sábado 02 de julio de 2022
COLUMNISTAS Conflictos y crisis mundial; el mundo en peligro (2)

5…4…3…2…1…???

11-12-2021 23:55

¿Feliz año Nuevo? En unos días habrá que brindar, pero el consiguiente “porque este año tengamos esto o aquello”, será más que nunca una expresión de deseos de difícil cumplimiento. En cualquier país, ya que si de los más desarrollados siempre puede decirse que soportarán mejor el agravamiento de la situación económica global, el peligro para todos son los enfrentamientos militares en puerta. Una gran conflagración, tal como hacen temer los conflictos OTAN-Rusia en Ucrania; o EE.UU.-China en Taiwan. O algunas “pequeñas” en curso. Pero cualquier guerra sería catastrófica, tanto por los destrozos en los países involucrados, como por sus efectos en una economía mundial que no acaba de resolver la crisis desencadenada en 2008.

Esto puede considerarse una monserga pesimista, pero está basada en hechos y en lo que demuestran: que el sustrato de los conflictos es la conquista o preservación de mercados y el crecimiento exponencial de las desigualdades en todo el planeta. “Neokeynesianos y otras corrientes progres del pensamiento capitalista se entusiasman con la pronta recuperación de algunas economías, en particular la de Estados Unidos. Suponiendo que la peste no dé otro golpe, se trata de un espejismo post pandemia, lógico en países ricos que conservan un mercado interno sólido. Pero ese optimismo no tiene en cuenta la situación de crisis estructural ya existente: una oferta en auge exponencial ante mercados en decadencia, producto de los vertiginosos cambios tecnológicos, que eliminan trabajo humano y reducen el ingreso de quienes lo conservan. En pocos años, el transporte robótico acabará con todos los choferes de colectivo, autos y trenes, incluso aviones… Mientras tanto, la población mundial crece y vive más años” (https://bit.ly/3lVqeVg).

Eso fue hace siete meses. Ahora, un exhaustivo y detallado informe del Laboratorio sobre las Desigualdades Mundiales (World Inequality Lab, WIL), dirigido por los economistas Lucas Chancel, Thomas Piketty, Emmanuel Saez y Gabriel Zucman, con la participación de un centenar de profesionales, da cuenta de la evolución de las desigualdades en casi todos los países desde el siglo XIX  (https://bit.ly/3GA0wxu).

Ingresos, educación, salud, género, clima; con las variantes del caso y alguna excepción, el informe revela que la pandemia no ha hecho más que aumentar la concentración de riqueza; el descenso del nivel de vida de los sectores medios y el aumento de la pobreza y la indigencia absolutas. La consecuencia más evidente de esta evolución es la actual crisis migratoria; uno de los varios focos de conflicto.

En promedio mundial, en 2020 el 10% de los sectores más ricos concentraba el 54,8% de los ingresos; el 40% de clase media el 38,1% y el 50% de los más pobres… el 7,1%. En cuanto a la acumulación de riqueza, el 10% de la población mundial posee el 76%, mientras el 50% de los más pobres… el 2%. También se desmorona el patrimonio de los Estados. Sin tener en cuenta la deuda pública y en porcentaje del ingreso nacional, entre 1970 y 2020, el de España se redujo entre un 13% y 16%; el de Estados Unidos, un 60% y el del Reino Unido un 106%. Esto, por no mencionar a los “sub” y otros problemas vinculados con la desigualdad. El informe revela “las diferencias de ingresos entre hombres y mujeres y los efectos de la emisión de carbono según las clases sociales (…) nuestras sociedades se han fragilizado por múltiples desigualdades, monetarias, educativas o del acceso a la atención sanitaria, tal como la pandemia ha puesto brutalmente en evidencia” (Le Monde, París, 7-12-21).

La cuenta regresiva hacia el caos mundial se acelera. ¿No habrá llegado el momento de redistribuir la riqueza; de dar “de cada cual según su capacidad a cada cual según su necesidad”, como vaticinó y aconsejó un tal Karl Marx?

Es que no sólo la paz; también está en juego la democracia republicana…

*Periodista y escritor.

En esta Nota