es que las mamás ven el andador como un elemento seguro para dejar al bebé entretenido, cuando no es el lugar apropiado. Estamos tratando de ver estrategias para convencer o buscar cómo reemplazarlos, por ejemplo, con el uso de corralitos de malla”.

Desde la SAP se avanzó este año en una normativa para tener cunas más seguras, y se espera poder continuar con los andadores.

 

Nueva norma para cunas

El Comité Nacional de Prevención de Lesiones de la Sociedad Argentina de Pediatría se unió al Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) y el Instituto Argentino de Normalización y Certificación (IRAM) para trabajar juntos en la prevención de lesiones asociadas al uso de muebles infantiles. Cuatro de cada diez lesiones traumáticas en niños pequeños ocurren dentro del hogar. Tras dos años de trabajo, acaban de consensuar una norma que regula la fabricación y el diseño de un mueble central en la vida cotidiana de los bebés: la cuna. “La norma IRAM de cunas seguras está vigente desde septiembre. Se tomó como base la norma europea pero se adaptó a nuestra realidad. Por ahora es una norma voluntaria, pero esperamos que algún día sea obligatoria”, dijo a PERFIL Rubén Zabala, miembro del Comité. La nueva norma establece una serie de requisitos que deben cumplir las cunas: los laterales deben tener por lo menos 60 cm y una distancia entre los barrotes de 4 a 6 cm. También prohíbe las ruedas, las barandas móviles, las fundas plásticas de los colchones y los materiales tóxicos. Y menciona una serie de ensayos que debe aprobar para considerarse segura. “Los accidentes con mobiliario son comunes, muchas veces están asociados a defectos en la fabricación y el diseño, y otras veces a que se utilizan cunas usadas o de segunda mano que son ya frágiles”.

 

Consejos

◆ Diversos productos que se utilizan habitualmente para el sostén, el transporte o el entretenimiento de niños pueden causar lesiones.

◆ En el caso de los andadores, los pediatras desaconsejan su uso.

◆ En las sillas altas el niño debe encontrarse sujeto siempre, aunque sea por corto tiempo.

◆ Todos    los niños deben    viajar en una silla o sistema de retención infantil mirando hacia atrás hasta los 13 kilos.

◆ En el cochecito, los pies del niño no deben tocar el suelo. Tampoco se lo debe sobrecargar ni colgar bolsas en las manijas.


Temas

Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4812

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.